ANA ROSA QUIN­TA­NA

LA RE­VIS­TA DE

AR - - PORTADA -

Que­ri­das com­pa­ñe­ras de via­je: la re­dac­ción ha de­ci­di­do en fe­bre­ro ha­cer un ho­me­na­je al amor des­pués de los cua­ren­ta, lo que en prin­ci­pio me ha­ce sos­pe­char que hay al­gu­na cua­ren­ta­ñe­ra enamo­ris­ca­da y cree que es al­go ex­cep­cio­nal. En es­ta oca­sión voy a ha­blar por mí. No me lo han con­ta­do, ni lo he vis­to, ni ten­go una ami­ga...

No hay amor mas cons­cien­te, es­ta­ble, ge­ne­ro­so e in­te­li­gen­te que el que lle­ga cuán­do tie­nes ex­pe­rien­cia y nin­gu­na ga­na de vol­ver­te a enamo­rar. Si par­ti­mos de que no hay re­glas y que cuan­do te lle­ga ya no hay na­da que ha­cer y nin­gu­na estamos li­bres de que nos sal­ga ra­na, las vi­ven­cias pa­sa­das sir­ven al me­nos pa­ra sa­ber lo que no que­re­mos. Mi­re­mos con sin­ce­ri­dad den­tro de ca­da uno de no­so­tros: lo que te epa­ta en la ju­ven­tud no es lo que va­lo­ras a los trein­ta. Cuan­do ya he­mos su­pe­ra­do el amor por des­lum­bra­mien­to, cuan­do de­ja­mos de exi­gir de nues­tra pa­re­ja lo que no es y por fn re­co­no­ce­mos que tam­po­co so­mos per­fec­tas, es en­ton­ces cuan­do em­pe­za­mos a es­tar pre­pa­ra­das pa­ra vi­vir el gran amor.

Al­gu­nas, unas po­cas, tie­nen la suer­te de to­par­se a la pri­me­ra con su pa­re­ja per­fec­ta y otras tie­nen que be­sar mu­chas ra­nas has­ta en­con­trar al prín­ci­pe. Lo im­por­tan­te es no en­ga­ñar­se ni vi­vir un amor abu­rri­do, sin pa­sión, por cos­tum­bre, jus­tif­can­do que eso es la pa­re­ja, que el amor evo­lu­cio­na has­ta que nos con­ver­ti­mos en com­pa­ñe­ros de pi­so a los que te­ne­mos ape­go e hi­jos en co­mún. En es­to del amor ha­bría que dar un li­bri­to de ins­truc­cio­nes pa­ra no con­fun­dir­lo con otros sen­ti­mien­tos como ca­ri­ño, amistad, ne­ce­si­dad o co­mo­di­dad. Tam­po­co es con­ve­nien­te creer que siem­pre hay que vi­vir en la mon­ta­ña ru­sa.

El te­ma es tan com­pli­ca­do que na­die tie­ne la for­mu­la má­gi­ca pa­ra la fe­li­ci­dad de pa­re­ja sin fn. Ca­da una de no­so­tras, afor­tu­na­da­men­te, ha vi­vi­do el amor y el desamor, el cie­lo y la de­ses­pe­ra­ción. To­do ello es vi­da y ex­pe­rien­cia. Yo he te­ni­do la suer­te de en­con­trar el amor de mi vi­da re­cién cum­pli­dos los cua­ren­ta y, como to­das las co­sas im­por­tan­tes de la vi­da, lle­gó cuan­do me­nos lo es­pe­ra­ba; es más, cuan­do no te­nía nin­gu­na ga­na de vol­ver a vi­vir en pa­re­ja. Fue de­cir: “Nun­ca nin­gún hom­bre va a vol­ver a col­gar sus pan­ta­lo­nes en mi ar­ma­rio” y... hoy te­ne­mos me­lli­zos y si­go enamo­ra­da como el pri­mer día. Esa es la ma­gia del amor: na­die lo con­tro­la, nun­ca se sa­be dón­de ni cuán­do te va a in­va­dir, sin so­lu­ción, sin re­me­dio, sin po­si­ble re­sis­ten­cia.

Fe­liz día de los enamo­ra­dos.

“Yo he te­ni­do la suer­te de en­con­trar el amor de mi vi­da re­cién cum­pli­dos los cua­ren­ta y, como to­das las co­sas im­por­tan­tes de la vi­da, lle­gó cuan­do me­nos

lo es­pe­ra­ba”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.