1

ELI­MI­NA EL REN­COR

AR - - PSICO -

“Una co­sa es pe­lear por lo que es jus­to y otra muy dis­tin­ta que­rer per­ju­di­car al otro a to­da cos­ta –ar­gu­men­ta la abo­ga­da de familia Ele­na Za­rra­lu­qui (ele­na­za­rra­lu­quia­bo­ga­dos.com)––. Por eso, es im­por­tan­te te­ner em­pa­tía, ser ho­nes­to y pen­sar: ‘¿Có­mo me sen­ti­ría yo si me qui­ta­ran los ni­ños, la ca­sa...?’”. Si el di­vor­cio se pro­du­ce por pro­ble­mas de con­vi­ven­cia o por fal­ta de amor es más fá­cil con­se­guir­lo, pe­ro cuan­do uno de los dos, de for­ma uni­la­te­ral, so­li­ci­ta el di­vor­cio por­que se ha enamo­ra­do de otro, la si­tua­ción se com­pli­ca: “Los ma­yo­res con­flic­tos vie­nen de no asu­mir que te han de­ja­do, de que­rer pa­sar fac­tu­ra por el do­lor que te han cau­sa­do. Las emo­cio­nes no atien­den a le­yes ni a ra­zo­nes. Por eso hay que lu­char pa­ra con­tro­lar la frus­tra­ción y el ren­cor”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go José María Agui­lar, ex­per­to en familia. Cuan­do los sen­ti­mien­tos son de­ma­sia­do in­ten­sos pa­ra ser ges­tio­na­dos por uno mis­mo, pue­de ser re­co­men­da­ble acu­dir a un pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.