Joy Man­gano

La mi­llo­na­ria rei­na de la te­le­tien­da en la que se ins­pi­ra la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Jen­ni­fer Law­ren­ce.

AR - - SUMARIO - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

La his­to­ria de Joy Man­gano es in­creí­ble. Y lo es como pa­ra que se ha­ga un flme so­bre ella, y aún más. De he­cho, ya se ven­de un li­bro so­bre su vi­da: The Unoff­cial Bio­graphy of Mi­ra­cle Mop In­ven­tor, Joy

Man­gano, de Fer­gus Ma­son (Ed. Book­caps). Su his­to­ria es la de una mu­jer va­lien­te que siem­pre ha creí­do en sus ideas y su ins­tin­to, una em­pre­sa­ria que no aban­do­na la lu­cha por du­ra que sea si cree que la me­ta es realista. Y pa­re­ce ser que no se equi­vo­ca nun­ca. Una ca­rre­ra la su­ya que co­men­zó gra­cias a una fre­go­na, la in­ven­ta­da mu­chos años an­tes, en 1964, por el es­pa­ñol Ma­nuel Ja­lón.

Pri­me­ra lec­ción: no es­pe­rar

Joy era una ni­ña in­te­li­gen­te y con ta­len­to na­ci­da en Nue­va York en 1956 que se di­ver­tía ha­cien­do es­ta­llar las tos­ta­do­ras que ha­bía en ca­sa. Lo ha­cía por­que su des­me­di­do in­te­rés por la elec­tri­ci­dad y la me­cá­ni­ca la lle­va­ban a ex­pe­ri­men­tar, así que sus pa­dres la apo­ya­ban, siem­pre que no hi­cie­ra vo­lar la ca­sa por los ai­res. Y es que su fa­mi­lia pre­mia­ba el es­pí­ri­tu crea­ti­vo, la cu­rio­si­dad y la ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial por en­ci­ma de to­do. De he­cho, su pa­dre te­nía un ne­go­cio de al­qui­ler de au­to­bu­ses es­co­la­res y de tras­la­dos des­de a los ae­ro­puer­tos. Fue en esa em­pre­sa don­de Joy co­men­zó a ver có­mo tra­ba­ja­ban los me­cá­ni­cos pa­ra com­pren­der el fun­cio­na­mien­to de las co­sas y pen­sar de qué ma­ne­ra se po­drían me­jo­rar, la ba­se de su flo­so­fía como em­pre­sa­ria.

Bue­na es­tu­dian­te y atle­ta, Joy apren­dió su pri­me­ra lec­ción em­pre­sa­rial tra­ba­jan­do en un re­fu­gio de ani­ma­les: si tie­nes una idea, no es­pe­res. Por aquel en­ton­ces, la jo­ven veía a mu­chos ani­ma­les que lle­ga­ban he­ri­dos víc­ti­mas de atro­pe­llos noc­tur­nos. En­ton­ces pen­só: “Si a todos les po­ne­mos co­lla­res pa­ra pre­ve­nir­les de las pul­gas y las ga­rra­pa­tas, ¿por qué no ha­cer que esos co­lla­res sean fos­fo­res­cen­tes, pa­ra que los con­duc­to­res pue­dan ver­los de no­che?”. Pe­ro su ju­ven­tud, so­lo te­nía 16 años, y el des­co­no­ci­mien­to so­bre el mundo em­pre­sa­rial le hi­cie­ron guar­dar su idea en un ca­jón. Ya ten­dría tiem­po más ade­lan­te de ha­cer­la reali­dad. No fue así. Me­ses más tar­de Hartz Moun­tain, uno de los ma­yo­res pro­vee­do­res de ac­ce­so­rios pa­ra mas­co­tas de EE.UU. y Reino Uni­do, lan­zó un co­llar si­mi­lar.

