TRA­BA­JA UNA BUE­NA AC­TI­TUD

AR - - EN PORMA -

¿Có­mo en­ca­ras la vi­da pa­ra sen­tir­te me­jor o con­se­guir ‘eso’ que te has pro­pues­to? “El cam­bio so­lo es po­si­ble si tu ac­ti­tud es la co­rrec­ta”, di­ce Mi­riam. Es­tos son los con­se­jos prin­ci­pa­les que más la han ayu­da­do a ella cuan­do ha ne­ce­si­ta­do dar un pa­so al fren­te.

“¿Te has pre­gun­ta­do de ver­dad al­gu­na vez quién eres, qué quie­res con­se­guir, y pa­ra qué quie­res con­se­guir­lo? Sin esas res­pues­tas, es im­po­si­ble que co­mien­ces a dar un buen pa­so”.

“Aquí en­tra en jue­go un obs­tácu­lo con el que nos cues­ta li­diar: las ex­cu­sas. Yo las lla­mo ‘ver­da­des jus­ti­fi­ca­das’. La más co­no­ci­da es la del tiem­po, pe­ro... ¿a que sí en­cuen­tras tiem­po pa­ra lo que quie­res, co­mo ha­blar un ra­to con una ami­ga?”.

“El com­pro­mi­so, so­bre to­do con uno mis­mo, es la lla­ve maes­tra que abre mu­chas puer­tas en es­te pro­ce­so de cam­bio. ¿Un tru­co? Re­dac­ta un con­tra­to por y pa­ra ti, fír­ma­lo y asu­me to­das y ca­da una de las cláu­su­las”.

Co­nó­ce­te a ti mis­ma.

Már­ca­te un plan.

Sí, quie­ro.

Una do­sis de amor pro­pio.

“Si tú no te quie­res, ¿quién lo va a ha­cer? Si no en­tre­nas tú, na­die lo ha­rá por ti. Si no te ali­men­tas tú, na­die lo ha­rá por ti. Si no te es­fuer­zas tú, na­die lo ha­rá por ti. ¡Apues­ta por ti!”.

“Uni­do a lo an­te­rior es­tá con­fiar en uno mis­mo. Por ejem­plo, lo que me mue­ve a pro­bar co­sas nue­vas, a em­pe­zar con nue­vos de­por­tes o a co­mer me­jor es creer en mí. So­lo cuan­do creo que pue­do ha­cer­lo, lo con­si­go”.

Ali­men­ta la con­fian­za.

Sien­te cu­rio­si­dad por las co­sas.

“El apren­di­za­je con­ti­nuo, in­tere­sar­te por lo que ocu­rre a tu al­re­de­dor es una for­ma de sen­tir­te vi­va... ¡y al­go ma­ra­vi­llo­so!”.

“Si trans­mi­tes bue­na ener­gía, o co­mo yo di­go, good vi­bes, siem­pre atrae­rás a per­so­nas po­si­ti­vas con sen­ti­mien­tos ale­gres... ¡Es muy im­por­tan­te con quién de­ci­das pa­sar tu tiem­po!”.

“Con los de­más, con la vi­da, con no­so­tros mis­mos... De lo con­tra­rio, si es­tás siem­pre es­pe­ran­do, es im­po­si­ble que te sien­tas bien”.

“El fa­mo­so car­pe diem: vi­vir ca­da si­tua­ción en su mo­men­to con ple­na cons­cien­cia sig­ni­fi­ca que dis­fru­ta­rás de un pre­sen­te lleno de sa­tis­fac­ción. ¡Ah!, y no te ol­vi­des de que el mo­men­to de em­pe­zar es siem­pre aho­ra”.

Pro­yec­ta buen ro­llo.

Sé agra­de­ci­da.

Vi­ve el pre­sen­te.

No te com­pa­res con los de­más.

“Cuan­do ha­ces ejer­ci­cio y te mar­cas un ob­je­ti­vo, no te com­pa­res con los de­más, sino con­ti­go mis­ma, sea fí­si­ca, emo­cio­nal o in­te­lec­tual­men­te. Va­lo­ra el pro­gre­so res­pec­to a tu yo an­te­rior: ¡mí­de­te con­ti­go, no con­tra ti!”.

“Crea tus fra­ses co­ti­dia­nas ba­jo ese pris­ma, con una co­mu­ni­ca­ción más aser­ti­va con los de­más. Por ejem­plo, po­de­mos trans­for­mar el ‘no co­mas más’ en el ‘co­me me­jor’”.

Ha­bla en positivo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.