¿Qué di­cen de él otros chefs?

AR - - PERSONAJE -

ri­ño­nes. To­da la co­mi­da que se lle­va a la es­ta­ción es­pa­cial si­gue más o me­nos es­te mis­mo pro­ce­so, así que ya es­ta­mos ha­blan­do con el de Do­nald pa­ra co­no­cer to­das sus ne­ce­si­da­des y ha­cer que la co­mi­da en­tre las es­tre­llas sea sa­lu­da­ble y ri­ca. La idea na­ce con Jor­di, que ya ex­pe­ri­men­tó al­go pa­re­ci­do co­ci­nan­do pa­ra la ex­pe­di­ción en la que par­ti­ci­pó con el al­pi­nis­ta Car­los So­ria.

En una ca­rre­ra lle­na de re­tos, mo­men­tos de su­pera­ción, via­jes, ex­pe­rien­cias... ¿al­gún re­cuer­do que te ha­ya mar­ca­do es­pe­cial­men­te?

El 24 de no­viem­bre de 2009 se ce­le­bró la ga­la de los premios Mi­che­lin. No­so­tros éra­mos los pro­ta­go­nis­tas por­que nos aca­ba­ban de dar la ter­ce­ra estrella. Al día si­guien­te, to­do el ba­rrio se con­vo­có por SMS y a las ocho de la tar­de se lle­nó el jar­dín del Ce­ller, el par­king... Vino to­do el ayun­ta­mien­to, la po­li­cía te­nía que or­de­nar el trá­fi­co... To­dos aplau­die­ron mu­cho tiem­po, unos diez mi­nu­tos, y se mar­cha­ron. No­so­tros so­lo mi­rá­ba­mos, con lá­gri­mas en los ojos, y la piel de ga­lli­na. Mu­chos ni si­quie­ra sa­bían qué era eso las es­tre­llas Mi­che­lin, pe­ro co­mo la ga­la se te­le­vi­só por pri­me­ra vez y apa­re­ci­mos en to­dos los in­for­ma­ti­vos dán­do­nos be­sos y abra­zos, de­bie­ron pen­sar: “Es­tos tíos han ga­na­do al­go muy gor­do”. Y nos co­no­cían, nos ha­bían vis­to tra­ba­jar du­ran­te años. Si tú eres co­ci­ne­ro y tie­nes dos es­tre­llas, pue­des es­tar más o me­nos pre­pa­ra­do pa­ra lo que vie­ne si con­si­gues la ter­ce­ra: te van a lla­mar tus co­le­gas, los gran­des chefs te van a fe­li­ci­tar, te pre­gun­ta­rá la pren­sa... Pe­ro lo que no ima­gi­nas es que lle­gue la gen­te de Ge­ro­na es­pon­tá­nea­men­te, se pon­gan de acuer­do y nos aplau­dan. Aque­llo fue bes­tial, el mo­men­to más má­gi­co que he­mos vi­vi­do ja­más.

Un apun­te de ac­tua­li­dad: ¿có­mo vi­vis­te las elec­cio­nes ca­ta­la­nas y to­do el pa­no­ra­ma ac­tual?

In­ten­tan­do en­ce­rrar­me en la co­ci­na y co­ci­nar [son­ri­sas].

Ade­más de co­ci­ne­ros, aho­ra tam­bién te­néis alma de via­je­ros, ¿no?

1

3 Sí, via­ja­mos du­ran­te cin­co se­ma­nas con la ma­yor par­te de nues­tro equi­po por to­do el mun­do. Hay co­ci­ne­ros que ha­cen otras co­sas pa­ra bus­car ins­pi­ra­ción y no­so­tros ha­ce­mos la gi­ra bus­can­do una rein­ven­ción y tam­bién cohe­sio­nar a nues­tro equi­po, agra­de­cien­do su fi­de­li­dad y tra­ba­jo. Por úl­ti­mo, es una cu­ra de hu­mil­dad ma­ra­vi­llo­sa: de re­pen­te lle­gas a un mer­ca­do de Bo­go­tá y no conoces na­da, pen­sa­bas que sa­bías de co­ci­na y te das cuen­ta de que no. Vas a cual­quier país y es co­mo em­pe­zar

2 1. PA­CO RON­CE­RO (Ca­sino de Ma­drid, Es­ta­do Pu­ro, Su­bli­mo­tion). “Es una de las gran­des fi­gu­ras de la co­ci­na de van­guar­dia de to­dos los tiem­pos. No so­lo le que­re­mos a él y a su familia por ser gran­des co­ci­ne­ros, sino por las enor­mes per­so­nas que son”. 2. JAVIER MU­ÑOZ CA­LE­RO (Tar­tán, Neo­tas­ca Mu­ño­ca, Pe­rri­to Fal­de­ro, Tar­tán Roof, Mu­ño­ca Re­vi­val y so­cio de Be­laún­de 22). “La hu­mil­dad per­so­ni­fi­ca­da mez­cla­da con la exac­ti­tud de un or­de­na­dor. ¡La per­fec­ción exis­te!”. 3. AN­DO­NI ADU­RIZ (Mu­ga­ritz). “Que es uno de los me­jo­res co­ci­ne­ros del mun­do y que es par­te de la his­to­ria de la co­ci­na es una ob­vie­dad. Pe­ro lo que lo ha­ce úni­co es que, a pe­sar de to­do ello, es un hom­bre ele­gan­te, pau­sa­do e ín­te­gro, au­tén­ti­co ejem­plo pa­ra to­da la pro­fe­sión”. de ce­ro. Es muy emo­cio­nan­te. De re­pen­te ‘ba­jas’ y di­ces: “No sé na­da”. Hay que vol­ver a ilu­sio­nar­se, y des­de lue­go es­ta es una for­ma de ha­cer­lo.

La ilu­sión, ¿un in­gre­dien­te bá­si­co de la an­he­la­da re­ce­ta de la fe­li­ci­dad?

To­do es­to que te he con­ta­do es nues­tra his­to­ria, así de sim­ple. A pe­sar de que lle­va­mos más de trein­ta años co­ci­nan­do, se­gui­mos igual de ilu­sio­na­dos con lo que ha­ce­mos. He­mos con­ver­ti­do nues­tra pa­sión en nues­tra pro­fe­sión y sí, eso te ha­ce muy fe­liz y es de afor­tu­na­dos.

food lab

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.