Un tiem­po nue­vo

AR - - EDITORIAL -

Es la pri­me­ra vez que va­mos a vo­tar en­tre lu­ces de Na­vi­dad, mer­ca­di­llos y be­le­nes. El día de No­che­bue­na ya ten­dre­mos pre­si­den­te y las uvas se le van a atra­gan­tar a más de uno en­tre pac­tos y mu­dan­zas. Pa­ra Re­yes, a mu­chos po­lí­ti­cos les van a traer car­bón y mu­chí­si­mos van a es­tre­nar car­te­ra, plu­mier y co­le nue­vo. So­lo es­pe­ra­mos que la estrella de Orien­te los guíe por la ru­ta co­rrec­ta. Un tiem­po nue­vo po­lí­ti­co va a co­men­zar con 2016, ga­ne quien ga­ne.

Es tiem­po de cam­bio y es­pe­re­mos que tam­bién de cam­bio de ci­clo eco­nó­mi­co por aque­llo de sie­te años de va­cas fla­cas y sie­te de va­cas gor­das. A ver si es ver­dad y lle­gan sie­te años de cre­ci­mien­to, pros­pe­ri­dad y de va­cas obe­sas.

Y mien­tras es­pe­ra­mos, va­mos a lo nues­tro: hay que pre­pa­rar las fies­tas, me­nús, de­co­ra­ción, qué nos po­ne­mos, có­mo nos pei­na­mos, qué ha­ce­mos con la ma­la ca­ra con la que se lle­ga des­pués de un tri­mes­tre de es­trés, pues­ta a pun­to, cua­der­ni­to con los de­seos, re­ga­los, en tu ca­sa o en la mía o, me­jor di­cho, en la de tu familia o en la de la mía. Mu­chas pun­ta­das que dar y el tiem­po vue­la. Es el mo­men­to de co­ger AR y re­sol­ver to­das las in­cóg­ni­tas.

Es­te año lo te­ne­mos fá­cil pa­ra acer­tar: se lle­va to­do, eso es una ven­ta­ja, y no te­ne­mos que gas­tar mu­cho. En­tra­mos en el ar­ma­rio y res­ca­ta­mos cual­quier mau­la de cual­quier década, la mez­cla­mos con mu­chos aba­lo­rios, fle­cos, col­gan­tes, cua­dros, lu­na­res, flores; bo­tas, bo­ti­nes, san­da­lias, ta­cón ba­jo o al­to; ves­ti­do largo, cor­to o cor­tí­si­mo, pan­ta­lo­nes pi­ti­llo o an­chos, mo­nos, pie­les na­tu­ra­les o eco­ló­gi­cas, plu­mí­fe­ros o abri­gui­tos de paño. En fin, unas Na­vi­da­des pa­ra mu­je­res crea­ti­vas. Aun­que siem­pre nos que­da­rá el ves­ti­di­to ne­gro sexy que nun­ca fa­lla. Eso sí, con za­pa­tos de co­lor.

En es­te úl­ti­mo nú­me­ro del año quie­ro da­ros las gra­cias es­pe­cial­men­te por tan­tos años de fi­de­li­dad, por per­mi­tir­nos ha­ber atra­ve­sa­do con éxi­to una de las cri­sis más im­por­tan­tes de la pren­sa, des­de lue­go la más pro­fun­da que he co­no­ci­do. Nun­ca, ni en el me­jor de los es­ce­na­rios, pu­de ima­gi­nar que AR cum­pli­ría 14 años, y aquí se­gui­mos, en la trin­che­ra y con más en­tu­sias­mo que nun­ca.

Mi gra­ti­tud y or­gu­llo van pa­ra la Fundación Juan XXIII, que em­plea y for­ma a per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, y en es­pe­cial a es­tas mu­je­res que veis a la de­re­cha, que son quie­nes em­pa­que­tan y tra­ba­jan en la dis­tri­bu­ción de es­ta re­vis­ta. Es­pe­ro que otras em­pre­sas se ani­men a ha­cer lo mis­mo y den una opor­tu­ni­dad a hom­bres y mu­je­res que tie­nen mu­cho que apor­tar y se me­re­cen una opor­tu­ni­dad.

Fe­li­ces Na­vi­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.