Las claves de un buen ma­sa­je

AR - - BELLEZA -

Nues­tra je­fa de Be­lle­za, Es­pe­ran­za Ji­mé­nez, nos cuen­ta los cua­tro se­cre­tos que se es­con­den tras el ma­sa­je per­fec­to.

Si­len­cio. No tie­nes que ha­blar al ma­sa­jis­ta, pe­ro tam­po­co es­tás obli­ga­do a es­cu­char­le si bus­cas si­len­cio. Ade­más, las sen­sa­cio­nes son más in­ten­sas si no hay nin­gún rui­do.

Tem­pe­ra­tu­ra. Ca­da uno te­ne­mos un ‘ter­mos­ta­to’ di­fe­ren­te, pe­ro no de­bes pa­sar frío ni ca­lor. El te­ra­peu­ta de­be­ría es­tar aten­to, pe­ro, si no es así, co­mén­ta­lo sin mie­do.

Pre­sión. A al­gu­nos les gus­ta sen­tir có­mo de­dos y ma­nos pre­sio­nan los te­ji­dos. Otros pre­fie­ren la sua­vi­dad. Es con­ve­nien­te que se lo ha­gas sa­ber a la per­so­na que te es­tá tra­tan­do, pa­ra que el ma­sa­je sea a tu gus­to.

Pu­dor. No hay na­da peor que sen­tir­te ‘in­va­di­da’ en tu in­ti­mi­dad. Los bue­nos te­ra­peu­tas mue­ven las toallas con las que cu­bren las dis­tin­tas par­tes del cuer­po con ha­bi­li­dad, des­ta­pan­do so­lo la zo­na que tra­tan. No te ha­cen sen­tir nun­ca des­nu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.