Joy se gra­duó con 22 años en Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de Em­pre­sas y de­ci­dió que era ho­ra de for­mar una fa­mi­lia con su no­vio, Tony Mi­ran­ne. Se ca­sa­ron y, cua­tro años más tar­de, tu­vie­ron su pri­me­ra hi­ja, a la que po­co des­pués se uni­rían dos más. Pe­ro aunque eran una fa­mi­lia bien ave­ni­da, no fun­cio­na­ban como ma­tri­mo­nio y se di­vor­cia­ron. Fue así como en 1989 Joy se en­con­tró con un ho­gar y tres hi­jas que sa­car ade­lan­te, por lo que co­gió un tra­ba­jo ex­tra de ca­ma­re­ra los fnes de semana. Como ma­dre sol­te­ra y plu­ri­em­plea­da, a Joy no le que­da­ba mu­cho tiem­po li­bre. Sin em­bar­go, como en el re­fu­gio de ani­ma­les, ver to­das las ta­reas a las que no lle­ga­ba le dio su gran idea.

Un día, mien­tras fre­ga­ba el sue­lo, se dio cuen­ta de que la fre­go­na, aquel in­ven­to es­pa­ñol, es­ta­ba muy bien, por su­pues­to, pe­ro era me­jo­ra­ble. Y aunque otros lo ha­bían in­ten­ta­do, no ha­bía mo­pa a la que Joy no sa­ca­ra una pe­ga. La tra­di­cio­nal te­nía el problema del cu­bo: a la ho­ra de es­cu­rrir la fre­go­na a ve­ces se

cal­cu­la­ba mal y, al ha­cer fuer­za, el cu­bo se vol­ca­ba. Con las mo­pas más mo­der­nas que se es­cu­rrían sin ne­ce­si­dad de cu­bo, la prin­ci­pal tra­ba ve­nía da­da por la po­ca ab­sor­ción de su ti­ra de es­pu­ma.

La fre­go­na mi­la­gro­sa

In­sa­tis­fe­cha con to­das, Joy se dis­pu­so a in­ven­tar su pro­pia fre­go­na. Lo que hi­zo fue com­bi­nar y me­jo­rar los as­pec­tos po­si­ti­vos de to­das las que ya exis­tían en un nue­vo di­se­ño. Na­ció así The Mi­ra­cle Mop, una fre­go­na de ti­ras de al­go­dón su­per­ab­sor­ben­te di­se­ña­da de tal mo­do que se es­cu­rría sin es­fuer­zo ‘re­tor­cién­do­la’ gra­cias a su man­go es­pe­cial. Aho­ra, so­lo ne­ce­si­ta­ba con­tra­tar a un in­ge­nie­ro que le fa­bri­ca­ra un cen­te­nar de pro­to­ti­pos, pa­ra lo que gas­tó todos sus aho­rros y al­go más. A su ca­sa co­men­za­ron a lle­gar ca­jas de car­tón que con­te­nían el pro­duc­to ya em­ba­la­do, con lo que Joy tu­vo que afron­tar el si­guien­te pa­so: ¿de dón­de sa­ca­ría a sus clien­tes? Por­que ella sa­bía que te­nía el me­jor pro­duc­to de esas ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­bía en el mer­ca­do, pe­ro ¿có­mo con­ven­ce­ría a los dis­tri­bui­do­res de que con­fa­ran en ella y no en las gran­des com­pa­ñías que ha­bía tras otras mar­cas?

