De­li­cias de ajo ne­gro

De ori­gen ja­po­nés, se abre pa­so en las me­sas ‘gour­met’. Dul­ce, más sua­ve y de tex­tu­ra agra­da­ble, sus pro­pie­da­des me­di­ci­na­les ha­cen de él un su­per­ali­men­to.

AR - - GASTRO -

Tru­co se­cre­to de chefs y via­je­ros, el ajo ne­gro se va ex­ten­dien­do po­co a po­co al co­mún de los mor­ta­les. Es fru­to de un pro­ce­so de fer­men­ta­ción de un mes a tem­pe­ra­tu­ra de en­tre 60 y 80 ºC, y el re­sul­ta­do es un fru­to que man­tie­ne el sa­bor ca­rac­te­rís­ti­co, pe­ro re­sul­ta dul­ce, más sua­ve y con una tex­tu­ra pas­to­sa muy fá­cil de con­su­mir. ¿Su gran vir­tud? El pro­ce­so al que se so­me­te con­si­gue re­do­blar sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y ener­gi­zan­tes, su po­der an­ti­bió­ti­co y an­ti­co­les­te­rol. ¡Y to­do eso sin de­jar mal alien­to! Por eso es con­si­de­ra­do uno de esos su­pe­ra­li­men­tos y se re­co­mien­da to­mar un par de dien­tes cru­dos a dia­rio y en ayu­nas. Su lle­ga­da a nues­tro país, ha­ce ya cin­co años, vino de la mano de chefs ja­po­ne­ses, tan con­cien­cia­dos con la co­mi­da sa­lu­da­ble, que vie­ron la po­si­bi­li­dad de cul­ti­var­lo aquí, en la lo­ca­li­dad de Pe­dro­ñe­ras, en Cuen­ca, don­de exis­tía la va­rie­dad de ajo mo­ra­do. Es per­fec­to pa­ra ex­ten­der so­bre tos­tas, y ade­re­za de for­ma ex­qui­si­ta pla­tos de hue­vo, car­ne y pes­ca­dos. Exis­ten mar­cas im­por­ta­das, aunque la úni­ca que se pro­du­ce en Es­pa­ña es Black Allium. ajo­ne­gro­de­las­pe­dro­ne­ras.com

foo­dies

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.