SOS de­tox

Tra­ta­mien­tos pa­ra re­no­var­se por den­tro y por fue­ra.

AR - - SUMARIO - Tex­to: ES­PE­RAN­ZA JIMÉNEZ na­tu­ra­bis­se.es

PRO­TO­CO­LO DRE­NAN­TE

Los tra­ta­mien­tos pa­ra des­in­to­xi­car el cuer­po re­du­cen vo­lu­men y lu­chan con­tra la re­ten­ción de lí­qui­dos, dos de las consecuencias de la ‘ma­la vi­da’. Lo ideal es que com­bi­nen apa­ra­to­lo­gía con prin­ci­pios ac­ti­vos des­con­ges­tio­nan­tes y ma­sa­jes dre­nan­tes.

De­tox Body, de Carmen Mon­tal­bán, en Ma­drid, du­ra cer­ca de dos ho­ras y co­mien­za con una ex­fo­lia­ción pa­ra pre­pa­rar la piel y que los ac­ti­vos pe­ne­tren me­jor; si­gue con la apli­ca­ción de on­das de bio­ener­gía, que li­be­ran el cuer­po de la so­bre­car­ga re­nal o he­pá­ti­ca que pue­da te­ner, y ter­mi­na con un in­ten­so ma­sa­je ma­nual. To­do ello tie­ne como ob­je­ti­vo es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción san­guí­nea y lin­fá­ti­ca al fa­vo­re­cer la eli­mi­na­ción de to­xi­nas, agua y gra­sas. En def­ni­ti­va, mo­de­lar la si­lue­ta y des­hin­char­la (90 €). car­men­mon­tal­ban.com

AI­RE PU­RO RE­GE­NE­RAN­TE

Se lla­ma Bubble Pure Air y en su in­te­rior se res­pi­ra una at­mós­fe­ra lim­pia, un 99,995 % de ai­re pu­ro. Es un es­pa­cio ais­la­do, li­bre de par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes, agen­tes ví­ri­cos, bac­te­rio­ló­gi­cos y aler­gé­ni­cos, di­se­ña­do pa­ra rea­li­zar den­tro cual­quier ri­tual de be­lle­za. Por la pu­re­za de su at­mós­fe­ra tie­ne un gran po­der re­ge­ne­ra­dor, un fac­tor fun­da­men­tal en los tra­ta­mien­tos an­ti­edad y, so­bre to­do, en los des­in­to­xi­can­tes. Ade­más, es bueno pa­ra la sa­lud, ya que el ai­re pu­ro fa­vo­re­ce la re­cu­pe­ra­ción de las vías res­pi­ra­to­rias des­pués del ejer­ci­cio fí­si­co. Es­ta bur­bu­ja de Na­tu­ra Bis­sé no es­tá en un en­cla­ve fjo: via­ja por to­da Es­pa­ña pa­ra que re­ser­ves en tu lu­gar de re­si­den­cia el tra­ta­mien­to que ne­ce­si­tes. In­fór­ma­te del ca­len­da­rio en

LA­VA­DO DE CO­LON

Es una des­in­to­xi­ca­ción pro­fun­da y rá­pi­da, rea­li­za­da ba­jo con­trol mé­di­co y que en Eu­ro­pa lle­va prac­ti­cán­do­se des­de ha­ce años. Con­sis­te en ha­cer un la­va­do me­cá­ni­co del co­lon con lí­qui­dos y sus­tan­cias lim­pia­do­ras, como el ozono, pa­ra ba­rrer todos los des­he­chos y to­xi­nas acu­mu­la­dos en el trac­to di­ges­ti­vo. Como ex­pli­ca el doc­tor Mon­sal­vo, je­fe de la uni­dad de Me­di­ci­na Bio­ló­gi­ca de Clí­ni­ca Me­nor­ca, en Ma­drid, “las to­xi­nas en el co­lon no so­lo afec­tan a la fun­ción di­ges­ti­va, sino que irri­tan los gan­glios lin­fá­ti­cos, abun­dan­tes en la mu­co­sa in­tes­ti­nal. Es­to pue­de pro­vo­car aler­gias, de­te­rio­ro en la piel e in­clu­so afec­tar al es­ta­do de áni­mo [el in­tes­tino es co­no­ci­do como ‘el se­gun­do ce­re­bro’ por su pa­pel en la sín­te­sis de neu­ro­trans­mi­so­res]. Lim­pian­do el in­tes­tino, se lim­pia to­do el or­ga­nis­mo”. Es un tra­ta­mien­to am­bu­la­to­rio que du­ra en torno a me­dia ho­ra (150 €). cli­ni­ca­me­nor­ca.com

