Ade­le

Lo que no sa­bías de una de las me­jo­res can­tan­tes de la his­to­ria.

AR - - SUMARIO - Tex­to: A. SANTOS

He­llo

Año 2009, po­cos días des­pués de ga­nar sus dos pri­me­ros Grammy como me­jor can­tan­te re­ve­la­ción y me­jor in­tér­pre­te fe­me­ni­na, Ade­le, a pun­to de cum­plir los 21 años, sor­pren­dió a to­do el mundo cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar en la tien­da de dis­cos lon­di­nen­se Rough Tra­de eti­que­tan­do y ven­dien­do CD. Su ob­je­ti­vo era co­no­cer de pri­me­ra mano a los ta­len­tos emer­gen­tes y los en­tre­si­jos de la in­dus­tria dis­co­gráf­ca, un sec­tor del mundo de la mú­si­ca en el que la can­tan­te no des­car­ta­ba tra­ba­jar si las co­sas no sa­lían como es­pe­ra­ba.

Seis años más tar­de, Ade­le cuen­ta ya con diez pre­mios Grammy –y los que es­tán por ve­nir...– y pa­re­ce que no le va a ha­cer fal­ta po­ner en mar­cha ese plan B, por­que lo su­yo es pul­ve­ri­zar ré­cords. A sus 27 años, pue­de pre­su­mir de ha­ber ga­na­do todos los pre­mios ima­gi­na­bles –en­tre ellos, un Glo­bo de Oro y un Os­car por el te­ma Sky­fall, com­pues­to pa­ra la vigesimotercera pe­lí­cu­la de la sa­ga 007–, ha ven­di­do más co­pias que na­die de sus dis­cos 21 y 25 –es­te úl­ti­mo sa­lió al mer­ca­do a fna­les del pa­sa­do año–, ha ocu­pa­do el nú­me­ro uno en las lis­tas de éxi­tos de to­do el mundo y el quin­to pues­to en el ran­king de las cien mu­je­res más gran­des de la mú­si­ca que ela­bo­ra la ca­de­na de te­le­vi­sión norteamericana VH1. Ade­más, el prín­ci­pe Car­los la con­de­co­ró re­cien­te­men­te con la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, y la re­vis­ta Ti­me la in­clu­yó en su úl­ti­ma lis­ta de mu­je­res más in­fu­yen­tes del pla­ne­ta. Y como co­lo­fón, su te­ma He­llo es om­ni­pre­sen­te en la red, y no hay semana en la que no apa­rez­ca una nue­va

ver­sión. Y como no po­día ser de otro mo­do, se le atri­bu­ye una for­tu­na a la al­tu­ra de su ta­len­to, 68 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro ella re­cu­rre a su co­no­ci­do sen­ti­do del hu­mor pa­ra evi­tar ha­blar de di­ne­ro: “Yo em­pe­cé ha­cien­do la com­pra en Wai­tro­se”, di­ce en alu­sión a un su­per­mer­ca­do in­glés no es­pe­cial­men­te gla­mu­ro­so.

To­do por su ma­dre

Ade­le te­nía to­das las pa­pe­le­tas pa­ra ser la tí­pi­ca wor­king class girl que aca­ba re­nun­cian­do a sus sue­ños pa­ra po­der ga­nar­se la vi­da. Hi­ja úni­ca de una ma­dre sol­te­ra –que la tu­vo con 18 años– y de un fon­ta­ne­ro ga­lés –que “de­sa­pa­re­ció de la fo­to” cuan­do ella te­nía tres–, Ade­le na­ció y se crió en Tot­ten­ham y Brix­ton, dos barrios lon­di­nen­ses con los ín­di­ces de des­em­pleo y cri­mi­na­li­dad más al­tos del país. Tras un bre­ve pa­so por Brigh­ton, don­de su ma­dre en­con­tró tra­ba­jo en una fá­bri­ca de mue­bles y en un cen­tro pa­ra ma­yo­res, se ins­ta­la­ron def­ni­ti­va­men­te jun­to a su pa­dras­tro en West Nor­wood, un su­bur­bio del sur de Lon­dres don­de des­cu­brió el rhythm & blues gra­cias a sus nue­vos ami­gos.

