Ju­lia Na­va­rro “Me so­bre­co­gen las per­so­nas que no se arre­pien­ten de na­da”

Tres años des­pués de su úl­ti­ma no­ve­la, la es­cri­to­ra ma­dri­le­ña publica ‘His­to­ria de un ca­na­lla’, un via­je al fon­do del al­ma de un ver­da­de­ro mons­truo. Una his­to­ria du­ra que la ha de­ja­do ago­ta­da.

AR - - ENTREVISTA - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

Ha ven­di­do cin­co mi­llo­nes de ejem­pla­res en más de trein­ta paí­ses con sus cin­co no­ve­las an­te­rio­res, pe­ro cuan­do pre­sen­ta li­bro nue­vo si­gue sintiendo el mis­mo vér­ti­go que la pri­me­ra vez: “Es como vol­ver­me a exa­mi­nar. Da igual cuán­to les ha­ya gus­ta­do tu an­te­rior his­to­ria: los lectores siem­pre te juz­gan por tu úl­ti­mo li­bro. Es como si te lo ju­ga­ras to­do a una carta”, afir­ma Ju­lia Na­va­rro, con la que ha­bla­mos, pre­ci­sa­men­te, de su úl­ti­ma no­ve­la,

Pa­ra ir abrien­do bo­ca, me gus­ta­ría sa­ber de dón­de sa­le la ins­pi­ra­ción pa­ra es­ta no­ve­la.

Siem­pre me han sor­pren­di­do, in­clu­so me han so­bre­co­gi­do, esas per­so­nas que di­cen que no se arre­pien­ten de na­da y que vol­ve­rían a co­me­ter los mis­mos erro­res. Fue así como de­ci­dí es­cri­bir la his­to­ria de al­guien que fue­ra cons­cien­te de los erro­res co­me­ti­dos y re­fle­xio­na­ra so­bre có­mo ha­brían si­do su vi­da y las de los de­más si las de­ci­sio­nes que to­mó en su día hu­bie­ran si­do otras.

Con es­ta no­ve­la pro­fun­di­zas aún más que las an­te­rio­res en el al­ma hu­ma­na. ¿Es una evo­lu­ción?

Sí, es la sen­da que co­men­cé con y con­ti­nué con

Me in­tere­sa mu­chí­si­mo bu­cear den­tro del al­ma de las per­so­nas y, en es­te ca­so, lo ha­go en el fon­do de un au­tén­ti­co ca­na­lla. La ver­dad es que me ha re­sul­ta­do muy muy di­fí­cil con­vi­vir tres años con es­te per­so­na­je, jus­to por­que es una ma­lí­si­ma per­so­na. He aca­ba­do ago­ta­da y fi­na­li­zar­la me ha de­pa­ra­do una sen­sa­ción de ali­vio ma­yor que otras ve­ces. Te­nía mu­chas ga­nas de de­cir adiós a Tho­mas (el pro­ta­go­nis­ta de

His­to­ria de un ca­na­lla. Di­me quien soy Dis­pa­ra, yo ya es­toy muer­to.

His­to­ria de un ca­na­lla).

Me pa­re­ce muy di­fí­cil crear un per­so­na­je tan odio­so y con­se­guir que el lec­tor no lo aban­do­ne.

Creo que es por­que a ve­ces es­ta his­to­ria pue­de pro­vo­car en quien la lee

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.