TIL­DA SWIN­TON

AR - - PERSONAJE -

es­ta aris­tó­cra­ta es­co­ce­sa pre­su­me a sus 55 años de una vi­da tran­qui­la y bu­có­li­ca, sin te­le­vi­sión, en su ca­sa del cam­po es­co­cés con sus me­lli­zos, Ho­nor y Xavier, don­de pa­sa sus días cul­ti­van­do ver­du­ras y cui­dan­do ga­lli­nas, le­jos de la ho­gue­ra de las va­ni­da­des holly­woo­dien­se. Fue com­pa­ñe­ra de in­ter­na­do de Dia­na de Ga­les, ha ga­na­do un Os­car y su be­lle­za an­dró­gi­na y sin­gu­lar la ha con­ver­ti­do en icono de di­se­ña­do­res y por­ta­da de re­vis­tas. Sin em­bar­go, ella mis­ma pre­fe­re pre­sen­tar­se como una ama de ca­sa nor­mal y co­rrien­te que de vez en cuan­do ac­túa.

Mu­cho se ha es­pe­cu­la­do so­bre su su­pues­ta re­la­ción a tres ban­das con el pa­dre de sus hi­jos, el guio­nis­ta John Byr­ne, con quien man­tie­ne una es­tu­pen­da amistad, y San­dro Kopp, ar­tis­ta de 30 años. Til­da no en­tien­de el por­qué de tan­ta es­pe­cu­la­ción: “John y yo tu­vi­mos dos hi­jos ex­tra­or­di­na­rios, y lle­va­mos mu­chos años sin ser pa­re­ja; los dos vi­vi­mos fe­liz­men­te otras re­la­cio­nes. Lo que me fas­ci­na es que la gen­te ima­gi­ne que no se tra­ta de dos re­la­cio­nes mo­nó­ga­mas. Cuan­do di­cen que nues­tra for­ma de vi­da es ex­tra­or­di­na­ria me en­tris­tez­co: me ha­ce su­po­ner que lo ha­bi­tual es la acri­tud, no lle­var­se bien con el pa­dre de tus hi­jos. Sí se pue­de amar a gen­te con la que no te acues­tas”.

(La sa­ga de Nar­nia, El gran ho­tel Bu­da­pest, El mis­te­rio­so ca­so de Ben­ja­min But­ton)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.