MA­RIO SAN­DO­VAL Y SU MU­JER

El fe­cha­zo que lle­gó muy le­jos

AR - - PORTADA - Tex­to: MA­RÍA ORRIOLS Fo­tos: JUANJO MO­LI­NA

Nos abre la puer­ta una ni­ña de tres años que, por el gran pa­re­ci­do con Ma­rio, es­tá cla­ro que es su hi­ja Da­nie­la. En el pa­si­llo se en­cuen­tra el pe­que­ño Ma­rie­te, como le lla­man ca­ri­ño­sa­men­te en ca­sa, ga­tean­do ca­mino del sa­lón, don­de me lle­va su her­ma­na pa­ra que le lea Pe­ter Pan. En­se­gui­da apa­re­ce Cris­ti­na, que avi­sa a su hi­ja de que no pin­te el li­bro: “Es que ese cuen­to era mío y le ten­go ca­ri­ño”, nos acla­ra. El sa­lón es una prue­ba evi­den­te de que se tra­ta de una ca­sa fa­mi­liar, vi­vi­da, don­de con­vi­ven a la per­fec­ción mue­bles mi­ni­ma­lis­tas con ju­gue­tes re­par­ti­dos por to­da la es­tan­cia. To­do en­vuel­to en olor a co­mi­da ca­se­ra re­cién he­cha: es la ho­ra de la ce­na de los ni­ños.

Ca­sa­dos ha­ce cin­co años y pa­dres de dos hi­jos, no hay du­da de que el chef de Co­que y la je­fa de pren­sa de Nin­ten­do han con­se­gui­do crear un ho­gar don­de se com­pen­sa el po­co tiem­po que es­tán jun­tos con mu­cho amor. Un amor que Cris­ti­na no ocul­ta ni cuan­do se prue­ba unos za­pa­tos: “Son co­mo­dí­si­mos, no como los de mi bo­da. Aunque yo es­ta­ba tan fe­liz que no sen­tía na­da de do­lor, lue­go es­tu­ve un mes ca­si sin po­der an­dar”, re­cuer­da di­ver­ti­da.

Mi­nu­tos des­pués apa­re­ce Ma­rio, en cu­yos bra­zos se echa Da­nie­la, mien­tras él se dis­cul­pa por el re­tra­so: “Per­do­nad, pe­ro des­de las cua­tro de la ma­ña­na, que he ido a Mer­ca­ma­drid, no he pa­ra­do”. Y aña­de, al ver a su mu­jer ya pre­pa­ra­da pa­ra las fo­tos: “Pa­re­ces una ac­triz de Holly­wood”. Y es que, a pe­sar de que sus tra­ba­jos son exi­gen­tes y tie­nen que sa­crif­car el tiem­po de­di­ca­do a su fa­mi­lia, el amor y ad­mi­ra­ción en­tre ellos su­ple to­do lo de­más. Y lo de­mues­tran cuan­do el fo­tó­gra­fo em­pie­za a dis­pa­rar in­ter­cam­bián­do­se fra­ses cóm­pli­ces: “Ayer ni le vi, así que hoy que ha lle­ga­do an­tes lo ten­go que apro­ve­char”, co­men­ta Cris­ti­na mien­tras le atrae ha­cia sí. Ma­rio, en­tre ri­sas, le con­tes­ta: “Tú agá­rra­me fuer­te”. Tra­tán­do­se de una se­sión de fo­tos de pa­re­ja y en vis­ta de que los ges­tos de ca­ri­ño se su­ce­den uno tras otro, nos lo po­nen tan fá­cil que an­tes de dar­nos cuen­ta ya he­mos ter­mi­na­do y estamos sen­ta­dos en el sofá ha­blan­do, con Da­nie­la ju­gan­do en­tre no­so­tros.

Ma­rio, fe­li­ci­da­des por tu se­gun­da es­tre­lla Mi­che­lin.

Ma­rio: Mu­chas gra­cias, pe­ro mis es­tre­lli­tas son es­tas que es­tán por aquí [di­ce mi­ran­do a sus hi­jos].

