Las pio­ne­ras del ero­tis­mo

Des­cu­bre a las pre­cur­so­ras de la li­te­ra­tu­ra eró­ti­ca.

AR - - SUMARIO - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

El des­cu­bri­mien­to de una car­te­ra de cue­ro con ini­cia­les gra­ba­das en pla­ta pu­so en ja­que a Jean-Yves Bert­hault, an­ti­guo em­ba­ja­dor de Fran­cia en Bru­nei. ¿Qué con­ten­dría? ¿Se­ría el ma­pa de un te­so­ro? ¿Al­go me­jor? Al abrir­la, apa­re­cie­ron an­te él una se­rie de car­tas fe­cha­das en los años vein­te, frma­das por una tal Si­mo­ne, que aho­ra han si­do re­co­pi­la­das por la editorial Seix Barral en La pa­sión

de Ma­de­moi­se­lle S. Al leer aque­lla co­rres­pon­den­cia, el di­plo­má­ti­co se dio cuen­ta de que se ha­lla­ba an­te el ex­cep­cio­nal tes­ti­mo­nio eró­ti­co de la las­ci­va re­la­ción en­tre la da­ma y un hom­bre casado. Pe­ro ¿de ver­dad ha­bía mu­je­res ha­ce un si­glo que ha­bla­ran como ella, que usa­ran un lenguaje en oca­sio­nes obs­ceno y fue­sen tan au­da­ces en sus prác­ti­cas se­xua­les? Así es.

Al­gu­nas de las in­te­lec­tua­les más re­co­no­ci­das del si­glo pa­sa­do fue­ron au­to­ras de obras tan atre­vi­das y ex­ci­tan­tes que aun hoy ha­rían en­ro­je­cer a al­gu­nos au­to­res ac­tua­les del gé­ne­ro. Las pio­ne­ras fue­ron Anaïs Nin y una es­cri­to­ra bas­tan­te me­nos co­no­ci­da pe­ro igual­men­te in­tere­san­te, Si­do­nieGa­brie­lle Co­let­te. En am­bos ca­sos fue­ron las an­sias de li­ber­tad las que las lle­va­ron a es­cri­bir como lo hi­cie­ron, sin in­hi­bi­cio­nes.

Sin pre­jui­cios

Na­ci­da en Fran­cia en 1903, Anaïs Nin es au­to­ra de re­la­tos tan re­co­no­ci­dos como los de Del­ta de Ve­nus. Es­tos fue­ron es­cri­tos a prin­ci­pios de los años cua­ren­ta por en­car­go de un ex­cén­tri­co mi­llo­na­rio que in­sis­tía en pe­dir des­crip­cio­nes más ex­plí­ci­tas en las es­ce­nas se­xua­les. Pe­ro son sus sin­gu­la­res dia­rios amo­ro­sos, edi­ta­dos por Si­rue­la, la obra más pre­cia­da de Anaïs. Más de trein­ta y cin­co mil pá­gi­nas es­cri­tas en­tre 1914 y 1977 nos des­cu­bren a esa mo­der­na y apa­sio­na­da mu­jer que no du­dó en des­nu­dar su in­ti­mi­dad sin com­ple­jos, que nos hi­zo cóm­pli­ces de sus du­das y sus re­fe­xio­nes y que nos pin­tó los te­lo­nes de fon­do del mo­men­to en que es­cri­bía, ya fue­ra el pai­sa­je del fo­re­cien­te Pa­rís de los ar­tis­tas o el em­pa­ña­do y gris mundo de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Gran par­te de su obra, como su pri­me­ra no­ve­la, La ca­sa del in­ces­to, es­tá mar­ca­da por el aban­dono de su pa­dre, el com­po­si­tor de as­cen­den­cia es­pa­ño­la Joa­quín Nin. De he­cho, Anaïs em­pe­zó a es­cri­bir sus dia­rios en for­ma de car­tas di­ri­gi­das a él, su­pli­cán­do­le que vol­vie­ra a la fa­mi­lia. Con él se re­en­con­tra­rá vein­te años más tar­de y, como es­cri­be el al­ba­cea de su le­ga­do, Ru­pert Po­le, “el pa­dre cree que cul­mi­na su ca­rre­ra de don­juán in­ten­tan­do seducir a su hi­ja, pe­ro Anaïs sa­be que ella ac­túa por con­se­jo de su psi­quia­tra (y aman­te), el doc­tor Ot­to Rank, pa­ra seducir a su pa­dre y lue­go re­cha­zar­lo como cas­ti­go por ha­ber­la aban­do­na­do sien­do ni­ña”.

