Las claves pa­ra el éxi­to

AR - - NUTRICIÓN -

so­bre to­do, ser cons­cien­te de lo que tu con­duc­ta pue­de ayu­dar o per­ju­di­car a tu pe­so. Por esa ra­zón, du­ran­te to­do el pro­ce­so re­ci­bes in­for­ma­ción so­bre to­do lo que de­bes sa­ber so­bre la co­mi­da, los há­bi­tos y el so­bre­pe­so. Son en­se­ñan­zas que te ser­vi­rán pa­ra el res­to de tu vi­da: es bueno sa­ber, por ejem­plo, que el ex­ce­so de gra­sa vie­ne, en mu­chos ca­sos, da­do por esa idea de ‘pre­miar’ un día ma­lo con un dul­ce o un bo­ca­di­llo de ja­món.

Por otra par­te, el nu­tri­cio­nis­ta di­se­ña­rá un plan hi­po­ca­ló­ri­co (siem­pre ba­sa­do en la die­ta me­di­te­rrá­nea), con una vi­sión rea­lis­ta pa­ra que te sea fá­cil se­guir­lo tú so­la. Y te da­rá pe­que­ños con­se­jos pa­ra que lo Na­die di­ce que sea fá­cil, pe­ro lo es más si tie­nes en cuen­ta es­tas claves pa­ra triun­far.

De­cir no (una tem­po­ra­da) a de­ter­mi­na­dos hi­dra­tos de car­bono, a las gra­sas trans, a los azú­ca­res, a los ce­rea­les y al al­cohol en la pri­me­ra eta­pa. La bo­lle­ría in­dus­trial sa­tis­fa­ce tan­to co­mo per­ju­di­ca. Las chu­ches y ali­men­tos ex­trui­dos (gan­chi­tos, gu­sa­ni­tos...) es­tán prohi­bi­dos.

De­cir sí a la pro­teí­na (pes­ca­dos y car­nes, hue­vos...), la ver­du­ra, los lác­teos y las fru­tas (in­clu­so el plá­tano).

To­mar ca­fé, cal­do de ver­du­ras, in­fu­sio­nes y re­fres­cos light con mo­de­ra­ción.

Co­mer cin­co ve­ces al día, res­pe­tan­do unos tiem­pos en­tre co­mi­das: no de­ben pa­sar me­nos de 2 ho­ras ni más de 4. con­si­gas, co­mo pe­dir al camarero que no te sir­va el pan, con­tar las co­pas de vino que to­mas en el trans­cur­so de una co­mi­da, po­ner­te en el pla­to jus­to lo que vas co­mer...

En cuan­to al pre­cio fi­nal, to­do de­pen­de­rá del tiem­po que in­vier­tas en ca­da una de las pri­me­ras fa­ses. Las se­sio­nes con to­dos los es­pe­cia­lis­tas, te­ra­pia en gru­po dia­ria, cla­ses de gim­na­sia y se­gui­mien­to te­le­fó­ni­co y elec­tró­ni­co de la pri­me­ra fa­se cues­tan 550 eu­ros al mes. La se­gun­da y ter­ce­ra fa­se sa­le por 300 eu­ros al mes y la úl­ti­ma, la de equi­li­brio, es gra­tui­ta. Por aho­ra, el mé­to­do Thin­king so­lo tie­ne se­de en Ma­drid, pe­ro

No pe­sar los ali­men­tos: las can­ti­da­des se mi­den con la pal­ma de la mano.

Hay que beber mu­cha agua, en­tre 1,5 y 2 li­tros dia­rios, pa­ra que los ór­ga­nos del cuer­po fun­cio­nen bien.

Es im­por­tan­te pe­sar­se to­dos los días. La bás­cu­la no es una enemi­ga, sino una alia­da que te en­se­ña a sa­ber có­mo reac­cio­na tu cuer­po an­te el nue­vo plan de ali­men­ta­ción y te mo­ti­va.

El ejer­ci­cio fí­si­co es fun­da­men­tal. El en­tre­na­dor pon­drá una ta­bla, pe­ro se tra­ta so­bre to­do de sa­lir de la zo­na de con­fort, que lle­va al se­den­ta­ris­mo.

Es fun­da­men­tal que­rer se­guir el mé­to­do, es­tar pre­pa­ra­da pa­ra co­mer des­de la ca­be­za, apren­der a de­jar de la­do el ham­bre emo­cio­nal. Si no, es per­der el tiem­po y el di­ne­ro. tam­bién ofre­ce la po­si­bi­li­dad de se­guir las se­sio­nes in­di­vi­dua­les y gru­pa­les con to­dos los pro­fe­sio­na­les a tra­vés de vi­deo­con­fe­ren­cia, con ejer­ci­cios pa­ra po­der prac­ti­car en ca­sa y ase­so­ra­mien­to per­ma­nen­te por 200 eu­ros al mes. me­to­dot­hin­king.com

Es­te mé­to­do no es la úni­ca psi­co­die­ta que es­tá ga­nan­do adep­tos en Es­pa­ña. Otra muy si­mi­lar es la lla­ma­da Die­ta Per­fec­ta. En es­te ca­so, tam­bién es po­si­ble se­guir­la des­de cual­quier pun­to de Es­pa­ña, ya que el víncu­lo que se man­tie­ne es fun­da­men­tal­men­te a tra­vés de gru­pos de What­sapp (a par­tir de 100 eu­ros men­sua­les). fa­ce­book.com/die­ta­per­fec­ta3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.