Có­mo sa­car el ta­len­to que lle­vas den­tro

AR - - PSICO -

Más de vein­te años com­par­tien­do en­tre­na­mien­tos de ju­do han man­te­ni­do uni­dos a Jo­sé Vi­cen­te Ca­bas, maes­tro de ju­do, y Fer­nan­do Bla­ya, di­rec­ti­vo, has­ta que han de­ci­di­do em­pren­der un nue­vo ca­mino: el de­por­ti­vo pa­ra eje­cu­ti­vos. Su em­pre­sa, Eco­sis­te­ma De­por­ti­vo, bus­ca el desa­rro­llo per­so­nal de sus clien­tes a tra­vés del la prác­ti­ca de­por­ti­va y el “Cree­mos que si las per­so­nas se aden­tran en una for­ma de vi­da sa­lu­da­ble, aca­ban sien­do más fe­li­ces –ase­gu­ra Fer­nan­do Bla­ya–. Y si eso ocu­rre en el en­torno de la em­pre­sa o de los equi­pos de­por­ti­vos, se aca­ban no­tan­do tam­bién”.

coaching

mind­ful­ness:

coaching

mind­ful­ness,

coaching,

¿Qué es un

eje­cu­ti­vo?

Fer­nan­do: Es un pro­fe­sio­nal al­ta­men­te pre­pa­ra­do que acom­pa­ña y apo­ya a las per­so­nas pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos desa­rro­llan­do su ta­len­to. Nos gus­ta de­cir que ayu­da­mos a cam­biar sue­ños por me­tas. Tra­ba­jar pa­ra una per­so­na nos ha­ce ver su ám­bi­to de ac­tua­ción y nos exi­ge cier­ta fa­mi­lia­ri­za­ción con sus ac­ti­vi­da­des dia­rias, pe­ro la ma­yo­ría de las ve­ces sus te­mo­res son si­mi­la­res a los que te­ne­mos todos los de­más: in­se­gu­ri­dad, mie­do, fal­ta de re­cur­sos emo­cio­na­les...

Una de vues­tras es­pe­cia­li­da­des son los cur­sos de au­to­pro­tec­ción pa­ra la mu­jer. ¿Por qué?

La de­fen­sa per­so­nal y el ju­do son dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas que cum­plen los re­qui­si­tos que ne­ce­si­ta­mos pa­ra unir pro­ce­sos de con ac­ti­vi­dad fí­si­ca: per­mi­ten a las mu­je­res la in­terio­ri­za­ción de su pro­pio ob­je­ti­vo, va­li­dan­do su es­fuer­zo, la su­pera­ción y la ad­qui­si­ción de há­bi­tos sa­lu­da­bles.

La ma­yor par­te de vues­tros clien­tes son pro­fe­sio­na­les. ¿Có­mo les ayu­dáis a ges­tio­nar la an­sie­dad?

El es­trés en si no es ma­lo: nos in­di­ca que al­go nos es­tá su­ce­dien­do. Lo im­por­tan­te es aso­ciar­lo a un por­qué y con­tro­lar­lo. Las emo­cio­nes bá­si­cas de los se­res hu­ma­nos, como el mie­do, por ejem­plo, es­tán pre­vis­tas por nues­tro or­ga­nis­mo. Uno de las tra­ta­mien­tos que rea­li­za­mos es intentar aso­ciar un pen­sa­mien­to po­si­ti­vo y real a la si­tua­ción que en esos mo­men­tos nos es­tre­sa emo­cio­nal­men­te. De esa for­ma la emo­ción ne­ga­ti­va se con­vier­te en una emo­ción que nos mo­ti­va. Es una de las claves del que aho­ra es­tá tan de mo­da: vi­vir el mo­men­to sin con­di­cio­nar­nos por el pa­sa­do o por el fu­tu­ro. La so­lu­ción es­tá den­tro de no­so­tros y mu­chas ve­ces no la en­con­tra­mos.

¿Qué po­de­mos apren­der las per­so­nas nor­ma­les del de­por­te de com­pe­ti­ción?

Jo­se Vi­cen­te: El de­por­tis­ta de com­pe­ti­ción en­tien­de la de­rro­ta como par­te del apren­di­za­je. In­ten­ta su­pe­rar­se a sí mis­mo con in­de­pen­den­cia del ri­val y sa­be que la cons­tan­cia, el es­fuer­zo y la to­ma de de­ci­sio­nes son sus he­rra­mien­tas cla­ve pa­ra el éxi­to.

¿Qué apor­ta el con­se­guir un sue­ño?

a al­guien que quie­re

La gen­te que prac­ti­ca es­ta dis­ci­pli­na a dia­rio mues­tra un me­jor con­trol so­bre las emo­cio­nes y los com­por­ta­mien­tos, y pro­te­ge su ce­re­bro. In­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Har­vard de­mos­tra­ron que en las per­so­nas equi­li­bra­das en­ve­je­cen me­nos los te­ji­dos del ce­re­bro.

De­cís que te­néis las ar­mas pa­ra sa­car el ta­len­to que lle­va­mos den­tro. ¿Po­déis com­par­tir­las?

Sí: la ba­ja au­to­es­ti­ma y el mie­do son obs­tácu­los en el ca­mino ha­cia nues­tros sue­ños. En nues­tras char­las nos gus­ta ha­blar de ello por­que de­ter­mi­nan que sea­mos más o me­nos fe­li­ces. El ma­ne­ja esos mie­do y nos per­mi­te acer­car­nos a esa per­so­na que siem­pre he­mos que­ri­do ser. Todos te­ne­mos den­tro ta­len­tos ‘ocul­tos’, aque­llo que se nos da­ba muy bien, que nos ha­cía sen­tir­nos ple­nos, pe­ro que tal vez ol­vi­da­mos por el ca­mino. Nues­tro tra­ba­jo es su­pe­rar los mie­dos que pu­lu­lan en nues­tras ca­be­zas y cam­biar los ‘es­ques’ por los ‘hay­ques’.

coaching

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.