CREE EN LA MA­GIA

AR - - PSICO -

“A mí me han pa­sa­do tan­tas y tan­tas co­sas en mi vi­da... Cuan­do tú con­cen­tras la aten­ción en al­go, apa­re­ce la ma­gia. Y es que en el fon­do to­do es­tá re­la­cio­na­do. To­do es co­mo una dan­za. Co­mo cuan­do es­tás ha­blan­do de­ma­sia­do y de re­pen­te sue­na el te­lé­fono y te ha­ce ca­llar. Por ejem­plo, lo más ex­tra­or­di­na­rio que me ha pa­sa­do hoy es es­ta en­tre­vis­ta. Ha­ce días es­ta­ba en un hos­pi­tal por­que me caí y de pron­to es­toy aquí sen­ta­do, ha­blan­do. Eso es má­gi­co. Re­cuer­do una vez, ha­ce tiem­po, en For­men­te­ra: dos per­so­nas com­pra­ron al mis­mo tiem­po mi li­bro y lo em­pe­za­ron a cri­ti­car. Iban co­men­tan­do que yo era un char­la­tán cuan­do en­tra­ron a un ca­fé y, de re­pen­te, me en­con­tra­ron allí sen­ta­do. Pa­ra ellos, sim­ple­men­te apa­re­cí. Fue un ac­to de sin­cro­ni­ci­dad. La vi­da es­tá lle­na de es­tos ac­tos, pe­ro a ve­ces uno no sa­be ver­los. Hay una pre­gun­ta que me gus­ta plan­tear a mis alum­nos: ‘¿En­tien­des por qué amas a al­guien?’. Una vez una alum­na me con­tes­tó: ‘Es­te hom­bre te­nía las ga­fas cua­dra­das y me enamo­ré’. Otra con­fe­só: ‘Vi có­mo usa­ba el ce­ni­ce­ro y me enamo­ré’... ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra que vuel­va la ma­gia a nues­tras vi­das? Mu­chas co­sas: ha­cer lo que es­tés ha­cien­do lo me­jor po­si­ble, ter­mi­nar siem­pre lo que co­men­zas­te, tra­tar a ca­da per­so­na co­mo si fue­ra un pa­rien­te cer­cano, apren­der a re­ci­bir, fi­jar tu aten­ción en ti mis­mo, ser cons­cien­te en ca­da ins­tan­te de lo que pien­sas, sien­tes, deseas y ha­ces; po­ner­te en el lu­gar del otro, cum­plir tus pro­me­sas... Hay cier­tas ac­ti­tu­des, cier­tos com­por­ta­mien­tos que abren la puer­ta a al­go más.

La dan­za de la reali­dad,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.