ELAS­TI­NA PA­RA EL PELO

Es el úl­ti­mo in­gre­dien­te in­cor­po­ra­do a los tra­ta­mien­tos ca­pi­la­res, tras la ke­ra­ti­na, los ta­ni­nos o el áci­do hia­lu­ró­ni­co. Ac­túa como res­ca­te del ca­be­llo cas­ti­ga­do pa­ra re­cu­pe­rar la es­truc­tu­ra ori­gi­nal de la me­le­na, sin mo­dif­car su tex­tu­ra. Se rea­li­za en sa­lo­nes y ni ri­za ni ali­sa: so­lo nu­tre, acon­di­cio­na y for­ta­le­ce el pelo des­de el in­te­rior de ma­ne­ra in­ten­si­va. Tam­bién neu­tra­li­za la elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca en me­le­nas en­cres­pa­das, apor­ta bri­llo, mo­vi­mien­to y fa­ci­li­ta el pei­na­do. Y no apor­ta pe­so, por lo que es­tá in­di­ca­do has­ta pa­ra el pelo fno. La elas­ti­na se apli­ca en com­bi­na­ción con acei­tes ve­ge­ta­les, sus­tan­cias emo­lien­tes y an­ti­oxi­dan­tes, que lle­gan has­ta el cór­tex del ca­be­llo. Pa­ra la re­ge­ne­ra­ción ab­so­lu­ta, en Ta­cha Beauty (Ma­drid) re­co­mien­dan tres se­sio­nes de ho­ra y me­dia (450 €/tra­ta­mien­to com­ple­to).

ME­NOS BOL­SAS Y OJE­RAS

El con­torno de los ojos es una de las zo­nas que an­tes de­la­tan la edad y que más acu­san el can­san­cio y los ex­ce­sos. Tie­ne, ade­más, efec­to acu­mu­la­ti­vo, es­pe­cial­men­te des­pués de pe­rio­dos como las fes­tas na­vi­de­ñas. Por eso, cuan­do las oje­ras se acen­túan, ad­quie­ren un co­lor más os­cu­ro y las bol­sas se in­fa­man se acon­se­ja una cura in­ten­si­va. La tec­no­lo­gía LPG, pre­sen­te en sa­lo­nes de be­lle­za de to­da Es­pa­ña, tie­ne un tra­ta­mien­to es­pe­cíf­co: En­der­mo­lo­gie ros­tro. El re­sul­ta­do es que reac­ti­va de for­ma na­tu­ral la sín­te­sis de las sus­tan­cias esen­cia­les de la ju­ven­tud: co­lá­geno pa­ra la frme­za, elas­ti­na pa­ra la fe­xi­bi­li­dad y áci­do hia­lu­ró­ni­co pa­ra hi­dra­tar y re­den­sif­car. Ca­da se­sión du­ra so­lo 25 mi­nu­tos y se con­si­gue un im­por­tan­te efec­to dre­nan­te. La piel me­jo­ra vi­si­ble­men­te y la mi­ra­da re­ju­ve­ne­ce.

PIEL RE­NO­VA­DA

beauty

Es la re­ve­la­ción de la tem­po­ra­da, que aca­ba de lle­gar a los me­jo­res cen­tros de be­lle­za de Es­pa­ña. Isa­bel Preysler y Pe­né­lo­pe Cruz, en­tre otras, via­ja­ban an­tes a Nue­va York pa­ra rea­li­zar­se es­te tra­ta­mien­to de hi­dra­ta­ción y an­ti­aging glo­bal. Hy­dra­fa­cial MD co­mien­za con una lim­pie­za pa­ra se­guir con ex­fo­lia­ción, ex­trac­ción e hi­dra­ta­ción. En es­te úl­ti­mo pa­so se apli­can an­ti­oxi­dan­tes, vi­ta­mi­nas y áci­do hia­lu­ró­ni­co. Y el se­cre­to de su éxi­to es pre­ci­sa­men­te ese pa­so, ya que el cóc­tel es ab­so­lu­ta­men­te per­so­na­li­za­do. Es un pro­ce­di­mien­to no in­va­si­vo, no qui­rúr­gi­co y que ofre­ce re­sul­ta­dos ins­tan­tá­neos. Por eso, se pue­de rea­li­zar como una cura in­ten­si­va en una úni­ca se­sión o como tra­ta­mien­to a lar­go pla­zo con la pe­rio­di­ci­dad que te in­di­que la es­te­ti­cis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.