De ni­ño so­li­ta­rio a re­vo­lu­cio­na­rio y pro­vo­ca­dor

AR - - PSICO -

Ale­jan­dro Jo­do­rowsky (Chi­le, 1929) es, so­bre to­do, un ar­tis­ta. Esa es la me­jor pa­la­bra pa­ra re­su­mir to­dos los ape­lli­dos que sue­len acom­pa­ñar­le: es­cri­tor, ci­neas­ta de cul­to, te­ra­peu­ta o lec­tor del ta­rot. Re­vo­lu­cio­na­dor y pro­vo­ca­dor, ha­blar de él es ha­cer­lo de psi­co­ma­gia, una te­ra­pia ba­sa­da en el cha­ma­nis­mo, el ta­rot, el psi­coa­ná­li­sis y la pan­to­mi­ma. Jo­do­rowsky es un ju­ga­dor ha­bi­li­do­so de nues­tro mun­do in­te­rior. Ade­más, en su ha­ber tie­ne sie­te pe­lí­cu­las co­mo di­rec­tor, una de­ce­na co­mo ac­tor y ca­si un cen­te­nar de obras li­te­ra­rias en­tre có­mics, obras de tea­tro, no­ve­las y en­sa­yos. Él mis­mo con­fie­sa que vi­ve pa­ra ha­cer ar­te y a eso de­di­ca ca­da ins­tan­te. Sus pe­lí­cu­las es­tán lle­nas de sim­bo­lis­mo y de ele­men­tos su­rrea­lis­tas. A pe­sar de no es­tar li­bres de po­lé­mi­ca, tu­vie­ron de­fen­so­res en fi­gu­ras co­mo Ro­man Po­lans­ki o John Len­non. Con más de un mi­llón de se­gui­do­res en Twit­ter y más de mi­llón y me­dio en Fa­ce­book, sus pa­la­bras no pa­san des­aper­ci­bi­das y ca­da tuit su­yo al­can­za una di­men­sión asom­bro­sa. No es­tá na­da mal pa­ra al­guien que apren­dió a leer “de co­rri­do” a los cua­tro años. El ar­tis­ta, na­cio­na­li­za­do fran­cés ha­ce dé­ca­das, nun­ca ol­vi­da­rá el mo­men­to en el que un pro­fe­sor lle­gó a su es­cue­la con unas car­tas enor­mes con le­tras y los in­vi­tó a “HAY QUE VI­VIR IN­TEN­SA­MEN­TE EL MO­MEN­TO. EL PRE­SEN­TE ES­TÁ EN MO­VI­MIEN­TO CONS­TAN­TE Y HAY QUE AVAN­ZAR CON ÉL, PE­RO SIN ATAR­SE A NA­DA” for­mar una pa­la­bra. Pa­ra él fue una ilu­mi­na­ción. In­me­dia­ta­men­te se pu­so a leer. Aque­llo le abri­ría el ca­mino a los cuen­tos, a otros mun­dos, a otras vi­das. Su pa­dre, co­mu­nis­ta, no le da­ba ju­gue­tes por­que de­cía que eso era de bur­gue­ses, y ‘aton­ta­ban’ a la gen­te. Así fue co­mo los li­bros, los cuen­tos, se con­vir­tie­ron en sus me­jo­res com­pa­ñe­ros de jue­go. Y ese fue, sin du­da, el co­mien­zo de la le­yen­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.