3

NO UTI­LI­CES A TUS HI­JOS

AR - - PSICO -

Cuan­do se aca­ba el amor, no se­pa­rar­se “por el bien de los ni­ños” es un error, pe­ro in­vo­lu­crar­los en las dis­cu­sio­nes y pe­leas de la pa­re­ja tam­bién. Cuan­do es­to ocu­rre, ellos se sien­ten cul­pa­bles de lo que es­tá su­ce­dien­do, vul­ne­ra­bles y asus­ta­dos. Uti­li­zar a los hi­jos pa­ra ma­ni­pu­lar o pre­sio­nar a la pa­re­ja con el ob­je­ti­vo de ha­cer da­ño al otro o con­se­guir al­go so­lo ha­rá que es­tos su­fran aún más: “Evi­ta eso que lla­ma­mos un ‘ni­ña­zo’: lan­zar a los hi­jos con­tra el otro, usar­los co­mo un ar­ma arro­ja­di­za. Inevi­ta­ble­men­te, un pro­ce­so de di­vor­cio les afec­ta, por­que los ni­ños ven có­mo la es­truc­tu­ra fa­mi­liar se de­rrum­ba. Ade­más, si una familia vi­ve bien, dos fa­mi­lias vi­vi­rán un po­co peor y es pro­ba­ble que ha­ya que ha­cer cam­bios en el es­ti­lo de vi­da. Por eso es muy im­por­tan­te có­mo se lo cuen­tas, con op­ti­mis­mo y sin trau­mas, pe­ro tam­po­co hi­per­pro­te­gién­do­los”, ex­pli­ca Za­rra­lu­qui. Re­cuer­da que los hi­jos son de los dos, no son pro­pie­dad de uno so­lo. Y lo ideal es que, des­pués de la se­pa­ra­ción, am­bos pro­ge­ni­to­res pue­dan se­guir brin­dán­do­les amor y pro­tec­ción en un nue­vo es­pa­cio li­bre de los con­flic­tos del pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.