“Ten­go el sín­dro­me de Pe­ter Pan más sa­lu­da­ble que se pue­da te­ner”

Na­die co­mo él con­si­gue arran­car­nos la son­ri­sa.Aho­ra,es­te ma­la­gue­ño de 35 años se con­fie­sa en su pri­mer li­bro, ‘Agu­je­tas en las alas’, don­de nos pres­ta 88 nue­vas for­mas de en­ten­der la vi­da.

AR - - PERSONAJE - Tex­to: BE­LÉN RO­BLES

DA­NI RO­VI­RA

Nos sen­ta­mos a char­lar. Al prin­ci­pio pa­re­ce se­rio, pe­ro a me­di­da que avan­za la en­tre­vis­ta se re­la­ja y se re­ve­la co­mo un gran con­ver­sa­dor. Y des­pués de un ra­to re­pa­san­do su tra­ba­jo, su familia, sus pa­sio­nes, su vi­da... te das cuen­ta de que es­ta úl­ti­ma ho­ra se ha con­ver­ti­do en la me­jor de las te­ra­pias con­tra el mal hu­mor. Da­ni Ro­vi­ra es, an­te to­do, un to­do­te­rreno op­ti­mis­ta y de­ci­di­do. Pa­re­ja por par­ti­da do­ble de la ac­triz Cla­ra La­go (aho­ra es­tá en car­te­le­ra la se­cue­la de su gran éxi­to), el ma­la­gue­ño con­fie­sa que aún es­tá apren­dien­do a su­bir­se y sur­fear so­bre las olas del éxi­to. Da­ni es un con­ta­dor de cuen­tos que no de­ja de so­ñar ni de se­guir mi­ran­do al mun­do con los ojos de un ni­ño.

¿Hay que en­tre­nar­se pa­ra ser tan op­ti­mis­ta co­mo tú o se na­ce con ello?

Pa­ra ser fe­liz hay que bus­car el equi­li­brio en­tre rea­lis­mo y op­ti­mis­mo. Si tu men­te es ne­ga­ti­va, hay un tú­nel que te lle­va a que las co­sas no sal­gan bien. Creo que no po­de­mos con­tro­lar lo que nos su­ce­de, las va­ria­bles ex­ter­nas... Pe­ro de lo que pen­sa­mos, de eso sí so­mos due­ños. El hu­mor es el co­lor del cristal con el que yo mi­ro la vi­da. Me pa­re­ce fun­da­men­tal sa­ber vi­vir con sen­ti­do del hu­mor.

En das tu otra vi­sión de có­mo pue­den ser las co­sas...

Me gus­ta pen­sar, ob­ser­var y dar­le la vuel­ta a lo que ya es­tá es­cri­to, a los tó­pi­cos de siem­pre. ¿Qué pa­sa­ría si nos pu­sié­se­mos en la piel del Lo­bo? Pue­de que la his­to­ria de Ca­pe­ru­ci­ta no fue­se la mis­ma... Me gus­ta dar­le la vuel­ta a las co­sas, es un tra­ba­jo de em­pa­tía. Y es eso lo que he que­ri­do mos­trar. Em­pe­za­ron co­mo tuits y han aca­ba­do dan­do for­ma a es­te li­bro, ge­nial­men­te ilus­tra­do por Mó­ni­ca de Ri­vas. Fue ella quien se pu­so en con­tac­to con­mi­go y me pro­pu­so la idea. Es­te es un li­bro de pe­que­ñas his­to­rias y gran­des emo­cio­nes.

Ocho ape­lli­dos ca­ta­la­nes,

¿Qué co­sas son las que con­si­guen emo­cio­nar­te?

Soy ca­paz de emo­cio­nar­me igual al pre­sen­tar la ga­la de los Go­ya que al com­par­tir un mo­men­to es­pe­cial con mis pe­rre­tes cuan­do sal­go a pa­sear con ellos. Ha­ce po­co tu­ve uno de esos días en los que vas co­rrien­do a to­das par­tes. Sa­qué a mis pe­rros a pa­sear e iba ti­ran­do de ellos por­que te­nía pri­sa. Ca­ra­pa­pa se ha­bía pa­ra­do y no con­se­guía ha­cer­lo an­dar. Al dar­me la vuel­ta mos­quea­do, me di cuen­ta de que se ha­bía pa­ra­do por­que que­ría oler una flor... Pa­ra mí fue to­da una lec­ción. Te­ne­mos que apren­der a dis­fru­tar de to­do, has­ta de lo más pe­que­ño.

En el li­bro ha­blas de la im­por­tan­cia de no de­jar nun­ca de so­ñar co­mo un ni­ño, de vo­lar ca­da no­che has­ta ter­mi­nar con agu­je­tas en las alas... ¿Tú lo ha­ces? Yo ten­go el sín­dro­me de Pe­ter Pan más sa­lu­da­ble que se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.