“Soy una mu­jer he­cha a sí mis­ma”

Sus fans es­tán de en­ho­ra­bue­na es­te 2016: su vuel­ta se ha­cía es­pe­rar, pe­ro ya es­tá aquí con nue­vo dis­co ba­jo el bra­zo, que lle­va por tí­tu­lo ‘Lub­na’.

AR - - MUSICA -

AMó­ni­ca Naranjo le gus­ta co­ci­nar ca­ne­lo­nes con la mis­ma pa­cien­cia con que tra­ba­ja un dis­co. Una ami­ga ita­lia­na la def­nió como una mu­jer con ‘co­ra­zón de león’, y razón no le fal­ta. La ar­tis­ta de­rro­cha per­so­na­li­dad y cree en la dis­ci­pli­na como se­cre­to del éxi­to: “Pe­di­ría al pú­bli­co que es­cu­chen Lub­na con el co­ra­zón abier­to. Ha si­do un tra­ba­jo he­cho con amor”. Tu nue­vo dis­co se ha con­ver­ti­do en to­do un éxi­to sin pro­mo­ción. ¿Te ha sor­pren­di­do tan­ta bue­na acep­ta­ción del pú­bli­co? Sí, bas­tan­te. Han si­do sie­te años de tra­ba­jo in­ten­so, y he dis­fru­ta­do de to­do el pro­ce­so crea­ti­vo. Es­pe­ro que el pú­bli­co tam­bién lo dis­fru­te. La le­tra de Ja­más, tu pri­mer sin­gle, tra­ta so­bre la pér­di­da de un hi­jo. El te­ma es du­ro y des­ga­rra­dor. No es mío. Se co­rres­pon­de con el ca­pí­tu­lo 15 de un li­bro que pon­dré a la venta en sep­tiem­bre. Ca­da can­ción de Lub­na tie­ne que ver con un ca­pí­tu­lo de ese li­bro. Qui­zá de­be­ría ha­ber­lo lan­za­do an­tes que el ál­bum, pe­ro si les ha­go es­pe­rar más, mis fans me ma­tan. Aca­bar­lo ya ha si­do un gran lo­gro. Han si­do sie­te años de tra­ba­jo in­ten­so, mez­clan­do 180 ins­tru­men­tos. Cui­da­re­mos mu­cho la pro­mo­ción, pe­ro no pien­so ha­cer gi­ra has­ta que el li­bro se pu­bli­que. La gen­te ne­ce­si­ta co­no­cer la his­to­ria que da sen­ti­do a la mú­si­ca. Ex­plí­ca­me la his­to­ria de es­te li­bro. Lub­na es un ser que re­pre­sen­ta aque­llo que todos he­mos que­ri­do en­car­nar al­gu­na vez. Se tra­ta de la jus­ti­cia di­vi­na. Se­ría bueno que los más dé­bi­les, los que su­fren más abu­sos, pu­die­ran ven­gar­se gra­cias a la jus­ti­cia di­vi­na. ¿Qué no ha­rías ‘ja­más’? Es una pa­la­bra pe­li­gro­sa por­que la vi­da da mu­chas vuel­tas y, de pron­to, ha­ces co­sas que nun­ca pen­sa­bas. Odio la hi­po­cre­sía y con­fe­so que al­gu­na vez me ha to­ca­do com­por­tar­me de for­ma hi­pó­cri­ta en al­gún te­ma de tra­ba­jo. ¿Qué no per­do­na­rías ‘ja­más’ a tu pa­re­ja?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.