¿Có­mo os or­ga­ni­záis con el tra­ba­jo y la fa­mi­lia?

Ma­rio: Nos re­par­ti­mos las ta­reas. Yo siem­pre me he en­car­ga­do de las co­mi­das de los ni­ños, mien­tras que Cris­ti­na lo ha­ce de la edu­ca­ción.

Cris­ti­na: Sí. Yo les di el pe­cho cuan­do na­cie­ron, pe­ro des­pués Ma­rio se en­car­gó de ha­cer unos po­ti­tos gour­met ma­ra­vi­llo­sos. Y así ha pa­sa­do... ¡han sa­li­do con un pa­la­dar...! En cuan­to al tiem­po de es­tar con ellos, aho­ra me voy a co­ger la jornada re­du­ci­da.

Al to­mar esa de­ci­sión, a ti, que eres una mu­jer trabajadora, ¿no te que­da la sen­sa­ción de es­tar sa­crif­can­do tu ca­rre­ra por la de Ma­rio, tu ma­ri­do?

C.: Sí, pa­ra mí es un po­co trau­ma, la ver­dad, pe­ro Ma­rio me lo pi­dió por­que él no pue­de es­tar tan pre­sen­te como yo. Y lo en­ten­dí.

Ser pa­dre es un com­pro­mi­so de dos, y yo tra­ba­jo mu­chas ho­ras y, ade­más, jus­to aque­llas en las que los ni­ños es­tán en ca­sa. Es ahí cuan­do Cris­ti­na tie­ne que ha­cer un po­co de pa­dre y de ma­dre a la vez. Si los dos estamos tra­ba­jan­do a tope, los ni­ños es­tán so­los y eso tam­po­co es bueno.

Cris­ti­na: Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que yo ten­go res­pon­sa­bi­li­dad so­lo so­bre mi tra­ba­jo, pe­ro Ma­rio es due­ño de su em­pre­sa y la tie­ne so­bre mu­chas fa­mi­lias que tra­ba­jan pa­ra él. Des­pués de pen­sar­lo mu­chos me­ses y to­mar la de­ci­sión, re­sul­ta que mi em­pre­sa nos ha da­do mu­cho más de lo que pen­sa­ba y eso es una suer­te.

Co­que, que era de tu abue­lo, ¿si­gue man­te­nién­do­se como un res­tau­ran­te fa­mi­liar?

Ma­rio: Sí. Aquí la em­pre­sa es la fa­mi­lia y, de he­cho, he­mos con­ser­va­do el nom­bre pa­ra to­do.

¿Es fá­cil pa­ra un chef ges­tio­nar una em­pre­sa?

Ma­rio: No. En nin­gu­na es­cue­la de hos­te­le­ría te ha­blan mu­cho de los re­cur­sos hu­ma­nos, y eso es lo que más me ha cos­ta­do: en­ten­der el lenguaje de la gen­te que te ro­dea, que te quie­ra se­guir y que tú seas el lí­der.

Cu­rio­sa­men­te, cuan­do os ca­sas­teis, vi­vis­teis en la ca­sa fa­mi­liar.

Ma­rio: Sí. Bueno, yo soy muy clá­si-

“Cris­ti­na me apor­tó mu­chí­si­mo, pe­ro, so­bre to­do, me gus­tó el equi­li­brio que me dio a la ho­ra de cen­trar

más mi ca­rre­ra, lo que me vino muy bien”

Ma­rio “Ma­rio fue el com­pa­ñe­ro que es­ta­ba es­pe­ran­do en mi vi­da.Yo siem­pre he que­ri­do te­ner una fa­mi­lia, y cuan­do le co­no­cí to­do co­bró sen­ti­do”

Cris­ti­na

Ma­rio:

co en es­to y has­ta que no nos ca­sa­mos no nos fui­mos a vi­vir jun­tos.

Cris­ti­na: Pe­ro al año y me­dio de co­no­cer­nos nos ca­sa­mos.

¿Có­mo os co­no­cis­téis?

