EL DUL­CI­FI­CA

AR - - BELLEZA -

“Uno de los cam­bios más fa­vo­re­ce­do­res es cor­tar­se el fle­qui­llo: aniña la ca­ra y dul­ci­fi­ca la ex­pre­sión”, nos ex­pli­ca Na­dia Ballesteros. La ex­per­ta, es­ti­lis­ta del sa­lón Ma­droom, de Ma­drid, tra­ba­jó el ca­be­llo y el ros­tro de Va­ne­sa pa­ra que sir­vie­ra de mo­de­lo de sus con­se­jos pa­ra re­ju­ve­ne­cer: “Ade­más, los fle­qui­llos sien­tan me­jor se­gún cum­ples años, por­que el ros­tro tien­de a caer, y cor­tan­do el pelo a esa al­tu­ra se cen­tra la aten­ción en los ojos, que es la zo­na de más luz de la ca­ra, y no en el óva­lo, que pue­de co­men­zar a des­di­bu­jar­se”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.