Look ca­ma­leó­ni­co

AR - - MUSICA - Pe­que­ños gi­gan­tes

La men­ti­ra. Pue­do lle­gar a per­do­nar una inf­de­li­dad muy pun­tual, pe­ro una men­ti­ra pen­sa­da, que im­pli­ca­ra te­ner una do­ble vi­da por su par­te, no lo per­do­na­ría ja­más. Fuis­te ma­dre muy jo­ven. ¿Cuál es el mo­men­to de fe­li­ci­dad per­fec­ta con tu hi­jo? Todos los días. Ai­tor es la per­so­na más ma­ra­vi­llo­sa del mundo. Tie­ne lo me­jor de su ma­dre y de su pa­dre. ¿En qué si­tua­ción dis­fru­tas más con él? Te­ne­mos un ri­tual, el mis­mo que yo con mi her­mano En­ri­que ha­ce años: char­lan­do en la so­bre­me­sa, Ai­tor en­cien­de un ci­ga­rro y le doy una ca­la­da. Es un mo­men­to ideal por­que co­ti­llea­mos de to­do. Aho­ra tie­ne 23 años y vi­ve con su chi­ca, es­tu­dia mu­cho y tie­ne un gran equi­li­brio in­te­rior. Creo que, como ma­dre, he he­cho bien mi tra­ba­jo. ¿Un con­se­jo por si tu hi­jo te ha­ce abue­la? Pues el mis­mo que me die­ron a mí cuan­do na­ció: que sien­ta por su be­bé un amor inf­ni­to, pe­ro que no le con­sien­ta. La cla­ve es amor y dis­ci­pli­na a par­tes igua­les. ¿Qué que­da de ni­ña en ti? Me gus­ta ver la vi­da con los ojos de ni­ña. Eso me ha­ce sen­tir­me vi­va y creer en la ilu­sión de la ma­gia. Ha­ce po­co, una ni­ña me dio su li­bri­to de Walt Dis­ney con las frmas del Pa­to Do­nald, Mic­key Mou­se o Min­nie. Que­ría que yo frma­ra allí por­que tam­bién era uno de sus ído­los. Me pa­re­ció un ges­to muy tierno y bo­ni­to. ¿Con­ser­vas al­gún ju­gue­te de tu ni­ñez? Tu­ve po­cos re­ga­los du­ran­te la in­fan­cia. Re­cuer­do com­par­tir los Jue­gos Reu­ni­dos Gey­per con mis her­ma­nos. Mien­tras uno se en­tre­te­nía ju­gan­do al bin­go con­si­go mis­mo, el otro pa­sa­ba el ra­to con la ru­le­ta de la suer­te. Com­par­tía­mos to­do sin en­fa­dar­nos. Di­me una can­ción tu­ya que no te can­sas de es­cu­char. Eso me pa­sa con mi ál­bum Mi­na­ge. A Mó­ni­ca Naranjo le lla­man ‘la pan­te­ra de Fi­gue­ras’, su po­bla­ción na­tal, y mo­ti­vos nun­ca han fal­ta­do por la pa­sión y la mi­ra­da fe­li­na que po­ne so­bre el es­ce­na­rio. Su me­le­na mi­tad ru­bia, mi­tad mo­re­na fue du­ran­te años su se­ña de iden­ti­dad, y la ca­ta­pul­tó al po­dio de las gran­des di­vas ca­ma­leó­ni­cas mu­cho an­tes, in­clu­so, de que exis­tie­ra Lady Ga­ga. Des­pués la vi­mos de rubio pla­tino y ca­si ra­pa­da. Aho­ra, con una ima­gen mu­cho más se­re­na se ha con­ver­ti­do en to­da una es­tre­lla de la te­le­vi­sión. Ju­ra­do de la se­gun­da edi­ción de (Te­le 5) aho­ra se emo­cio­na con las ac­tua­cio­nes de los más pe­que­ños de la ca­sa. Sig­nif­có un cam­bio im­por­tan­te en mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. An­tes tu­ve va­rios éxi­tos in­ter­na­cio­na­les y que­ría rom­per esa di­ná­mi­ca con un tra­ba­jo más con­cep­tual, al­ter­na­ti­vo. Me de­cían que es­ta­ba lo­ca, pe­ro yo que­ría cre­cer y me ale­gro de ha­ber to­ma­do aque­lla de­ci­sión. De tu ves­tua­rio, no po­drías vi­vir sin... Mis bo­tas. Pa­re­cen nue­vas, pe­ro lle­van bas­tan­te tro­te. Mi hi­jo tam­bién las usa. Cuan­do vamos por la ca­lle pa­re­ce­mos no­vios. Ade­más, las lle­vo con la cre­ma­lle­ra abier­ta, pa­ra qui­tár­me­las en cual­quier mo­men­to sin es­fuer­zo. Ad­mi­ras mu­cho los di­se­ños de Jo­sé Fuen­tes. ¿Por qué? Por su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­me sen­tir mu­jer. Soy me­di­te­rrá­nea, con cuer­po def­ni­do, pe­cho, ca­de­ras... Jo­sé ve a la mu­jer que a mí me gus­ta: sa­na, be­lla, lozana... ¿Tie­nes ri­tua­les an­tes de un con­cier­to o en ca­sa? Sue­lo co­mer un dó­nut dos ho­ras an­tes de una ac­tua­ción, y si es­tá re­lleno me­jor. En ca­sa, pa­ra desa­yu­nar me to­mo un zu­mo de na­ran­ja. Ten­go muy buen des­per­tar. ¿Cui­das mu­cho la voz? Sí. Ha­blo po­co por te­lé­fono, evi­to co­mer co­sas de­ma­sia­do frías o pi­can­tes, no fu­mo, in­ten­to man­te­ner siem­pre la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral... Y cuan­do es­toy de gi­ra soy in­clu­so más me­ticu­losa. En esa épo­ca no me per­mi­to ni el lu­jo de to­mar una co­pa de vino. ¿Sue­les prac­ti­car de­por­te? Co­rro una ho­ra dia­ria o ha­go bi­ci­cle­ta, y pa­seo por la pla­ya ha­ga buen o mal tiem­po. A par­tir de los cua­ren­ta, a las mu­je­res nos cues­ta per­der los ki­los de más y la car­ne se vuel­ve fá­ci­da. Tra­ba­jo en el gim­na­sio pa­ra man­te­ner­me bien. El ins­tru­men­to mu­si­cal que más te re­la­ja. El che­lo. Su so­ni­do es su­bli­me. ¡Hay tan­to dra­ma y tan­ta ex­pre­sión en el che­lo! Me lle­ga al al­ma. Eso sí, no sé to­car­lo.

“Odio la hi­po­cre­sía, y con­fe­so que al­gu­na vez he si­do hi­pó­cri­ta por mo­ti­vos de tra­ba­jo” “Mi hi­jo Ai­tor es la per­so­na más ma­ra­vi­llo­sa del

mundo. Ha to­ma­do lo me­jor de su ma­dre y de su pa­dre”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.