Piel

El cui­da­do de tu cuer­po re­quie­re de los me­jo­res pro­duc­tos, y el de We­le­da, es la op­ción ideal pa­ra man­te­ner la fir­me­za y pro­te­ger tu piel del en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo gra­cias a las nu­me­ro­sas pro­pie­da­des de es­ta fru­ta.

AR - - BELLEZA -

Los cam­bios que ex­pe­ri­men­ta la piel a lo largo del ci­clo de la vi­da se de­ben a múl­ti­ples fac­to­res. El más evi­den­te de ellos es el pro­pio pa­so de los años, que con­du­ce a un pro­ce­so na­tu­ral de en­ve­je­ci­mien­to. Es un he­cho: la piel no pue­de te­ner el mis­mo as­pec­to a los 20 años que a los 50, pe­ro sí es po­si­ble que te sien­tas bien y ofrez­cas tu me­jor ca­ra en to­das las eta­pas de la vi­da. Pa­ra ello es im­pres­cin­di­ble co­men­zar a cui­dar­se an­tes in­clu­so de per­ci­bir la apa­ri­ción de las pri­me­ras arru­gas. ¿Có­mo? Con el nue­vo de We­le­da, crea­do ex­pre­sa­men­te pa­ra con­tra­rres­tar los sín­to­mas del en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo. Con su al­to po­der an­ti­oxi­dan­te y re­ge­ne­ra­dor, re­afir­ma, ac­túa con­tra las arru­gas y ayu­da a neu­tra­li­zar los ra­di­ca­les li­bres. El ob­je­ti­vo es que te sien­tas bien en tu pro­pia piel y disfrutes, al mis­mo tiem­po, de un cui­da­do cor­po­ral que sea un ver­da­de­ro pla­cer. Es­te acei­te re­ge­ne­ra­dor es de ori­gen 100 % na­tu­ral y de la más alta ca­li­dad bio­ló­gi­ca. En­tre sus in­gre­dien­tes cuen­ta con una gran alia­da, la gra­na­da, con­si­de­ra­da co­mo una de las fru­tas más com­ple­tas de­bi­do a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.