VI­VE Y DE­JA VI­VIR

AR - - PSICO -

“Vi­vi­mos ob­se­sio­na­dos con im­po­ner nues­tras ideas al otro o con ha­cer­le ver su error, y tú pue­des dar pe­ro no pue­des obli­gar a re­ci­bir. Cuan­do leo el ta­rot, si la per­so­na quie­re que le di­ga co­sas se las di­go, pe­ro si no quie­re no lo ha­go. Ten­go que te­ner cui­da­do de ir has­ta don­de la per­so­na quie­re o pue­de so­por­tar. No hay que ir más le­jos. Del mis­mo mo­do, no hay que tra­tar de con­ven­cer a na­die. Hay que dar­le el ali­men­to y si lo co­me, lo co­me y si no lo co­me, pues no lo co­me. Si una per­so­na tie­ne una ilu­sión, dé­ja­la se­guir cre­yen­do en esa ilu­sión por­que eso le per­mi­te vi­vir. Mués­tra­le, pe­ro no le di­gas ‘haz es­to’ si no te lo pi­de. Ya es­ta­mos bas­tan­te li­mi­ta­dos por la familia, la so­cie­dad y la cul­tu­ra an­tes que na­da. Así, la familia tie­ne una for­ma­ción in­te­lec­tual y una for­ma­ción emo­cio­nal que te im­pi­de pen­sar o creer en cier­tas co­sas co­mo, por ejem­plo, ‘el ma­tri­mo­nio es pa­ra to­da la vi­da’. Co­sas así. Lue­go, ade­más, hay una gran mo­ral im­plan­ta­da por la Igle­sia que te des­vía de lo que tú eres, y tam­bién una gran es­cla­vi­tud eco­nó­mi­ca que te des­vía a lo ma­te­rial. Por eso creo que ca­da uno de­be crear su pro­pio cuen­to. Ca­da uno ne­ce­si­ta una ra­zón pa­ra vi­vir. Sin eso no so­bre­vi­ves”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.