Sin em­bar­go, no se­rá en es­ta re­la­ción in­ces­tuo­sa en la que nos

LAS CAR­TAS FIR­MA­DAS POR UNA TAL SI­MO­NE EN LOS AÑOS VEIN­TE SON UN IN­SÓ­LI­TO DO­CU­MEN­TO

ERÓ­TI­CO

cen­tra­re­mos, sino en el trío amo­ro­so que for­ma­ron ella, el no­ve­lis­ta Henry Mi­ller y su esposa Ju­ne Mans­feld.

Trián­gu­lo amo­ro­so

“Ju­ne es mi aven­tu­ra y mi pa­sión, pe­ro Henry es mi amor”, de­cía Anaïs del ro­man­ce que fue lle­va­do al ci­ne en 1990 por Phi­lip Kauf­man en el flme Henry y Ju­ne.

Anaïs co­no­ció a Mi­ller en 1931 y que­da­ron fas­ci­na­dos el uno por el otro. Tan­to que, aunque de­ja­ron de ser aman­tes, man­tu­vie­ron una co­rres­pon­den­cia de por vi­da. Pe­ro la jo­ven tam­bién que­dó em­be­le­sa­da por la enig­má­ti­ca Ju­ne: “Su be­lle­za me inun­dó. Cuan­do es­ta­ba sen­ta­da an­te ella pen­sé que ha­ría to­do lo que me pi­die­ra”. Fue así como co­men­zó una re­la­ción vam­pí­ri­ca que aca­ba­ría por ago­tar­la: “En­con­tra­ron en mí la ima­gen in­tac­ta de ellos mis­mos, su res­pec­ti­va iden­ti­dad po­ten­cial: Henry vio al gran hom­bre que pue­de ser; Ju­ne, su so­ber­bia per­so­na­li­dad. Ca­da uno se afe­rra a su ima­gen bus­can­do en mí la vi­da y la fuer­za”. Son esas ofren­das que Anaïs ha­cía a sus aman­tes, en las que se en­tre­ga­ba por com­ple­to, las que po­de­mos leer en sus dia­rios aho­ra que co­mien­zan a ser pu­bli­ca­dos sin cen­su­ra. Un ra­mi­lle­te de de­li­ca­das es­ce­nas eró­ti­cas que se acom­pa­ñan tam­bién del do­lor de una mu­jer que se em­pe­ñó to­da su vi­da en bus­car el amor per­fec­to en­tre sus mu­chos aman­tes. Vol­va­mos so­bre nues­tros pa­sos un ins­tan­te pa­ra des­cu­brir quién era Co­let­te, esa otra pio­ne­ra del ero­tis­mo. No­ve­lis­ta, pe­rio­dis­ta y ar­tis­ta de ca­ba­ret, fue la au­to­ra de

Gi­gi, no­ve­la in­ter­na­cio­nal­men­te co­no­ci­da so­bre to­do por la ver­sión que pa­ra la gran pan­ta­lla hi­zo Vin­cen­te Mi­ne­lli. Co­let­te na­ció en el Pa­rís de 1873 y fue la pri­me­ra mu­jer miem­bro de la Aca­de­mia Gon­court –la fa­mo­sa so­cie­dad li­te­ra­ria que en­tre­ga los pres­ti­gio­sos pre­mios li­te­ra­rios–. Una in­te­lec­tual de la que su pri­mer ma­ri­do, quin­ce años ma­yor que ella, se apro­ve­chó.

El li­ber­tino vio sus do­tes pa­ra la es­cri­tu­ra y la uti­li­zó como ‘ne­gro’. Fue él quien frmó ‘las clau­di­nas’, una se­rie de cin­co no­ve­las re­edi­ta­das por Lumen ha­ce una dé­ca­da. En ellas, Co­let­te tra­za el dia­rio ve­la­da­men­te eró­ti­co de Clau­di­ne, una co­le­gia­la de 16 años, que trans­cu­rre en­tre di­ver­sos co­que­teos se­xua­les. Tras ese pri­mer pa­so, asis­ti­re­mos a la ma­du­rez se­xual de Clau­di­ne, quien lle­ga­rá a pro­ta­go­ni­zar es­ce­nas como un mé­na­ge a trois. Es­te, por su­pues­to, tie­ne su co­rres­pon­den­cia con la reali­dad. Y es que Co­let­te no fue pre­ci­sa­men­te una mu­jer de su épo­ca, ni en el as­pec­to in­te­lec­tual ni en el se­xual, en el cual

