Da­vid La­ger­crantz

Ha­bla­mos con el con­ti­nua­dor de la sa­ga Mi­llen­nium.

AR - - SUMARIO - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

Diez años han pa­sa­do des­de que en Sue­cia se pu­bli­ca­ra Los hom­bres que no ama­ban a las mu­je­res, la pri­me­ra no­ve­la de una se­rie,

Mi­llen­nium, que hoy ha su­pe­ra­do los 80 mi­llo­nes de ejem­pla­res ven­di­dos en to­do el mundo. A es­ta la se­gui­rían dos más: La chi­ca que so­ña­ba con una ce­ri­lla y un bi­dón

de ga­so­li­na y La rei­na en el pa­la­cio de las co­rrien­tes de ai­re. A la muer­te de su au­tor, Stieg Lars­son, en 2004, la sa­ga que­dó huér­fa­na, has­ta aho­ra. Da­vid La­ger­crantz es hoy el or­gu­llo­so he­re­de­ro y el au­tor de Lo que no te ma­ta te ha­ce más

fuer­te, una cuarta en­tre­ga a la que se su­ma­rán otros dos tí­tu­los.

Cuan­do la editorial te pro­pu­so pro­se­guir la sa­ga, ¿qué pen­sas­te? No pa­re­ce una de­ci­sión fá­cil.

Pues sen­tí una gran pa­sión y unas in­men­sas ga­nas de me­ter­me en es­te pro­yec­to, por su­pues­to, pe­ro to­do iba acom­pa­ña­do de un sen­ti­mien­to de te­rror. ¡Tu­ve mu­cho mie­do y mu­chas pe­sa­di­llas! Ima­gi­na­ba a los fans de Stieg per­si­guién­do­me, a los crí­ti­cos li­te­ra­rios... In­clu­so veía a Lis­beth acu­sán­do­me por no ha­ber­le he­cho jus­ti­cia. Pe­ro creo que ese te­rror, ese pá­ni­co, me ha mo­ti­va­do más. Al fnal pien­so que ha si­do un in­cen­ti­vo a la ho­ra de tra­ba­jar. Aho­ra, es­ta­ba real­men­te muer­to de mie­do, por­que te­nía to­das las de per­der y sé que ha­bía mu­cha gen­te con ga­nas de des­tro­zar lo que hi­cie­ra con Mi­llen­nium.

Pa­re­ce que has acer­ta­do por­que no ha lle­ga­do la san­gre al río y ya has su­pe­ra­do los tres mi­llo­nes de ejem­pla­res ven­di­dos. ¿Con­ten­to?

El le­ma de un es­cri­tor es “nun­ca es­tar con­ten­to”, pe­ro no pue­do evi­tar­lo, lo es­toy tre­men­da­men­te. Eso sí, hay que te­ner cui­da­do: no pue­de uno aco­mo­dar­se.

Des­de lue­go, has he­cho tu­yo el uni­ver­so de Mi­llen­nium.

Que­ría res­pe­tar ese uni­ver­so, pe­ro era mi li­bro. He he­re­da­do unos per­so­na­jes fa­bu­lo­sos y una mi­to­lo­gía en torno a ellos que me ser­vía pa­ra avan­zar. Em­pe­cé a ha­cer pre­gun­tas como: ¿por qué Lis­beth se con­vir­tió en una bue­na

hac­ker? O ¿có­mo fue su in­fan­cia? De ese mo­do, po­día ir in­da­gan­do

en su pa­sa­do, ti­ran­do de los fe­cos. Cuan­do uno he­re­da al­go así de­be ser fel, pe­ro a la vez de­be abrir una es­pe­cie de grie­ta en los per­so­na­jes y en ella ir in­tro­du­cien­do al­go nue­vo.

¿Qué mo­ti­vos crees que lle­va­ron a la editorial a ele­gir­te como he­re­de­ro de Lars­son?