A su ma­dre, Penny, la ado­ra: “Se que­dó em­ba­ra­za­da de mí cuan­do es­ta­ba tra­tan­do de en­trar en la uni­ver­si­dad, pe­ro eli­gió te­ner­me. Ella no me lo ha re­cor­da­do ja­más, pe­ro yo tra­to de no ol­vi­dar­lo”, re­co­no­ce. So­bre su pro­ge­ni­tor, Mark Evans, que aho­ra vi­ve en Car­diff, sus sen­ti­mien­tos son opues­tos. Ape­nas ha man­te­ni­do con­tac­to con él a lo lar­go de su vi­da, pe­ro el pa­sa­do mar­zo la pro­ba­bi­li­dad de re­to­mar­lo sal­tó por los ai­res cuan­do él ven­dió su his­to­ria al sen­sa­cio­na­lis­ta The Sun: “Nun­ca vol­ve­rá a sa­ber de mí. Apa­re­ce des­pués de diez años sin dar se­ña­les, se de­ja so­bor­nar por la pren­sa y suel­ta que tal vez sea él el ori­gen de mis pro­ble­mas con los hom­bres. ¡Me hier­ve la san­gre! Y en­ci­ma se atreve a de­cir que me quie­re mu­cho. ¿De ver­dad? ¿Y por qué me lo di­ces a tra­vés de un pe­rió­di­co? Si al­gu­na vez me lo en­cuen­tro le es­cu­pi­ré en la ca­ra”, afrma con la mis­ma fra­se que uti­li­za pa­ra re­fe­rir­se a sus ex­no­vios.

Y lle­gó la ‘era Ade­le’

Sen­tía pa­sión por la mú­si­ca des­de pe­que­ña. A los cin­co años ya so­lía acu­dir al co­le­gio con un par­che en el ojo que ador­na­ba con len­te­jue­las pa­ra emu­lar a su ído­lo, la can­tan­te de soul bri­tá­ni­ca Ga­brie­lle, que siem­pre lle­va uno. Pe­ro fue a los 15, edad a la que in­gre­só en la Es­cue­la de Ar­tes Es­cé­ni­cas de Croy­don –don­de tam­bién es­tu­dió su ad­mi­ra­da Amy Wi­nehou­se–, cuan­do des­cu­brió a las gran­des: Ella Fitz­ge­rald, Et­ta Ja­mes o Ro­ber­ta Flack. Tam­bién re­co­no­ce la in­fuen­cia de can­tan­tes como La­na del Rey, Ali­cia Keys y, so­bre to­do, Be­yon­cé: “Es gua­pa, ado­ra­ble y ta­len­to­sa. Yo soy muy pe­re­zo­sa y ella con­si­gue que quie­ra ha­cer gran­des co­sas en la vi­da”, ad­mi­te.

Como tra­ba­jo de su es­cue­la, Ade­le gra­bó unas de­mos que un com­pa­ñe­ro subió a MyS­pa­ce sin su per­mi­so y que tiem­po des­pués se­rían des­cu­bier­tas por un se­llo dis­co­gráf­co con el que frmó su pri­mer con­tra­to. Ahí em­pe­zó la ‘era Ade­le’, una vo­rá­gi­ne im­pa­ra­ble que des­co­lo­ca­ría a cual­quie­ra, pe­ro no a ella: “Cuan­do en­tro en una ha­bi­ta­ción lle­na de gen­te que no co­noz­co, to­do el mundo de­ja de ha­blar. Lo en­tien­do, yo he

Mi ma­dre se que­dó em­ba­ra­za­da cuan­do tra­ta­ba de en­trar en la uni­ver­si­dad. Ella no me lo ha re­cor­da­do ja­más, pe­ro yo tra­to de no ol­vi­dar­lo”

he­cho lo mis­mo en el pa­sa­do. Pe­ro si sa­lu­do a al­guien y le pre­gun­to a qué se de­di­ca lo más pro­ba­ble es que me di­ga: ‘Oh, na­da in­tere­san­te com­pa­ra­do con lo que tú ha­ces’, pe­ro no es ver­dad. Esa es la vi­da real y yo quie­ro per­te­ne­cer a ella aho­ra y en el fu­tu­ro”.