Su pri­me­ra idea fue ir ella mis­ma a ven­der­las. Su ob­je­ti­vo, los pro­pie­ta­rios de ya­tes que ca­re­cen de fre­go­nas úti­les pa­ra lim­piar las cu­bier­tas de sus bar­cos. Sa­bía que la su­ya te­nía una ven­ta­ja fren­te a las de­más: si al es­cu­rrir­la por la bor­da se caía al agua, fo­ta­ba. No le fue mal, pe­ro es­te era un mer­ca­do pe­que­ño, así que am­plió su es­pec­tro. Co­men­zó a vi­si­tar tien­das de co­ci­na y uten­si­lios de lim­pie­za, les ha­cía la de­mos­tra­ción in si­tu y con­ven­ció a al­gu­nas de que las ven­die­ran. El in­ven­to gus­tó mu­cho y en po­cas se­ma­nas Joy se que­dó sin exis­ten­cias, así que en­car­gó más pro­to­ti­pos, pe­ro ella que­ría lle­gar a mu­cha más gen­te. No le ser­vía ese en­torno cer­cano. Sus ami­gos, preo­cu­pa­dos por las in­ver­sio­nes que ha­cía, le acon­se­ja­ron que desis­tie­ra y bus­ca­ra un tra­ba­jo. Con su pre­pa­ra­ción no se­ría di­fí­cil en­con­trar un buen em­pleo, pe­ro ella no ce­dió. Fue en­ton­ces cuan­do lle­gó a su vi­da la te­le­ven­ta.

El apo­yo de la te­le­tien­da

Los ca­na­les mi­no­ris­tas son aho­ra uno de los pi­la­res de la te­le­vi­sión por ca­ble norteamericana, pe­ro ¿có­mo sur­gie­ron? En 1977, las pe­que­ñas emi­so­ras te­nían muy di­fí­cil man­te­ner­se a fo­te y ne­ce­si­tan in­gre­sos de pu­bli­ci­dad que no lle­ga­ban. Un día, al lo­cu­tor Bob Cir­cos­ta le pro­pu­sie­ron ven­der a tra­vés de las on­das un abre­la­tas. Y lo hi­zo tan bien que el éxi­to fue abru­ma­dor. Aque­lla no­ve­do­sa for­ma de ha­cer pu­bli­ci­dad lla­mó la aten­ción de Lo­well Bud Pax­son, due­ño de la emi­so­ra y em­pre­sa­rio, y de­ci­dió al­qui­lar un ca­nal de te­le­vi­sión por ca­ble que du­ran­te tres ho­ras al día se de­di­ca­ría ex­clu­si­va­men­te a ven­der pro­duc­tos. Na­cía así la te­le­tien­da y el ca­nal HSC (Ho­me Shop­ping Cha­nel), que hoy es una gran com­pa­ñía lla­ma­da Ho­me Shop­ping Net­work con ca­na­les de venta de 24 ho­ras dia­rias. Por su­pues­to, no tar­da­ron en sa­lir com­pe­ti­do­res, como el ca­nal de ven­tas QVC, y Joy en­con­tró en él la sa­li­da que bus­ca­ba a su pro­duc­to. Pa­ra con­ven­cer­les, se ofre­ció ella mis­ma a ven­der­lo y, si no te­nía éxi­to, de­ja­ría de in­sis­tir. Acep­ta­ron y acer­ta­ron de pleno, por­que lo me­jor de Joy no fue su in­ven­to, sino la ener­gía que es­ta mu­jer de­rro­cha­ba y trans­mi­tía. Ella so­la fue ca­paz de ven­der con una de­mos­tra­ción 18.000 fre­go­nas (si quie­res, pue­des ver el anun­cio de 1996,

Mi­ra­cle Mop In­fo­mer­cial, en You­tu­be). Su em­pu­je fue re­vi­ta­li­za­dor pa­ra la QVC, y una dé­ca­da más tar­de el ca­nal in­gre­sa­ba un pro­me­dio de 10 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les por la venta de sus fre­go­nas, que so­lo cos­ta­ban 14,95 dó­la­res. Pe­ro Joy te­nía mu­chas más ideas que ofre­cer al mundo y pa­ra eso ne­ce­si­ta­ba crear su pro­pia em­pre­sa, In­ge­nious De­signs. Su fa­ma des­pe­gó de tal mo­do que en po­co tiem­po la HSC la eli­gió

pa­ra que fue­ra la pri­me­rí­si­ma es­tre­lla de su ca­nal, y Ernst&Young la re­co­no­ció como la em­pre­sa­ria del año de EE.UU. en 1997.

