4 re­me­dios pa­ra de­jar de morderte las uñas 1

Más de un ter­cio de los es­pa­ño­les su­fren es­te há­bi­to que en EE.UU. es­tá ca­ta­lo­ga­do como com­por­ta­mien­to pa­to­ló­gi­co por­que es un tras­torno re­la­cio­na­do con nues­tras emo­cio­nes.Tie­ne so­lu­ción si cuen­tas con la ayu­da ade­cua­da.

AR - - BELLEZA -

Es un ejem­plo de res­pues­ta de­fec­tuo­sa a la ho­ra de tra­tar con cier­tas emo­cio­nes. Di­cho de otra ma­ne­ra, es­tá muy re­la­cio­na­do con la per­so­na­li­dad y la for­ma que ca­da uno tie­ne de afron­tar de­ter­mi­na­das emo­cio­nes. Y no es fá­cil de erra­di­car, por­que la per­so­na que lo su­fre no se da cuen­ta de su ‘ac­ti­vi­dad’, y no sue­le ser cons­cien­te de que em­pie­za a mor­der­se las uñas. Pa­ra evi­tar­lo, los psi­có­lo­gos re­co­mien­dan, pri­me­ro, iden­tif­car cuá­les son las si­tua­cio­nes o mo­men­tos del día que ac­ti­van ese há­bi­to. Y, en se­gun­do lu­gar, en­fren­tar­se a ellos pen­san­do en po­si­ti­vo. Re­crear­se en las ven­ta­jas que tie­ne no mor­der­se las uñas, como te­ner unas ma­nos más bo­ni­tas, en lo des­agra­da­ble que les pue­de pa­re­cer a las per­so­nas que tie­nes en­fren­te o en el mal ejem­plo que es­tás dan­do a tus hi­jos ya que pue­den imi­tar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.