Sa­lud

Des­cu­bre cuál es tu um­bral del do­lor.

AR - - SUMARIO - Tex­to: ROSA MA­RÍA TO­RRES

Del do­lor no es po­si­ble es­ca­par. Pe­ro sí po­de­mos re­du­cir­lo a su mí­ni­ma ex­pre­sión. Te­ra­pias al­ter­na­ti­vas, un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, gru­pos de apo­yo e in­clu­so las nue­vas uni­da­des es­pe­cia­li­za­das son al­gu­nas de las claves. Por es­ta razón, he­mos ha­bla­do con Alfonso Vidal, di­rec­tor de la Uni­dad de Do­lor del hospital Qui­rón­sa­lud Sur de Al­cor­cón, y es­pe­cia­lis­ta en anes­te­sio­lo­gía y rea­ni­ma­ción (uni­dad­do­lo­ral­fon­so­vidal.es). Te­nía­mos mu­chas pre­gun­tas, y la pri­me­ra era obli­ga­da: ¿qué po­de­mos ha­cer pa­ra que to­do nos due­la me­nos? Su res­pues­ta es con­tun­den­te: “Cam­biar la for­ma en que vi­vi­mos y mo­dif­car el en­torno pa­ra que sea fa­vo­ra­ble”. Es­to es, evi­tar to­do aque­llo que te pro­duz­ca su­fri­mien­to. El ex­per­to uti­li­za un ejem­plo muy gráf­co: “Si co­mer al­gún ali­men­to te pro­vo­ca mo­les­tias en el es­tó­ma­go, no lo co­mas”. Ade­más, tam­bién re­sal­ta la im­por­tan­cia de ge­ne­rar es­tra­te­gias men­ta­les pa­ra ayu­dar­nos a adap­tar­nos me­jor al do­lor con otro ejem­plo muy vi­sual: “Si te me­tes a la du­cha con el agua hir­vien­do, te mo­les­ta­rá. Pe­ro si te me­tes con el agua tem­pla­da y la vas su­bien­do po­co a po­co, lo no­ta­rás me­nos”.

Por otro la­do, po­de­mos tra­ba­jar pa­ra que de­ter­mi­na­das co­sas due­lan me­nos, o no due­lan di­rec­ta­men­te, a tra­vés de es­tra­te­gias de neu­ro­mo­du­la­ción: “Igual que cuan­do nos pi­ca un mos­qui­to, que sen­ti­mos ali­vio al pa­sar la mano por la zo­na de la pi­ca­du­ra. Eso su­ce­de por­que rea­li­za­mos una in­ter­ac­ción so­bre otros re­cep­to­res y mo­du­la­mos la trans­mi­sión”. Exis­ten he­rra­mien­tas de neu­ro­mo­du­la­ción ef­ca­ces pa­ra con­tro­lar el do­lor, que van des­de la acu­pun­tu­ra, be­nef­cio­sa pa­ra tra­tar la os­teoar­tri­tis, el do­lor de ca­be­za cró­ni­co o do­lo­res mus­cu­la­res, has­ta otras no in­va­si­vas, como las pro­du­ci­das por una co­rrien­te eléc­tri­ca rea­li­za­da por es­ti­mu­la­ción me­dian­te ca­lor, como la téc­ni­ca TENS (elec­tro­es­ti­mu­la­ción trans­cu­tá­nea de ner­vios).

¿Son es­te ti­po de te­ra­pias me­jo­res que los fár­ma­cos o las téc­ni­cas in­ter­ven­cio­nis­tas? El doc­tor Vidal lo tie­ne cla­ro: “Yo no de­ja­ría nun­ca de to­mar fár­ma­cos o de ope­rar­me por to­mar una plan­ta na­tu­ral”. Lo me­jor es com­bi­nar am­bas te­ra­pias: “No son ex­clu­yen­tes”.

Vi­da sa­na, cuer­po sano

El rit­mo de vi­da que lle­va­mos, la cul­tu­ra de la in­me­dia­tez y el con­fort han he­cho que “nues­tra to­le­ran­cia a la frus­ta­ción sea pró­xi­ma a ce­ro”, se­ña­la el ex­per­to. Por eso, pa­ra su­frir me­nos lo pri­me­ro es lle­var una vi­da equi­li­bra­da y sa­na: “La ten­sión, las pri­sas, no dor­mir

Si lo tu­yo es el de­por­te out­door, la cla­ve es la hi­dra­ta­ción, fun­da­men­tal al ai­re li­bre. Igual que pro­te­ger­se del sol con un FPS al­to, por­que el su­dor ac­túa como una lu­pa y po­drían apa­re­cer man­chas y ca­pi­la­res ro­tos. ¿Un tru­co ex­tra? La es­te­ti­cis­ta re­co­mien­da apli­car un sue­ro ba­jo el fo­to­pro­tec­tor pa­ra que ha­ga de ba­rre­ra, ya que al­gu­nos con­tie­nen cinc, que en­su­cia la tez. ¿Y qué in­gre­dien­tes son ade­cua­dos? El áci­do hia­lu­ró­ni­co, que apor­ta agua, y los an­ti­oxi­dan­tes, con vi­ta­mi­nas. Hay otros que son fo­to­sen­si­bles y es me­jor re­ser­var­los pa­ra la no­che: áci­dos re­ti­noi­co, gli­có­li­co o sa­li­cí­li­co, o acei­tes esen­cia­les cí­tri­cos. Y otros que es me­jor no uti­li­zar, por­que sus com­po­si­cio­nes sue­len ser más pe­sa­das, como el per­fu­me. Pe­ro no to­do son res­tric­cio­nes: los pro­duc­tos an­ti­ce­lu­lí­ti­cos, uti­li­za­dos an­tes de em­pe­zar, pe­ne­tran más pro­fun­da­men­te.

Ca­be­llo ba­jo con­trol

Sin du­da, la par­te más in­có­mo­da de ha­cer de­por­te es te­ner que la­var y pei­nar la me­le­na más de lo nor­mal. Pe­ro si se si­guen es­tos sen­ci­llos tru­cos po­dre­mos pro­te­ger­la me­jor. Lo pri­me­ro es re­co­ger­la pa­ra evi­tar en­re­dos: “Su­gie­ro el mo­ño de bai­la­ri­na ba­jo e in­for­mal, una tren­za de es­pi­ga o un tur­ban­te su­je­to con hor­qui­llas”, di­ce San­dra Sad­ler, ex­per­ta de Ca­mi­lle Albane. ¿La­va­mos des­pués de ca­da se­sión? Ka­ti Pan­tzar, es­ti­lis­ta de Des­san­ge, lo re­co­mien­da: el su­dor no es da­ñino, pe­ro es pre­fe­ri­ble li­be­rar el cue­ro ca­be­llu­do de to­xi­nas. El cham­pú, que sea neu­tro si el cue­ro ca­be­llu­do es sen­si­ble, nu­tri­ti­vo si hay des­ca­ma­ción o hi­dra­tan­te si es nor­mal. Un tru­co pa­ra evi­tar las pun­tas abier­tas es apli­car en ellas un po­co de mas­ca­ri­lla mien­tras te mue­ves a la in­tem­pe­rie, con tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas, vien­to o sol: “Lo que sí hay que evi­tar a la ho­ra de ha­cer de­por­te son los sprays fja­do­res, pues pue­den lle­gar a re­sul­tar mo­les­tos con el su­dor”, aña­den des­de Ca­mi­lle Albane.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.