Mi­riam Al­be­ro Mi plan pa­ra una vi­da sa­na

Pre­di­ca con el ejem­plo. Es­ta blo­gue­ra de éxi­to ca­mi­na por la vi­da a gol­pe de za­pa­ti­lla y se nu­tre con los me­jo­res ali­men­tos. Ba­jo su le­ma,‘una vi­da ac­ti­va es una vi­da me­jor’, no hay quien la pa­re. ¿Quie­res lle­nar­te de la mis­ma ener­gía?

AR - - EN PORMA - Tex­to: AMA­YA LA­CA­RRA

Lle­var una vi­da sa­lu­da­ble te acer­ca mu­cho a la fe­li­ci­dad. To­das las ins­tan­tá­neas que es­ta jo­ven ca­ta­la­na cuel­ga en In­ter­net, y que la han con­ver­ti­do en una de las gu­rús

más in­flu­yen­tes de nues­tro país, es­tán en­fo­ca­das a in­sis­tir en esa afir­ma­ción. ¿La cla­ve de su éxi­to? Sim­ple­men­te, ser ella mis­ma: “Em­pe­cé com­par­tien­do en las re­des mi día a día. Mi es­ti­lo de vi­da es así: ha­go ha­bi­tual­men­te de­por­te, co­mo bien e in­ten­to sa­car el la­do positivo de to­do”, nos cuen­ta es­ta

ab­so­lu­ta en ma­te­ria de ejer­ci­cio y ali­men­ta­ción, y a la que ya pue­des se­guir la pis­ta en la red (@mi­ria­mal­be­ro).

Una chi­ca nor­mal

Acos­tum­bra­da des­de que era una ni­ña a ha­cer ejer­ci­cio, la se­pa­ra­ción de sus pa­dres ha­ce unos años fue el pun­to de in­fle­xión en su vi­da, ya que “du­ran­te el año si­guien­te, so­lo es­tu­dia­ba y en­tre­na­ba. Pue­do re­su­mir esa eta­pa con tres pa­la­bras: llo­rar, en­tre­nar y es­tu­diar. Mi familia es­ta­ba muy uni­da y de la no­che a la ma­ña­na cam­bió to­do. Es ahí cuan­do em­pe­cé a afi­cio­nar­me de ver­dad al de­por­te. Su­pon­go que in­ten­té com­ba­tir una frus­tra­ción su­peran­do otra”, con­fie­sa. Hoy es una apa­sio­na­da triatle­ta, su­pera los 120.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram y las mar­cas la re­cla­man co­mo ima­gen. Ade­más, aca­ba de pu­bli­car su pri­mer li­bro,

(Ed. Pla­ne­ta), un ma­nual de uso muy prác­ti­co don­de reúne to­dos los pa­sos que ha se­gui­do has­ta con­se­guir man­te­ner es­ta vi­da sa­na, “y con el que pre­ten­do que a las mu­je­res les en­tren las ga­nas: ga­nas de te­ner una vi­da más ple­na, de ob­te­ner sa­lud a tra­vés de una ali­men­ta­ción na­tu­ral, de man­te­ner­se ac­ti­vas, de em­pe­zar y lle­var a ca­bo sus sue­ños”, com­par­te la blo­gue­ra. ¿Y por qué com­pen­sa ha­cer un es­fuer­zo por lle­var una vi­da ac­ti­va?, le pre­gun­ta­mos: “Por­que apor­ta vi­ta­li­dad y sa­lud”, afir­ma ta­jan­te.

El de­por­te, una me­di­ci­na

Mi­riam es el ejem­plo per­fec­to que de­mues­tra que da igual el mo­ti­vo por el que co­mien­ces a ac­ti­var­te. La cues­tión es ha­cer­lo: “Lo im­por­tan­te es em­pe­zar –afir­ma–. He apren­di­do a ver que no hay mal que por bien no ven­ga. El de­por­te me ayu­dó a con­ver­tir aque­lla ma­la si­tua­ción de ca­sa en una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va, de lo que aho­ra me ale­gro mu­chí­si­mo –cuen­ta–. En­tre­nar pue­de sa­car lo me­jor de ti, te per­mi­te te­ner mo­men­tos de so­le­dad y co­no­cer­te me­jor. Sin dar­me cuen­ta, y gra­cias a esa nue­va ru­ti­na que me ha­bía crea­do, em­pe­cé a te­ner una fuer­za y una mo­ti­va­ción que ja­más hu­bie­ra ima­gi­na­do po­der al­can­zar”, pro­si­gue.

in­fluen­cer

fitness

per­fect

Be real not

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.