Creo que en par­te fue por­que a mí siem­pre me ha interesado es­cri­bir so­bre per­so­na­jes ori­gi­na­les, sin­gu­la­res, úni­cos, que lu­chan con­tra un mundo que no les com­pren­de... Como Lis­beth Sa­lan­der. Tam­bién creo que ha in­fui­do mi ca­pa­ci­dad pa­ra es­cri­bir con di­fe­ren­tes es­ti­los: con el ar­got del gue­to pa­ra la bio­gra­fía del fut­bo­lis­ta Ibrahi­mo­vic, de for­ma muy li­te­ra­ria pa­ra la no­ve­la so­bre Alan Tu­ring,

(que se­rá pu­bli­ca­da es­te año por Des­tino en Es­pa­ña)... Ade­más, como Lars­son, soy pe­rio­dis­ta y de la mis­ma edad. Es­toy con­ven­ci­do de que bus­ca­ban per­fles pa­re­ci­dos. Por su­pues­to, ser pe­rio­dis­ta y co­no­cer bien el mundo de las re­dac­cio­nes ha si­do una gran ven­ta­ja. Y cu­rio­sa­men­te tam­bién vi­vo en el mis­mo ba­rrio en que lo ha­cía Stieg, Sö­der­malm, en Es­to­col­mo, co­no­ci­do por los lectores de la sa­ga.

¿Has te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­blar so­bre es­ta he­ren­cia y so­bre el le­ga­do con el pa­dre y el her­mano de Lars­son, que son quie­nes tie­nen los de­re­chos so­bre la obra? He ha­bla­do mu­cho con ellos por­que te­nía la am­bi­ción de co­no­cer de ver­dad a Stieg, sa­ber có­mo era real­men­te y leer to­do lo que hu­bie­ra es­cri­to. Fue muy ge­ne­ro­so por par­te de ellos, ade­más de la ayu­da pres­ta­da, no im­po­ner­me nin­gún ti­po de res­tric­ción a la ho­ra de es­cri­bir la nue­va en­tre­ga.

Ima­gino que con Eva, la viu­da, no ha­brás po­di­do ha­blar, ya que no es­tá de acuer­do con que otra per­so­na con­ti­núe la sa­ga.

Así es. Ella es­tá en­fa­da­da con es­te te­ma y no quie­re lle­gar a nin­gún ti­po de acuer­do. Y la ver­dad es que den­tro de to­do es­te fan­tás­ti­co pro­yec­to es lo úni­co que me pro­du­ce pe­na.

Te me­tis­te en cier­to mo­do en la piel del fut­bo­lis­ta sue­co Zla­tan Ibrahi­mo­vic pa­ra es­cri­bir su bio­gra­fía. Aho­ra te has me­ti­do en la de Stieg Lars­son pa­ra con­ti­nuar su se­rie Mi­llen­nium... ¿Qué tal lle­vas es­tas do­bles vi­das? La ver­dad es que me sien­to como un es­cri­tor-ac­tor. A ve­ces pien­so que soy como uno de esos ac­to­res se­rios que fue­ra del es­ce­na­rio son bas­tan­te abu­rri­dos como per­so­nas, pe­ro que cuan­do se me­ten en un pa­pel pue­den cam­biar com­ple­ta­men­te. Pe­ro tam­bién ten­go la sen­sa­ción de ir re­cu­pe­ran­do mi pro­pia per­so­na­li­dad cuan­do la pro­yec­to en otro. Siem­pre he creí­do que la me­jor ma­ne­ra de com­pren­der nues­tro pro­pio mundo es me­ter­se en la piel de otro.

Res­pec­to al pro­ce­so de crea­ción

de Lo que no te ma­ta te ha­ce más

fuer­te, creo que ha si­do to­da una aven­tu­ra al es­ti­lo de las pe­lí­cu­las de es­pio­na­je...

Efec­ti­va­men­te. Re­ci­bí ór­de­nes muy es­tric­tas des­de el prin­ci­pio: no es­cri­bi­ría ni una pa­la­bra en un or­de­na­dor co­nec­ta­do a In­ter­net, por si al­gu­na Lis­beth real pu­die­ra

hac­kear mi or­de­na­dor; no ha­bla­ría de la no­ve­la y tam­po­co la men­cio­na­ría en co­rreos elec­tró­ni­cos y, en el ca­so de te­ner que ha­cer­lo, uti­li­za­ría­mos có­di­gos pa­ra re­fe­rir­nos a ella... Lo cier­to es que to­da esa in­tri­ga me ayu­dó al es­cri­bir, pues

Fall of

Man in Wilms­low

vi­vía como en el mundo en que es­tá am­bien­ta­da la no­ve­la: es­tá­ba­mos todos pa­ra­noi­cos, tan­to den­tro como fue­ra de la fc­ción.

