“In­ten­ta­ré dar, pe­ro tam­bién mi­rar a los ojos y be­sar a los que no tie­nen na­da”

AR - - EN PORTADA -

Ata­rea­do co­mo es­tá in­ten­tan­do des­blo­quear la bu­ro­cra­cia po­lí­ti­ca pa­ra aco­ger a los cien­tos de re­fu­gia­dos que se en­cuen­tran en Eu­ro­pa, el fun­da­dor de la ONG Men­sa­je­ros de la Paz tie­ne muy cla­ro có­mo afron­tar es­tos días de Ad­vien­to: “Es­te año quie­ro vi­vir la Na­vi­dad en com­pa­ñía de los re­fu­gia­dos, por­que ellos es­tán sin sus fa­mi­lias, sin ho­gar y sin sus pla­tos tra­di­cio­na­les. Los po­lí­ti­cos eu­ro­peos no se han pues­to de acuer­do en qué ha­cer con ellos y to­da­vía no po­de­mos ha­cer na­da. Pe­ro aun­que no ha­yan lle­ga­do, sí po­dre­mos dar nues­tro ca­lor a tan­tas per­so­nas que vi­ven hoy en la ca­lle. Los es­pa­ño­les so­mos muy so­li­da­rios, no nos cues­ta com­par­tir, pe­ro a ve­ces ha­ce fal­ta amor. In­ten­ta­ré dar, pe­ro tam­bién mi­rar al in­di­gen­te a los ojos, to­car­le, aca­ri­ciar­le, be­sar­le y pre­gun­tar­le có­mo es­tá y qué ne­ce­si­ta. Ellos tie­nen tan­ta ne­ce­si­dad de di­ne­ro co­mo de afec­to, y la peor en­fer­me­dad que hay es la so­le­dad. Re­co­mien­do a to­dos que si co­no­ce­mos a al­guien que vi­va so­lo, apro­ve­che­mos, aun­que no po­da­mos ir a ver­le, pa­ra ha­cer una lla­ma­da por te­lé­fono y que vea que nos acor­da­mos de él”.

Co­pas de di­fe­ren­tes co­lo­res pa­ra la me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.