Una be­lle­za sen­ti­men­tal

La ac­triz se con­vier­te en la hi­ja de Mi­chael Cai­ne en el úl­ti­mo flme del ita­liano Pao­lo So­rren­tino. Una apues­ta por un ci­ne ín­ti­mo y re­fe­xi­vo que te en­can­ta­rá.

AR - - AGENDA -

Se con­fe­sa una mu­jer fe­liz des­de que se ca­só con Da­niel Craig. Se­gún la pro­pia ac­triz, la sol­te­ría no le sen­ta­ba na­da bien, por­que es de las que co­men piz­za y ven pe­lí­cu­las mien­tras de­jan pa­sar la vi­da. In­tuía que su gran amor lle­ga­ría, pe­ro lo que no sa­bía es que se­ría de la mano de un vie­jo ami­go al que co­no­cía des­de ha­cía vein­te años: el mis­mí­si­mo Ja­mes Bond.

Aho­ra, ra­dian­te y ma­du­ra, Ra­chel re­co­no­ce que sa­be me­jor que nun­ca lo que quie­re. Qui­zás por ello, a sus 45 años, si­gue apos­tan­do por el ci­ne in­de­pen­dien­te. Y es que, a pe­sar de la fa­ma, siem­pre hay si­tio en su co­ra­zón pa­ra un ci­ne más ín­ti­mo, re­fe­xi­vo y, en oca­sio­nes, flo­sóf­co. Ya lo de­mos­tró en su día con tí­tu­los como La fuen­te de la vi­da, di­ri­gi­da por su ex Da­rren Aro­nofsky, y lo de­mues­tra de nue­vo con La ju­ven­tud, de Pao­lo So­rren­tino (La gran be­lle­za), una pe­lí­cu­la que nos de­vuel­ve lo me­jor de la ac­triz: su mi­ra­da.

A tra­vés de ella, es ca­paz de con­ta­giar­nos de ca­da uno de los sen­ti­mien­tos por los que pa­sa su per­so­na­je, una hi­ja que desea real­men­te co­no­cer a su pa­dre. Un don úni­co que aña­de sen­ti­men­ta­lis­mo a la his­to­ria: una her­mo­sa y pau­sa­da re­fe­xión so­bre el pa­so del tiem­po, na­rra­da a tra­vés de la mi­ra­da de un di­rec­tor de or­ques­ta ju­bi­la­do (Mi­chael Cai­ne) y su ami­go Mick (Har­vey Kei­tel). Un flme tru­fa­do de sen­sa­cio­nes her­mo­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.