ÒEl ca­mis—n de sa­tén co­lor sie­na, mis se­nos en­tre­vis­tos ba­jo

el en­ca­je (É) Oi­go la voz de Henry, pro­fun­da y ater­cio­pe­la­da

como la piel de un ani­ma­lÓ. ‘Dia­rios amo­ro­sos’,

de Anaïs Nin

DU­RAS CUEN­TA EN ‘EL AMAN­TE’ LA RE­LA­CIÓN SE­XUAL QUE MAN­TU­VO CON 15 AÑOS EN

IN­DO­CHI­NA

go­zó sin pu­dor de las re­la­cio­nes que man­tu­vo con sus di­fe­ren­tes aman­tes, hom­bres y mu­je­res.

Muer­te del aman­te

La es­cri­to­ra Mar­gue­ri­te Du­ras sí era una co­le­gia­la cuan­do man­tu­vo su pri­me­ra re­la­ción se­xual: “Nues­tro amor po­día lle­var­nos a la cár­cel”, es­cri­bió en El aman­te, obra con la que ob­tu­vo el im­por­tan­te pre­mio Gon­court (edi­ta­da por Tus­quets).

Na­ci­da en la In­do­chi­na fran­ce­sa en 1914, su­po bien có­mo con­ver­tir su vi­da en ma­te­rial li­te­ra­rio: su de­pen­den­cia del al­cohol, su ex­pe­rien­cia an­te los na­zis, sus aman­tes... De es­tos úl­ti­mos fue aquel pri­mer aman­te de la Chi­na del Nor­te el que más la mar­có.

De he­cho, cuan­do en 1990 Mar­gue­ri­te su­po que el pro­ta­go­nis­ta de su no­ve­la El aman­te ha­bía muer­to ha­cía ya mu­chos años, aban­do­nó el tra­ba­jo que es­ta­ba ha­cien­do, “y es­cri­bí la his­to­ria del aman­te de la Chi­na del Nor­te y de la ni­ña. [...] Es­cri­bí es­te li­bro en la en­lo­que­ci­da fe­li­ci­dad de es­cri­bir­lo. Per­ma­ne­cí un año en es­ta no­ve­la, en­ce­rra­da en aquel año de amor”. Una his­to­ria en la que po­de­mos ver có­mo la ma­dre de la jo­ven ol­vi­da to­do prejuicio mo­ral cuan­do la ri­que­za del co­mer­cian­te chino en­tra en jue­go. Una for­ma ve­la­da de pros­ti­tu­ción que po­dría te­ner que ver con lo des­ve­la­do por la es­cri­to­ra Lau­re Ad­ler, au­to­ra de una po­lé­mi­ca bio­gra­fía so­bre Du­ras. En ella, Ad­ler ase­gu­ra que la jo­ven Mar­gue­ri­te se ha­bría pros­ti­tui­do en In­do­chi­na, muy pro­ba­ble­men­te una so­la vez, pa­ra ayu­dar a su ma­dre, de­bi­do a la po­bre­za en la que se ha­lla­ba in­mer­sa la fa­mi­lia. La fc­ción, sin em­bar­go, pre­fe­re cen­trar­se en la pa­sión de una jo­ven que ha ma­du­ra­do qui­zás a la fuer­za, qui­zás por ese afán ado­les­cen­te de cre­cer y sen­tir­se desea­da como mu­jer. Una jo­ven que ha­bla así: “Le ha­bía pe­di­do que lo hi­cie­ra otra vez y otra. Que me lo hi­cie­ra. Lo ha­bía he­cho. Lo ha­bía he­cho en la un­tuo­si­dad de la san­gre. Y, en efec­to, ha­bía si­do has­ta mo­rir”. Tam­bién es­ta no­ve­la tie­ne su ver­sión de ci­ne, di­ri­gi­da por Jean-Jac­ques An­naud en 1991.

Una carta de amor

Otra pio­ne­ra en el mundo del ero­tis­mo es Pau­li­ne Réa­ge. La es­cri­to­ra fran­ce­sa real­men­te se lla­ma­ba An­ne Des­clos, pe­ro usa­ba dos seu­dó­ni­mos: Do­mi­ni­que Aury, como

“Lue­go él le to­mó la mano y le obli­gó a aca­ri­ciar los se­nos de O, quien se es­tre­me­ció al con­tac­to de aque­lla mano fres­ca y sua­ve”.

