Su me­nú de Na­vi­dad

AR - - GASTRO -

He­mos pe­di­do a los her­ma­nos To­rres un me­nú na­vi­de­ño ori­gi­nal, y lo han re­su­mi­do en dos pa­la­bras: mar y mon­ta­ña. De pri­me­ro nos pro­po­nen una te­rri­na de po­llo con to­ma­te, al­baha­ca, pis­ta­chos y pi­ño­nes: un pla­to muy me­di­te­rrá­neo, li­ge­ro y sa­bro­so. De se­gun­do, nos su­gie­ren un me­ro a la sal, acom­pa­ña­do de una sen­ci­lla sal­sa vi­na­gre­ta y de­co­ra­do con pue­rro y to­ma­te: el me­ro es un pescado blan­co con po­ca es­pi­na, ideal pa­ra in­cluir­lo en el me­nú de los más pe­que­ños de la ca­sa. Y de pos­tre, Ser­gio y Javier apues­tan por una siem­pre exi­to­sa re­ce­ta de mous­se de cho­co­la­te ne­gro, pe­ro con un to­que exó­ti­co de man­go y es­pe­cias co­mo el cla­vo, el anís, el hi­no­jo y la pi­mien­ta. Las re­ce­tas com­ple­tas, en ar-re­vis­ta.com. otra gran pa­sión. He­mos si­do muy afi­cio­na­dos des­de ni­ños. Es una ma­ne­ra es­tu­pen­da de es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Nos escapamos con la bi­ci, pe­ro lle­va­mos siem­pre una mo­chi­la pa­ra re­co­ger plan­tas aro­má­ti­cas, flores, hier­bas o cual­quier otro pro­duc­to que pue­da ser­vir pa­ra dar vi­da a nues­tros pla­tos.

¿Quién ejer­ce de her­mano ma­yor?

Yo, por su­pues­to. Aun­que en al­gu­nas oca­sio­nes le de­jo que sea él [car­ca­ja­das].

En ge­ne­ral hay un equi­li­brio, pe­ro yo soy más cen­tra­do y Ser­gio al­go más des­ma­dra­do.

¿Qué ven­ta­jas tie­ne ser ge­me­los?

To­do re­sul­ta muy sen­ci­llo. Hay un ca­nal di­rec­to en­tre no­so­tros que siem­pre flu­ye.

Hay que ser ge­me­lo pa­ra en­ten­der de ver­dad lo que pien­sa otro ge­me­lo. Si no, re­sul­ta ca­si im­po­si­ble. To­das es­tas cues­tio­nes acer­ca de las cua­li­da­des o vir­tu­des del otro, la ver­dad es que ni te las plan­teas.

Cues­ta creer que nun­ca os en­fa­déis...

Ocu­rre muy po­cas ve­ces. Aun­que pa­rez­ca po­co creí­ble ja­más he­mos te­ni­do un ca­breo mo­nu­men­tal.

An­tes de ese pun­to, dia­lo­ga­mos. A ve­ces hay al­gu­na ca­be­zo­ne­ría o un re­bo­te, pe­ro nun­ca he­mos dis­cu­ti­do de for­ma vehe­men­te. ¡Ja­más!

Sed sin­ce­ros, por fa­vor... ¿Cuán­tas ve­ces os ha­béis su­plan­ta­do el uno al otro?

En más de una oca­sión [ri­sas]. Lo de in­ter­cam­biar nues­tros de­lan­ta­les con la ini­cial de nues­tro nom­bre es lo de me­nos, pe­ro aho­ra so­mos más di­fe­ren­tes fí­si­ca­men­te que cuan­do éra­mos ni­ños.

¿Cuán­tas ho­ras ne­ce­si­ta dor­mir un chef pa­ra man­te­ner la crea­ti­vi­dad en la co­ci­na?

Dor­mi­mos mu­cho, la ver­dad. Nos le­van­ta­mos so­bre las ocho y me­dia, un au­tén­ti­co lu­ja­zo.

So­mos los pri­me­ros en lle­gar al tra­ba­jo, pe­ro tam­bién so­mos los pri­me­ros en ir­nos.

¿Po­déis vi­vir sin te­lé­fono mó­vil?

Pues, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, nos en­gan­cha­mos ha­ce po­co tiem­po. En esa épo­ca en la que to­do el mun­do iba con el su­yo no­so­tros no te­nía­mos. La gen­te ve­nía siem­pre a ca­sa a lo­ca­li­zar­nos.

¡Y aho­ra nos lla­ma­mos mil ve­ces al día si no es­ta­mos jun­tos! [ri­sas].

¿Có­mo os lle­váis con las re­des so­cia­les?

Yo me en­car­go de Twit­ter y Fa­ce­book pa­ra com­par­tir re­ce­tas con la gen­te.

Yo soy el res­pon­sa­ble de Ins­ta­gram. Las tres nos pa­re­cen he­rra­mien­tas in­dis­pen­sa­bles pa­ra di­fun­dir nues­tro tra­ba­jo en las re­des.

Si pu­die­seis apren­der al­go nue­vo, ¿qué se­ría?

A mí me gus­ta­ría tocar la gui­ta­rra o el piano. A mí, ha­cer surf... So­lo con ponerme de pie en una ta­bla ya me con­for­mo.

¢&yPR VRQ YXHVWUDV ¿HVWDV GH 1DYLGDG LGHDOHV"

Pa­sar­las co­mien­do y be­bien­do muy bien. Y es­tan­do mu­cho ra­to con nues­tras fa­mi­lias, que son el pi­lar de nues­tras vi­das.

¿Qué os gus­ta­ría ser de ma­yo­res?

Mmmm... co­ci­ne­ros. Yo aña­di­ría... me­jo­res co­ci­ne­ros.

Me­ro a la sal

‘Mous­se’ de cho­co­la­te

Te­rri­na de po­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.