7

RE­CU­RRE A UN ABO­GA­DO EX­PER­TO

AR - - PSICO -

El tí­pi­co error en ca­sos de di­vor­cio es acu­dir a un ami­go que no es­tá es­pe­cia­li­za­do en es­te te­ma o de­jar­se lle­var por con­se­jos de fa­mi­lia­res y, des­pués, te­ner que la­men­tar­lo: “Ca­da uno de­be con­tar con su pro­pio abo­ga­do, con­fiar ple­na­men­te en él y de­jar que sea quien ne­go­cie. Y cuan­to me­nos ha­blen las dos par­tes en­tre ellas me­jor, por­que en un pro­ce­so de di­vor­cio se mez­clan sen­ti­mien­tos con otras cues­tio­nes y se ha­ce com­pli­ca­do lle­gar a un acuer­do, mien­tras que los abo­ga­dos ve­mos las co­sas de for­ma más ob­je­ti­va”, ex­pli­ca Za­rra­lu­qui. Tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de di­vor­ciar­se con la ayu­da de un me­dia­dor –sin abo­ga­dos–, pe­ro se co­rre el ries­go de fir­mar do­cu­men­tos que lue­go pue­dan per­ju­di­car­te. O aco­ger­se a la no­ve­do­sa fi­gu­ra del

abo­ga­dos que tra­ba­jan de la mano de sus clien­tes con el ob­je­ti­vo de al­can­zar acuer­dos.

law,

co­lla­bo­ra­ti­ve

50 eu­ros), do­cu­men­tos que per­mi­tan eva­luar la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de los cón­yu­ges (cuan­do se pi­dan me­di­das de ca­rác­ter pa­tri­mo­nial), cer­ti­fi­ca­dos de em­pa­dro­na­mien­to o re­si­den­cia y una pro­pues­ta de con­ve­nio re­gu­la­dor fir­ma­da por los dos. no­ta­ria­do.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.