‘His­to­ria de O’, de Pau­li­ne Réa­ge

era co­no­ci­da en el mundo in­te­lec­tual, y Pau­li­ne Réa­ge, nom­bre con el que frmó dos no­ve­las eró­ti­cas:

His­to­ria de O y Re­torno a Roissy (Ed. Tus­quets).

Es la pri­me­ra, pu­bli­ca­da en 1954, una de las me­jo­res y más im­por­tan­tes no­ve­las eró­ti­cas que se ha­yan es­cri­to. Po­pu­la­ri­za­da en 1975 por una fa­mo­sa ver­sión ci­ne­ma­to­gráf­ca pro­ta­go­ni­za­da por Co­rin­ne Clery, la his­to­ria de una fo­tó­gra­fa pa­ri­si­na que por amor a su aman­te se con­vier­te en ob­je­to se­xual es aún hoy una lec­tu­ra des­ga­rra­do­ra y su­ma­men­te atre­vi­da.

Sin du­da, una mu­jer

Na­ci­da en 1907, An­ne no re­ve­ló has­ta los 86 años ser la au­to­ra de tan ex­ci­tan­te lec­tu­ra, y du­ran­te cua­ren­ta años so­la­men­te hu­bo es­pe­cu­la­cio­nes so­bre su po­si­ble au­tor. Es más, la an­cia­na es­cri­to­ra con­fe­só, cua­tro años an­tes de mo­rir, que la no­ve­la sur­gió como una carta de amor al tam­bién es­cri­tor fran­cés

‘HIS­TO­RIA DE O’ ES EN REALI­DAD UNA CARTA DE AMOR QUE RÉA­GE ES­CRI­BIÓ A SU

AMAN­TE

Jean Paul­han, su aman­te y con quien tra­ba­jó en la editorial Ga­lli­mard.

Él es el au­tor del pró­lo­go de His­to­ria

de O, un tex­to don­de ha­ce creer al lec­tor que des­co­no­ce quién es el au­tor de la no­ve­la. En él, en­tre otras co­sas, des­cri­be por qué cree que es una mu­jer quien la es­cri­be: “Que sea us­ted (Pau­li­ne) una mu­jer no lo pongo en du­da. Y no tan­to por esos de­ta­lles en los que se com­pla­ce, los ves­ti­dos de sa­tén ver­de, los cor­pi­ños y las fal­das en­ro­lla­das en va­rias vuel­tas, sino por­que el día en que Re­né aban­do­na a O a nue­vos su­pli­cios, ella con­ser­va la suf­cien­te pre­sen­cia de áni­mo pa­ra ob­ser­var que las za­pa­ti­llas de su aman­te es­tán raí­das y que ha­brá que com­prar otras. Es al­go que pa­re­ce ca­si in­con­ce­bi­ble. Es al­go que a un hom­bre nun­ca se le hu­bie­ra ocu­rri­do o, por lo me­nos, al­go que un hom­bre nun­ca se hu­bie­ra atre­vi­do a de­cir”.

Aun con esas su­ti­le­zas, His­to­ria

de O cau­só un es­cán­da­lo en la so­cie­dad de la épo­ca, y eso a pe­sar de que se­gún su edi­tor el tex­to res­pon­día a lo que mi­llo­nes de lectores sen­tían pe­ro no se ha­bían atre­vi­do ni si­quie­ra a for­mu­lar. Qui­zás por ello cir­cu­ló por to­do el mundo, mu­chas ve­ces clan­des­ti­na­men­te, has­ta con­ver­tir­se en un im­pres­cin­di­ble clá­si­co.

Sin em­bar­go, aquel tex­to fue pa­ra An­ne una he­rra­mien­ta más con la que con­quis­tar el co­ra­zón de su aman­te, y des­de lue­go no ha­bía pen­sa­do en pu­bli­car­lo. De he­cho, en el pró­lo­go de una se­gun­da no­ve­la que con­ti­núa la his­to­ria de O, Re­torno a Roissy, An­ne re­la­ta su mo­ti­va­ción pa­ra crear am­bas obras: “Cier­to día, una mu­cha­cha enamo­ra­da di­jo al hom­bre que