¿Eras fan an­tes de Mi­llen­nium?

He de re­co­no­cer que soy un po­co un es­nob li­te­ra­rio, por­que ven­go de una fa­mi­lia muy eli­tis­ta con un pa­dre que era un pres­ti­gio­so crí­ti­co, así que en ca­sa no se leía no­ve­la ne­gra. Por eso tar­dé en leer la sa­ga de Stieg Lars­son, pe­ro cuan­do lo hice me con­ver­tí en un fan de in­me­dia­to, y so­bre to­do me hice fan de Lis­beth Sa­lan­der.

Ha­blas de tu fa­mi­lia, que per­te­ne­ce a la aris­to­cra­cia, de tu pa­dre... ¿El ape­lli­do La­ger­crantz te ha pe­sa­do al­gu­na vez?

¡To­da mi vi­da! Mi fa­mi­lia es bas­tan­te fa­mo­sa en Sue­cia y siem­pre me ha pe­sa­do esa ne­ce­si­dad de ser un digno su­ce­sor y no de­cep­cio­nar a mi pa­dre. Mi her­ma­na, que es muy in­te­li­gen­te, sue­le de­cir que en nues­tra fa­mi­lia ha ha­bi­do un men­sa­je que se ha trans­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, de un mo­do in­di­rec­to: te­ner éxi­to o mo­rir. En nues­tra fa­mi­lia hay de to­do: hay éxi­to, hay fa­ma, pe­ro tam­bién hay mu­cha os­cu­ri­dad, mu­cha de­pre­sión, sui­ci­dios... Y to­do eso es­tá ‘per­mi­ti­do’, es­tá bien vis­to, no pa­sa na­da si aca­bas en un ma­ni­co­mio, como mi abue­la, que fue lo­bo­to­mi­za­da. De he­cho, hay una es­pe­cie de ado­ra­ción ca­si re­li­gio­sa por los que su­fren, como si fue­ra un don, una es­pe­cie de mis­ti­cis­mo. Cree­mos que son per­so­nas con una al­ta sen­si­bi­li­dad. Eso sí, lí­bra­te de co­me­ter el peor pe­ca­do po­si­ble, el de ser me­dio­cre.

Pues aho­ra tu ape­lli­do es co­no­ci­do mun­dial­men­te por ti.

[Ri­sas] No sé si soy tan co­no­ci­do, pe­ro es­pe­ro que mi fa­ma trans­mi­ta unos va­lo­res muy di­fe­ren­tes y es­pe­ro in­cul­car­les a mis hi­jos otros di­fe­ren­tes de los que me en­se­ñó mi pa­dre. No quie­ro que sean tan eli­tis­tas, ni tan exi­gen­tes, quie­ro que se­pan que pue­den ser como pre­fe­ran. Aunque pa­ra ser jus­to ten­go que de­cir que tam­bién he apren­di­do co­sas bue­nas de esa edu­ca­ción pa­ter­na.

¿Como la im­por­tan­cia del co­no­ci­mien­to y de for­mar­se bien?

Eso era un asun­to cen­tral y fun­da­men­tal en mi fa­mi­lia. Tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad: ha­bía que tra­ba­jar pa­ra ga­nar­se la vi­da. Es cier­to que éra­mos una fa­mi­lia aris­to­crá­ti­ca y pri­vi­le­gia­da, pe­ro no ha­bía na­da que mi pa­dre des­pre­cia­ra más que lo que lla­ma­ba “las bo­te­llas va­cías”, sin con­te­ni­do y con so­la­men­te una eti­que­ta bo­ni­ta. Se en­fren­ta­ba ca­da día a esa vie­ja tra­di­ción por la que sim­ple­men­te por el he­cho de te­ner un ape­lli­do de­ter­mi­na­do no te­nías que ha­cer na­da ni apor­tar na­da a la hu­ma­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.