De he­cho, co­no­ció a su pu­bli­cis­ta y par­te de sus mú­si­cos sien­do una ado­les­cen­te y con­ti­núa con­fan­do en ellos. Y su plan fa­vo­ri­to pa­ra una no­che de sá­ba­do es tum­bar­se en el sofá y ver ci­ne, una de sus pa­sio­nes: “Ado­ro a Scor­se­se, Pa­cino, DiCa­prio y Alec Bald­win, ¡es su­per­sexy!”, con­fe­sa. Y que na­die se en­ga­ñe, por­que Ade­le no es tan af­cio­na­da a las re­des so­cia­les como otras com­pa­ñe­ras de pro­fe­sión ti­po Tay­lor Swift, ni a las al­fom­bras ro­jas: “Las odio, y no es por­que me sien­ta in­se­gu­ra; sim­ple­men­te pre­fe­ri­ría es­tar con mis ami­gos que ro­dea­da de estrellas”, re­co­no­ce. La can­tan­te tam­po­co es­tá in­tere­sa­da en ser la ima­gen de un per­fu­me o un co­che, pe­ro sí se sien­te có­mo­da con la fa­ma que la vi­da le ha de­pa­ra­do: “La gen­te cree que no me gus­ta lo que he con­se­gui­do, ni don­de es­toy ni en lo que me he con­ver­ti­do, pe­ro se equi­vo­ca. Como to­da ar­tis­ta ten­go mi ego y quie­ro que me lo ali­men­ten”, re­fe­xio­na.

Con las ideas cla­ras

Ni si­quie­ra su exceso de pe­so en el pa­sa­do –ha con­se­gui­do per­der 30 ki­los a pe­sar de de­jar de fu­mar por pro­ble­mas en las cuer­das vo­ca­les que la obli­ga­ron a re­ti­rar­se du­ran­te una lar­ga tem­po­ra­da– pa­re­cía afec­tar­la: “Des­de que era muy jo­ven he te­ni­do so­bre­pe­so, pe­ro eso no me ha su­pues­to nin­gún problema –con­fe­sa­ba–. Ni mis pa­re­jas ni mis ami­gos es­tán ob­se­sio­na­dos con ese te­ma. Soy una can­tan­te y no pre­ten­do ser una mo­de­lo”. Pe­ro si ha ha­bi­do un pun­to dé­bil en la vi­da de Ade­le son sus re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les. Aho­ra es fe­liz jun­to a Si­mon Ko­nec­ki, em­pre­sa­rio de 37 años y pa­dre de su hi­jo Angelo, de tres. De él ha di­cho: “Es un hom­bre ma­ra­vi­llo­so, es­tá or­gu­llo­so de mí y me cui­da mu­cho”. Sin em­bar­go, su vi­da sen­ti­men­tal no fue siem­pre de co­lor de rosa. De he­cho, las can­cio­nes que com­pu­so pa­ra su ál­bum 21, gra­ba­do cuan­do te­nía esa edad, son el re­sul­ta­do de un pro­fun­do de­sen­ga­ño amo­ro­so con el fo­tó­gra­fo Alex Stu­rrock que, cuen­tan, la lle­vó a be­ber en exceso: “En per­so­na, nun­ca en­cuen­tro las pa­la­bras ade­cua­das pa­ra ha­blar de mis sen­ti­mien­tos, pe­ro cuan­do es­cri­bo la le­tra de una can­ción las emo­cio­nes se dis­pa­ran”, afrma.

Ha­ce dos me­ses pre­sen­tó su nue­vo dis­co, 25 –sus ál­bu­mes siem­pre tie­nen el tí­tu­lo de la edad con la que com­pu­so la ma­yo­ría de las can­cio­nes–, que ya ha su­pe­ra­do las pre­vi­sio­nes más op­ti­mis­tas: so­lo los pri­me­ros tres días ya ven­dió más de 2,4 mi­llo­nes de co­pias en EE.UU. En es­ta nue­va en­tre­ga, la ener­gía que des­pren­de Ade­le es mu­cho más po­si­ti­va: “Si 21 fue un ál­bum de rup­tu­ra, es­te es de re­con­ci­lia­ción”, re­co­no­ce. Los afor­tu­na­dos que ha­yan con­se­gui­do una en­tra­da pa­ra uno de los dos con­cier­tos que da­rá el pró­xi­mo mes de ma­yo en Bar­ce­lo­na –se ago­ta­ron en me­nos de cin­co ho­ras– ten­drán la suer­te com­pro­bar­lo en vi­vo y en di­rec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.