ama­ba: ‘Yo tam­bién po­dría es­cri­bir una de esas his­to­rias que te gus­tan...’. ‘¿Tú crees?’, res­pon­dió él”. Tras aque­lla res­pues­ta, la au­to­ra en­con­tró en un ca­tas­tro el ape­lli­do Réa­ge y lo to­mó pres­ta­do jun­to al nom­bre de Pau­li­ne, por ser es­te el de dos cé­le­bres ‘des­ver­gon­za­das’: Pau­li­ne Borg­hé­se, her­ma­na me­nor de Na­po­león Bo­na­par­te, y Pau­li­ne Ro­land, pe­rio­dis­ta en­jui­cia­da en 1850 por so­cia­lis­mo, fe­mi­nis­mo y de­sen­freno. Des­pués, y en­ce­rra­da en un cuar­to, se de­di­có a es­cri­bir: “Lo ha­cía como se ha­bla en la os­cu­ri­dad al que uno ama, cuan­do las pa­la­bras de amor han si­do re­te­ni­das de­ma­sia­do tiem­po y se de­rra­man por fn”, con­fe­sa.

Así va des­gra­nan­do las claves de His­to­ria de O, có­mo sus per­so­na­jes se re­la­cio­nan con al­gu­nas per­so­nas reales de su vi­da: Re­né, el aman­te y maes­tro de O, es la hue­lla de un amor pla­tó­ni­co ado­les­cen­te, y Sir Step­hen, uno de los hom­bres con quien man­tie­ne re­la­cio­nes O, es un des­co­no­ci­do cin­cuen­tón al que Paul­han se­ña­ló di­cién­do­le: “No com­pren­do có­mo las mu­je­res no pre­fe­ren hom­bres como ese en vez de jó­ve­nes de trein­ta años”.

A quien na­die pu­do so­me­ter fue a Si­mo­ne de Beau­voir, au­to­ra de fra­ses como la si­guien­te, un es­cán­da­lo en su épo­ca: “La mu­jer es vam­pi­ro, gu­bia, de­vo­ra­do­ra, be­be­do­ra; su se­xo se nu­tre glo­to­na­men­te del se­xo mas­cu­lino”. La no­ve­lis­ta y pen­sa­do­ra fran­ce­sa na­ci­da en 1908 no so­lo reivin­di­có los de­re­chos de la mu­jer, sino que las re­vo­lu­cio­nó con lec­tu­ras como El se­gun­do se­xo, la bi­blia del fe­mi­nis­mo.

Ero­tis­mo fe­me­nino

La opre­sión mas­cu­li­na y el conf­na­mien­to en el ho­gar son so­lo al­gu­nas de las claves de una obra que si­gue re­sul­tan­do in­tere­san­te y que se atre­vió, en 1949, a se­ña­lar las di­fe­ren­cias se­xua­les y eró­ti­cas en­tre gé­ne­ros. Si­mo­ne de­jó muy cla­ro que tam­bién ha­bía un pla­cer fe­me­nino y que pe­dir po­día ayu­dar­nos a sa­tis­fa­cer­nos: “Aman­te o ma­ri­do, si ella no tie­ne en su com­pa­ñe­ro una con­fan­za ab­so­lu­ta, su ero­tis­mo que­da­rá pa­ra­li­za­do por la pru­den­cia”. Como en las an­te­rio­res es­cri­to­ras, su vi­da es­tu­vo pla­ga­da de en­cuen­tros amo­ro­sos, si bien fue con Jean-Paul Sar­tre con quien la com­par­tió. De he­cho, con el fló­so­fo tam­bién te­nía en co­mún el gus­to por una jo­ven­ci­ta que fas­ci­na­ba a am­bos y cu­ya re­la­ción se ve re­fe­ja­da en La in­vi­ta­da, una de sus me­jo­res no­ve­las.

Es a to­das es­tas mu­je­res a quie­nes de­be­mos la fe­mi­ni­dad del ero­tis­mo, aunque el gé­ne­ro hoy se ha­ya con­ver­ti­do en mu­chas no­ve­las en fan­ta­sías ro­sas y pa­ca­tas.

“Quie­ro que go­ce­mos jun­tos. Quie­ro ver nues­tros cuer­pos uno so­bre otro. Quie­ro sen­tir mez­clar­se nues­tras car­nes, que nues­tros se­xos se con­fun­dan”.

‘La pa­sión de Ma­de­moi­se­lle S.’

Ma­ría de Me­dei­ros y Uma Thur­man en un fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la Henry y Ju­ne.

La pe­lí­cu­la El aman­te re­crea el amor ilí­ci­to en­tre una ado­les­cen­te fran­ce­sa y un ri­co hom­bre chino, a fna­les de los años 20.

La ver­sión ci­ne­ma­to­gráf­ca de His­to­ria de O lle­gó a la gran pan­ta­lla en 1975.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.