Ma­rio: Re­cuer­do que fue un do­min­go a las seis de la tar­de, en un even­to que ha­bía en el ho­tel ME de Ma­drid, al que me in­vi­tó una ami­ga.

Cris­ti­na: Era cuan­do él no abría los do­min­gos, por­que lue­go se me aca­bó el cho­llo.

Ma­rio: Iba acom­pa­ña­do de dos ami­gos y al en­trar vi a una mo­re­na con ves­ti­do pa­la­bra de ho­nor y za­pa­tos de Jimmy Choo, tan ele­gan­te, con una mi­ra­da tan sen­sual...Una chi­ca que yo no ha­bía vis­to por ese ba­rrio. Mi ami­ga nos pre­sen­tó y di­je a mis ami­gos: “A la del lu­nar, prohi­bi­do mi­rar­la”. Y ter­mi­né con­quis­tán­do­la.

Lo tu­yo fue un fe­cha­zo. ¿Y pa­ra ti, Cris­ti­na?

Cris­ti­na: Yo me hice un po­co la du­ra. A mí me en­can­tó su con­fan­za en sí mis­mo: lo te­nía tan cla­ro, es­ta­ba tan con­ven­ci­do y te­nía tan­ta ca­ra. ¡Si in­clu­so me pi­dió el te­lé­fono tres ve­ces! Y sus ami­gos em­pe­za­ron a echarle mu­chas fo­res, por ayu­dar­le, has­ta que les di­je: “Por ahí no si­gáis que a mí el mo­men­to ce­le­brity no me va na­da”. Ma­rio: Al día si­guien­te la lla­mé por la ma­ña­na y al me­dio­día. Me dio ca­la­ba­zas di­cién­do­me que te­nía mu­chas reunio­nes y que era im­po­si­ble. Y a la ter­ce­ra lla­ma­da…

Cris­ti­na: “¡Hom­bre, es que te co­no­cí ayer y ya quie­res que­dar hoy!”, pen­sa­ba yo...

Ma­rio: Le di­je que te­nía­mos que que­dar ese mis­mo día por­que no po­día es­pe­rar has­ta el si­guien­te do­min­go que vol­vía a li­brar.

Y al año y me­dio, os ca­sas­teis.

Cris­ti­na: Sí. Él re­ser­vó una fe­cha pa­ra ca­sar­nos y yo no lo sa­bía.

Ma­rio: Como las fe­chas de las bo­das se re­ser­van con mu­cha an­ti­ci­pa­ción, em­pe­cé a mi­rar qué días te­nía­mos li­bres en la fnca don­de or­ga­ni­za­mos even­tos, La Ro­ma­neé, y la úni­ca era el 1 de agos­to, do­min­go. La re­ser­vé pa­ra no­so­tros.

¿Có­mo fue lo de vi­vir re­cién ca­sa­dos con la fa­mi­lia de él?

Cris­ti­na: Fue un shock. Al prin­ci­pio fue di­fí­cil, y lue­go su ma­dre y yo nos hi­ci­mos ín­ti­mas.

Ma­rio: Cla­ro, es que se lle­va­ba al hi­jo pe­que­ño, al he­re­de­ro, a su jo­yi­ta.

Cris­ti­na: Su ma­dre ha que­ri­do mu­chí­si­mo a todos sus hi­jos, pe­ro Ma­rio era como si fue­ra una hi­ja: por aque­llo de ser el pe­que­ño le ha­cía la co­mi­di­ta como a ella le gus­ta­ba, sus gui­si­tos... La mi­ma­ba mu­chí­si­mo, y es ver­dad que como Ma­rio fue el úl­ti­mo en ir­se, le cos­tó acep­tar­me.

Ma­rio, pa­ra ti fue un mo­men­to muy du­ro cuan­do mu­rió tu ma­dre...

