10

TÓ­MA­TE­LO CO­MO UNA OPOR­TU­NI­DAD

AR - - PSICO -

Lle­ga­dos a es­te pun­to, ya sa­be­mos que una rup­tu­ra no es fá­cil, pe­ro ¿no es peor con­vi­vir con al­guien con el que, en el me­jor de los ca­sos, no eres fe­liz? La vi­da es cor­ta, pe­ro tam­bién lo su­fi­cien­te­men­te lar­ga co­mo pa­ra dar­nos más de una opor­tu­ni­dad: “La familia, al fi­nal, es lo más im­por­tan­te que te­ne­mos; por eso, cuan­do to­mas la de­ci­sión de se­pa­rar­te tie­nes que es­tar con­ven­ci­da del pa­so que vas a dar, y ha­cer­lo por ti, no por tu ma­dre ni por tus hi­jos. Una vez que no hay mar­cha atrás y lo asu­mes, se­gu­ro que vas a sen­tir­te me­jor”, re­fle­xio­na Ele­na. En es­te sen­ti­do, las mu­je­res han de­ja­do de ver el ma­tri­mo­nio co­mo un ob­je­ti­vo, in­clu­so co­mo una in­ver­sión, pa­ra con­tem­plar­lo co­mo una eta­pa que pue­de du­rar to­da la vi­da o no: “Y cuan­do es­to ocu­rre, yo re­co­mien­do li­qui­dar to­dos los bie­nes en co­mún, asu­mir que ‘es­to se ha aca­ba­do’, y ela­bo­rar cuan­to an­tes una nue­va reali­dad”. Ade­más, el ré­gi­men de cus­to­dia com­par­ti­da per­mi­te recuperar un es­pa­cio pa­ra no­so­tras mis­mas: “Es pro­ba­ble que ten­gas 40 o 50 años y te que­den mu­chas co­sas por ha­cer. Si lo ges­tio­nas bien, pue­des vol­ver a te­ner una ac­ti­vi­dad so­cial que prác­ti­ca­men­te ha­bías aban­do­na­do por de­di­car­te ca­si en ex­clu­si­va al tra­ba­jo y a la familia. La vi­da no se aca­ba con un di­vor­cio”, re­su­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.