Mó­ni­ca Naranjo

En­tre­vis­ta­mos a la can­tan­te con mo­ti­vo de su úl­ti­mo ál­bum, Lub­na.

AR - - SUMARIO -

Son mu­chos los que han que­ri­do ver en Frank Bas­com­be el al­ter ego de Ri­chard Ford. Su em­ble­má­ti­co per­so­na­je, que aho­ra re­gre­sa en su nue­va no­ve­la, Fran­ca­men­te Frank, es como él: hi­jo úni­co, ado­les­cen­te huér­fano de pa­dre y na­ci­do en Mi­si­si­pi. Tam­bién tra­ba­jó como pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo, pe­ro “yo no ten­go dos ex­mu­je­res, ni hi­jos ni soy agen­te in­mo­bi­lia­rio”, se ha de­fen­di­do Ford, a quien no le gus­tan las his­to­rias au­to­bio­gráf­cas: “Las bue­nas no­ve­las no lo son, por­que es­ta­rían li­mi­ta­das por lo que tú eres”.

Eso sí, como Frank, Ford pa­re­ce uno de esos gran­des per­so­na­jes na­rra­ti­vos. Fue un ado­les­cen­te que se pe­lea­ba, ro­ba­ba co­ches y ha­cía ca­rre­ras, y un mal es­tu­dian­te de­bi­do a su dis­le­xia. De he­cho, él mis­mo ha ex­pli­ca­do que ape­nas ha­bía leí­do na­da has­ta los 18 años y re­co­no­ce ser un lec­tor y un es­cri­tor len­to, aunque eso es al­go que le ayu­da a la ho­ra de es­cri­bir: “Me ha­ce ser más cui­da­do­so”.

El des­tino

Tras pro­bar di­ver­sos tra­ba­jos de­ci­dió es­tu­diar De­re­cho. En­ton­ces, se­gún ha con­ta­do en va­rias oca­sio­nes, in­ter­vino la suer­te: le ro­ba­ron todos sus li­bros de De­re­cho del co­che unos días an­tes de los exá­me­nes y, aunque aque­llo le de­jó hun­di­do, pen­só si no se­ría el des­tino quien le brin­da­ba una nue­va opor­tu­ni­dad. Fue en ese mo­men­to cuan­do de­ci­dió ca­sar­se con su amor, Kris­ti­na, e intentar ser es­cri­tor. Des­de en­ton­ces, se ha con­ver­ti­do en un “realista ex­haus­ti­vo” y un “acu­mu­la­dor de de­ta­lles”, como le def­ne el es­cri­tor Jo­sé Ma­ría Guel­ben­zu. De es­te mo­do, el mundo que co­no­ce­mos y la so­cie­dad ame­ri­ca­na, aunque por con­ta­gio es tam­bién y en par­te la nues­tra, se ha­ce pre­sen­te en su obra, en la que des­ta­can las no­ve­las Ca­na­dá, In­cen­dios –su fa­vo­ri­ta– y su tri­lo­gía pro­ta­go­ni­za­da por Frank Bas­com­be: El pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo, El Día de la In­de­pen­den­cia, pre­mia­da con el Pu­lit­zer, y Ac­ción de gra­cias. Una tri­lo­gía a la que aho­ra hay que aña­dir Fran­ca­men­te, Frank.

En es­ta úl­ti­ma, Ford uti­li­za de nue­vo a Bas­com­be pa­ra que sea él quien di­ga to­do lo que los de­más so­lo nos atre­ve­mos a ca­llar, pa­ra ha­blar so­bre el nue­vo mi­le­nio y la so­cie­dad que estamos cons­tru­yen­do, pa­ra se­ña­lar la pér­di­da de la fe, el en­ve­je­ci­mien­to, el ra­cis­mo y el des­plo­me del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Y to­do, a tra­vés de esa len­gua iró­ni­ca y sa­bia que sa­be bien có­mo sa­cu­dir­nos de en­ci­ma esa me­lan­co­lía que nos es­tan­ca. Por al­go, como se­ña­la el no­ve­lis­ta Ray­mond Car­ver, “Ford es el me­jor es­cri­tor en ac­ti­vo de EE.UU.”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.