ÒSer pa­dre es un com­pro­mi­so de dos y yo tra­ba­jo mu­chas ho­ras. Es ah’ cuan­do Cris­ti­na tie­ne que ha­cer un

po­co de pa­dre y de ma­dreÓ Ma­rio

Ma­rio: Sí, pe­ro dio la ca­sua­li­dad de que Da­nie­la lle­gó a las dos se­ma­nas de fa­lle­cer ella, y fue lo que ne­ce­si­tá­ba­mos. Y me re­fe­ro a to­da la fa­mi­lia, no so­lo a Cris­ti­na y a mí.

Cris­ti­na: Sí, por­que lle­va­ba ma­li­ta tiem­po y ya la úl­ti­ma épo­ca fue bas­tan­te du­ra. Pe­ro nos sir­vió pa­ra dar­nos cuen­ta de lo que es la vi­da. La muer­te y la vi­da vie­nen y van...

Ade­más de eso, ¿qué sig­nif­có la lle­ga­da de Da­nie­la?

Ma­rio: La fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta. Me acuer­do de cuan­do dio a luz en el pa­ri­to­rio y yo en­tré... No ha­bía vis­to un ser más gua­po, re­cién na­ci­do, con la ca­ra blan­ca. Era como un an­ge­li­to.

Cris­ti­na: Te das cuen­ta de que has he­cho al­go im­por­tan­te de ver­dad en la vi­da, de que ya lo de­más es re­la­ti­vo.

Ma­rio: Fue cuan­do me acep­tó mi sue­gra por­que, cla­ro, yo era su hi­jo po­lí­ti­co y has­ta en­ton­ces no te­nía­mos una re­la­ción. Me es­ta­ban co­no­cien­do y cuan­do sal­go del pa­ri­to­rio, de re­pen­te me mi­ra a mí y di­ce: “Has crea­do una fa­mi­lia, ya te acep­to”.

Cris­ti­na: ¡No veas có­mo se lo re­cuer­da Ma­rio a mi ma­dre!

Fue tan bo­ni­ta la ex­pe­rien­cia, que tu­vis­teis un se­gun­do…

¡Y lo que fal­te, por­que no des­car­ta­mos te­ner al­gún hi­jo más!

¿Qué pla­nes os gus­ta ha­cer con los ni­ños?

Cris­ti­na: Ma­rio es muy pa­dra­zo. Es ver­dad que aho­ra tie­nen una edad muy di­fí­cil y mu­cho no pue­des ha­cer, por­que cuan­do sa­les es un caos. Por eso es me­jor ha­cer co­sas en ca­sa.

Ma­rio: Pe­ro siem­pre que te­ne­mos un se­gun­do nos gus­ta es­tar con ellos.

Cris­ti­na: Y sa­li­mos mu­cho por Es­pa­ña, por­que Ma­rio tie­ne que ir a di­fe­ren­tes si­tios.

Ma­rio: El problema de aho­ra es que cuan­do sa­les tie­nes que ir con un car­ga­men­to de to­do.

Cris­ti­na: En La Ro­ma­neé tie­nen un huer­to y vamos allí a ver a las ga­lli­nas, que le en­can­tan a Da­nie­la [en ese mo­men­to la ni­ña, que si­gue ju­gan­do por el sa­lón, ha­bla del caballo que tie­ne su tío]. Es la for­ma que te­ne­mos los ni­ños y yo de ver a Ma­rio los fnes de semana.

Ma­rio: Y los do­min­gos por la ma­ña­na, como ya es­tá to­do con­tro­la­do, Da­nie­la se po­ne un de­lan­ta­li­to y me la lle­vo a la co­ci­na a co­ci­nar con­mi­go. Nues­tro mo­men­to, sá­ba­do y do­min­go, es co­mer jun­tos, en la co­ci­na, con to­do el equi­po.

Cris­ti­na: Aho­ra ade­más tie­ne un

Ma­rio:

re­to, por­que se dio cuen­ta de que las pae­llas no le sa­lían como él que­ría, y como los va­len­cia­nos so­mos bas­tan­te exi­gen­tes con las pae­llas, todos los do­min­gos ha­ce una dis­tin­ta.

¿Cuál es la re­ce­ta pa­ra que el amor fun­cio­ne?

