Los pa­dres que nos gus­tan

AR - - EDITORIAL -

Mar­zo es un mes de tran­si­ción (in­clu­so, es­te año, tam­bién po­lí­ti­ca) en­tre el in­vierno y la pri­ma­ve­ra que anun­cia su lle­ga­da el 21, y con ella el co­lor en el cam­po y la ale­gría en la ca­lle. Tras un in­vierno de cli­ma ex­tra­ño y de ines­ta­bi­li­dad, ten­dre­mos en nues­tro país una pri­ma­ve­ra lle­na de in­cer­ti­dum­bres en todos los sen­ti­dos. Me­nos mal que la Semana Santa se ade­lan­ta y ten­dre­mos un res­pi­ro.

Como todos los años, el 19 ce­le­bra­mos el Día del Pa­dre, y he­mos que­ri­do ha­blar en es­te nú­me­ro de los pa­dres que nos gus­tan: los que adop­tan un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en la crian­za de los hi­jos, los que son, como de­be ser, tan im­por­tan­tes como las ma­dres en su desa­rro­llo y edu­ca­ción.

Tra­di­cio­nal­men­te las ma­dres han car­ga­do so­bre sus hom­bros el cui­da­do, aten­ción y res­pon­sa­bi­li­dad de los hi­jos. El pre­tex­to es que la ma­yo­ría de las mu­je­res no tra­ba­ja­ban y re­caía so­bre ellas to­do lo re­la­cio­na­do con el ho­gar. Pe­ro cuan­do las mu­je­res se in­cor­po­ra­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te al mundo la­bo­ral, la co­sa no cambió. Se se­guían ocu­pan­do del tra­ba­jo, la ca­sa y los críos, y hoy to­da­vía nos sor­pren­den los lla­ma­dos ‘nue­vos pa­dres’.

Lo nor­mal se ve como ex­cep­cio­nal: que los ni­ños sean una cues­tión de dos, que se le­van­te uno u otro por la no­che cuan­do hay que dar bi­be­ro­nes; si hay que ir al mé­di­co, que le acom­pa­ñen los dos o el que ten­ga me­jor ho­ra­rio... o que se tur­nen pa­ra pe­dir per­mi­so en el tra­ba­jo. Por no ha­blar de las tu­to­rías o las fun­cio­nes es­co­la­res.

Esa es la au­tén­ti­ca igual­dad, y el me­jor ejem­plo en la edu­ca­ción de nues­tros me­no­res. Des­afor­tu­na­da­men­te aún estamos muy le­jos, aunque ca­da vez más los pa­dres quie­ren no per­der­se na­da del desa­rro­llo de sus hi­jos. Y eso tam­bién nos con­cier­ne a no­so­tras: te­ne­mos que apren­der a no creer­nos im­pres­cin­di­bles, a ol­vi­dar­nos del “tú no sa­bes”, del “ten cui­da­do” y otras mil co­le­ti­llas, por­que en el fon­do te­ne­mos tan in­terio­ri­za­do el pa­pel que se­gui­mos ac­tuan­do como si los hi­jos nos per­te­ne­cie­ran so­lo a no­so­tras. “Ma­dre no hay mas que una”, se di­ce. Y ¿qué pa­sa?, ¿que pa­dres hay va­rios?

Fe­liz Día del Pa­dre. Del pa­dre que sa­be igual que no­so­tras cui­dar de la pro­le.

“Te­ne­mos que apren­der a no creer­nos im­pres­cin­di­bles, a ol­vi­dar­nos del ‘tú no sa­bes’, del ‘ten cui­da­do’ y otras mil co­le­ti­llas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.