¡NÚ­TRE­TE!

AR - - EN PORMA -

Se­gún la blo­gue­ra, la cla­ve es­tá en sa­ber que hay una di­fe­ren­cia en­tre ali­men­ta­ción (co­ci­nar e in­ge­rir ali­men­tos) y nu­tri­ción, que ha­ce re­fe­ren­cia a lo que ocu­rre den­tro de nues­tro cuer­po, al efec­to que esa co­mi­da va a te­ner en nues­tro or­ga­nis­mo. Sus pau­tas son una vía pa­ra trans­for­mar (en positivo) tu ma­ne­ra de co­mer:

No se tra­ta de lle­var una die­ta, “no sir­ven pa­ra na­da, has­ta te ba­jan la au­to­es­ti­ma”, afir­ma Mi­riam. Men­ta­lí­za­te de que lo im­por­tan­te es me­jo­rar de há­bi­tos a largo pla­zo, pa­ra que se que­den siem­pre con­ti­go.

die­tas.

Preocú­pa­te más por la com­po­si­ción y pro­ce­den­cia de los ali­men­tos.

Sa­ber si lo que co­mes es­tá pro­ce­sa­do o cuán­tos nu­trien­tes con­tie­ne: “Por ejem­plo, sa­ber que los ali­men­tos rojos co­mo el to­ma­te o la fre­sa tie­nen un al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­nas A y C, ade­más de man­ga­ne­so y fi­bra. O que los blan­cos co­mo el ajo y el plá­tano van bien pa­ra la cir­cu­la­ción y el co­les­te­rol”, di­ce.

De­fen­so­ra de los ali­men­tos ‘eco’, al ha­blar de ali­men­ta­ción Mi­riam apues­ta por ser ge­ne­ro­sos: “Al fin y al ca­bo es­ta­mos gas­tan­do, pe­ro en sa­lud”, afir­ma con­ven­ci­da.

“Yo op­té por sen­tir mi cuer­po”, com­par­te Mi­riam. Fí­ja­te en có­mo te en­cuen­tras tras in­ge­rir un ali­men­to y re­pi­te el pro­ce­so has­ta dar con aque­llos que te ha­cen bien. Sí al en­sa­yo acier­to-error.

In­vier­te en sa­lud.

Es­cu­cha a tu cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.