Cos­mé­ti­ca que te ha­ce la vi­da fá­cil

Hi­dra­tar­te en un so­lo ges­to y que el mis­mo pro­duc­to te ofrez­ca va­rias soluciones pa­ra es­tar per­fec­ta en po­cos mi­nu­tos son ‘lu­jos’ que ya es­tán al al­can­ce de nues­tra mano.

AR - - Y NIVEA -

l rit­mo de vi­da que lle­va­mos nos obli­ga a ser ca­da día más exi­gen­tes con no­so­tras mis­mas y con los cos­mé­ti­cos que uti­li­za­mos. El he­cho de que un úni­co pro­duc­to nos so­lu­cio­ne va­rios pro­ble­mas o nos ofrez­ca dis­tin­tas ven­ta­jas es ya una prio­ri­dad pa­ra un gran nú­me­ro de mu­je­res, por­que afor­tu­na­da­men­te ca­da día es­ta­mos más con­cien­cia­das de lo im­por­tan­te que es ocu­par­nos de no­so­tras mis­mas, pe­se a la fal­ta de tiem­po.

Por eso, que en un mo­men­to da­do po­da­mos hi­dra­tar en un úni­co ges­to ma­nos, cuer­po y ros­tro y apor­tar a la piel los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta es fun­da­men­tal. Es­ta cos­tum­bre la so­le­mos adop­tar de jó­ve­nes por­que es una so­lu­ción fá­cil y rá­pi­da y nos ha­ce sen­tir­nos bien. Co­men­za­mos a cui­dar­nos y a es­ta­ble­cer nues­tras pri­me­ras ru­ti­nas de be­lle­za, que si so­mos cons­tan­tes nos acom­pa­ña­rán du­ran­te to­da nues­tra vi­da. Por­que la piel hay que mi­mar­la to­dos los días pa­ra que no se des­hi­dra­te.

A me­di­da que cum­pli­mos años va­mos no­tan­do que el cuer­po y el ros­tro co­mien­zan a te­ner otras ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes a las que te­nía­mos de jó­ve­nes. La piel re­quie­re pro­duc­tos más ri­cos e hi­dra­tan­tes. Y, sin em­bar­go, nues­tro mo­do

Ede vi­da, en vez de ha­cer­nos dis­po­ner de más tiem­po pa­ra más cui­da­dos nos lo qui­ta. So­le­mos po­ner por de­lan­te de no­so­tras el tra­ba­jo, la familia, los hi­jos o el ho­gar. Y en oca­sio­nes ten­de­mos a des­preo­cu­par­nos del fí­si­co: nos ‘co­me’ la ru­ti­na y aban­do­na­mos nues­tro cui­da­do. Es un gra­ve error, por­que los dos pi­la­res bá­si­cos del cui­da­do fa­cial son lim­pie­za e hi­dra­ta­ción; y del cor­po­ral, la nu­tri­ción. La fal­ta de tiem­po no es ex­cu­sa: es­co­ge un pro­duc­to que hi­dra­te en pro­fun­di­dad y sea acor­de a tu edad. Ne­ce­si­tas cre­mas emo­lien­tes, pe­ro que no de­jen gra­sa, pa­ra que, por ejem­plo, pue­das ves­tir­te in­me­dia­ta­men­te des­pués de hi­dra­tar­te y te sir­van de co­mo­dín pa­ra ros­tro, cuer­po y ma­nos. Sen­ti­rás que aho­rras tiem­po y eso es fun­da­men­tal, y se con­ver­ti­rá en el cos­mé­ti­co im­pres­cin­di­ble en tu cuar­to de ba­ño y tu ne­ce­ser de via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.