Las sar­te­nes, de ce­rá­mi­ca

Con 300 mi­llo­nes de uni­da­des ven­di­das en su pri­me­ra dé­ca­da, sus per­chas Hug­ga­bles son hoy el pro­duc­to más ven­di­do del ca­nal co­mer­cial de HSC. A ellas hay que su­mar­les las mi­llo­na­rias ven­tas de otros pro­duc­tos de Joy, como los ne­ce­se­res que se des­do­blan Bet­ter

Beauty Ca­se, sus am­bien­ta­do­res Forever Fra­gant, sus al­moha­das Me­mory Cloud Pi­llow, su rein­ven­ta­da fre­go­na Mi­ra­cle Mop o sus apa­ra­tos de va­por de via­je My Little Stea­mer pa­ra plan­char sin plan­cha ni ta­bla. Y es­tos son so­lo al­gu­nos ejem­plos, por­que sus in­ven­tos al­can­zan el cen­te­nar.

Re­que­ri­da por los fa­mo­sos, el chef Todd En­glish ne­ce­si­tó de su ayu­da pa­ra crear sus sar­te­nes idea­les: el co­ci­ne­ro que­ría unas sar­te­nes de ni­vel pro­fe­sio­nal an­ti­ad­he­ren­tes que no lle­va­ran pro­duc­tos quí­mi­cos, y Joy le pro­pu­so que tu­vie­ran una su­perf­cie de ce­rá­mi­ca. Se ven­die­ron 24.000 en me­nos de cua­tro ho­ras. Tam­bién la te­nis­ta Se­re­na Wi­lliams ne­ce­si­tó de su ha­bi­li­dad como ven­de­do­ra pa­ra co­mer­cia­li­zar su lí­nea de mo­da Y la mo­de­lo Iman, ca­sa­da con Da­vid Bo­wie, se alió con Joy pa­ra crear una lí­nea de bol­sos y de equi­pa­jes pe­que­ños y prác­ti­cos con bue­nas lí­neas, ca­li­dad y ase­qui­bles, Iman Glo­bal Chic, de venta ex­clu­si­va en HSN.

En 2009, Joy abrió su pro­pio res­tau­ran­te, Por­to Vi­vo, en Hun­ting­ton (Nue­va York), jun­to con el res­tau­ra­dor sui­zo Phi­lipp Sei­pelt. Pa­ra ho­me­na­jear su as­cen­den­cia ita­lia­na, la carta evo­ca esa gas­tro­no­mía dan­do a los pla­tos un to­que mo­derno y, de­ta­llis­ta como es, Joy pu­so to­do su em­pe­ño en que to­do fue­ra per­fec­to: at­mós­fe­ra, co­mi­da, mú­si­ca de fon­do, per­so­nal... Hoy Por­to Vi­vo es uno de los lu­ga­res más ele­gan­tes pa­ra co­mer y cuen­ta con las me­jo­res crí­ti­cas de los prin­ci­pa­les gas­tró­no­mos. Con to­do, po­dría pa­re­cer que Joy ape­nas tie­ne tiem­po pa­ra sus se­res que­ri­dos, pe­ro no es así, so­bre to­do por­que su em­pre­sa es en par­te fa­mi­liar: su ex­ma­ri­do, Tony, es el vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de cuen­tas y su hi­ja ma­yor, Ch­ris­tie, es la vi­ce­pre­si­den­ta de desa­rro­llo de pro­duc­tos de mar­ca y már­ke­ting es­tra­té­gi­co: “Todos jun­tos he­mos ex­pe­ri­men­ta­do la emo­ción de crear una em­pre­sa de la na­da”, con­fe­sa la en­tu­sias­ta em­pre­sa­ria que sa­be lo que es lu­char por lo que uno quie­re.

Sta­te­ment Co­llec­tion. Es pro­pie­ta­ria de uno de los res­tau­ran­tes más lu­jo­sos de Nue­va York, Por­to Vi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.