Pa­ra co­lo­re­te.

AR - - BELLEZA -

Sue­len ser bro­chas con el pelo mu­cho más suel­to. Lo im­por­tan­te es que no se des­pei­nen por­que la apli­ca­ción no se­ría pre­ci­sa. Se re­co­mien­da cor­tar los que se abran.

Sue­len ve­nir como apli­ca­do­res de la más­ca­ra, pe­ro tam­bién los en­con­tra­rás so­lo pa­ra pei­nar ce­jas y pes­ta­ñas.

Son pin­ce­les muy fni­tos, de po­co pelo y más lar­gos. Si tie­nes prác­ti­ca, te ayu­da­rán a de­li­near los ojos con pre­ci­sión.

Son muy uti­li­za­dos pa­ra dar la som­bra, pe­ro los ma­qui­lla­do­res pre­fe­ren los de pelo.

Es la ver­sión de pelo de la es­pon­ji­lla an­te­rior y se em­plea pa­ra de­po­si­tar la som­bra so­bre el pár­pa­do.

Sue­len ser más du­ros y de pe­los cor­tos. Pue­des per­flar con lá­piz y usar es­te pin­cel pa­ra re­lle­nar.

Son al­go más grue­sos que los que se uti­li­zan pa­ra ex­ten­der la som­bra, y sir­ven pa­ra di­fu­mi­nar y re­par­tir­la bien por el pár­pa­do.

No muy grue­sos, de pelo cor­to y cor­ta­do en án­gu­lo pa­ra po­der di­ri­gir me­jor el tra­zo. Son los per­fec­tos pa­ra con­tou­ring.

Va re­par­tien­do po­co a po­co el ma­qui­lla­je sin acu­mu­lar mu­cho pro­duc­to. Sue­le te­ner me­nos pe­los en la pun­ta pa­ra que no se acu­mu­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.