Ma­rio: Yo creo que lo pri­me­ro es el res­pe­to, lo se­gun­do es la ad­mi­ra­ción mu­tua y lo ter­ce­ro sa­ber que todos los días se pue­de me­jo­rar.

Cris­ti­na: Cla­ro, es una lu­cha dia­ria por­que nun­ca sa­bes lo que te vas a en­con­trar, pe­ro es ver­dad que las ten­sio­nes se pro­du­cen más por la dis­tan­cia de pa­sar tiem­po fue­ra de ca­sa, el tra­ba­jo o los ni­ños que por­que dis­cu­ta­mos no­so­tros de nues­tras co­sas.

Ma­rio, ¿qué te apor­tó Cris­ti­na cuan­do lle­gó a tu vi­da?

Ma­rio: Me apor­tó mu­chí­si­mo. Con 30 años ya sa­bes lo que te gus­ta y los ho­ra­rios de la hos­te­le­ría so­lo te per­mi­ten sa­lir por la no­che, y me en­can­tó el equi­li­brio que me dio a la ho­ra de cen­trar un po­co más mi ca­rre­ra. Me vino muy bien. No sé a ella...

Cris­ti­na: Pa­ra mí fue el com­pa­ñe­ro que es­ta­ba es­pe­ran­do en mi vi­da, por­que yo siem­pre he que­ri­do te­ner una fa­mi­lia y, aunque me hice la du­ra [ri­sas], pa­ra mí tam­bién fue un fe­cha­zo. Cuan­do em­pe­cé a ha­blar con él, fue como que to­do te­nía sen­ti­do.

En to­das las pa­re­jas hay al­guien más pa­sio­nal, otro que equi­li­bra... ¿Có­mo es en vues­tro ca­so?

Ma­rio: Que con­tes­te ella.

Cris­ti­na: Yo creo que hay mo­men­tos. Por aque­llo de ha­ber si­do el pe­que­ño, él es muy de re­cla­mar aten­ción y ca­ri­ño. Y yo, al ser la ma­yor en mi ca­sa, siem­pre he si­do más res­pon­sa­ble. Ma­rio: Tam­bién te sa­co cin­co años

Cris­ti­na: ¡Me sa­cas tres! Es que siem­pre se po­ne años en­ci­ma, quie­re ser ma­yor.

Ma­rio: Sí, pe­ro tam­bién soy muy pa­sio­nal.

Cris­ti­na: Y muy de­ta­llis­ta.

Ma­rio, di­me un ras­go des­ta­ca­ble del ca­rác­ter de tu mu­jer.

Ma­rio: Es muy res­pon­sa­ble, es la ce­re­bri­to de la ca­sa, la que me di­ce lo que ten­go que gas­tar y lo que no.

Cris­ti­na: Yo soy una per­so­na muy realista y Ma­rio es muy so­ña­dor, pe­ro ¡lue­go él siem­pre con­si­gue lo que ha so­ña­do!

¿No os gus­ta­ría te­ner un pro­yec­to pro­fe­sio­nal en co­mún?

Ma­rio: Lo he­mos ba­ra­ja­do, yo le he he­cho pro­pues­tas...

Cris­ti­na: Es ver­dad que él me lo ha di­cho mu­chas ve­ces, por­que le gus­ta que la fa­mi­lia tra­ba­je jun­ta, por­que es lo que ha vis­to. A lo me­jor si sa­lie­ra un pro­yec­to en Ma­drid, no lo des­car­ta­ría.

Ma­rio: El fu­tu­ro dirá. Aho­ra mis­mo estamos bien como estamos, ca­da uno en su em­pre­sa, con su tra­ba­jo y co­men­tan­do nues­tras ex­pe­rien­cias.

¿Qué os gus­ta­ría que re­cor­da­ran vues­tros hi­jos de vo­so­tros?

Ma­rio: El res­pe­to que nos te­ne­mos. En oca­sio­nes pue­de ha­ber más amor, más o me­nos eu­fo­ria, pe­ro pro­cu­ra­mos que nues­tros hi­jos crez­can vien­do res­pe­to mu­tuo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.