Sus me­jo­res alia­dos

AR - - MODA Y BELLEZA -

Son las diez de la ma­ña­na y a pe­sar de que se ha le­van­ta­do a las tres, como ca­da día, pa­ra ir a la ra­dio, lle­ga con una son­ri­sa. Ma­dre de tres hi­jos, pre­sen­ta con su ma­ri­do, Juan del Val, en On­da Me­lo­día. Con él, tam­bién ha es­cri­to dos de sus cua­tro no­ve­las. Ade­más, tie­ne un blog,

y es em­ba­ja­do­ra de Olay en su cam­pa­ña Mu­je­res Yn­fi­ni­tas, como ‘in­fi­ni­ta’ es la ener­gía de es­ta va­len­cia­na im­pa­ra­ble.

¿Có­mo es tra­ba­jar co­do con co­do con tu ma­ri­do?

Me en­can­ta­ría de­cir­te que se­pa­ra­mos lo pro­fe­sio­nal de lo per­so­nal, pe­ro es men­ti­ra... Es im­po­si­ble no ha­blar las 24 ho­ras del día de tra­ba­jo. Lo que pa­sa es que lue­go ca­da uno te­ne­mos nues­tro es­pa­cio den­tro de la pa­re­ja, que es fun­da­men­tal pa­ra te­ner una sa­lud men­tal sa­nea­da.

¿Y có­mo se or­ga­ni­za una fa­mi­lia en la que los pa­dres se le­van­tan a las tres de la ma­ña­na?

Aunque pue­da pa­re­cer du­ro, es­te ho­ra­rio es bueno pa­ra la con­ci­lia­ción fa­mi­liar; de he­cho, no quie­ro cam­biar­lo. Por la ma­ña­na los ni­ños es­tán en el co­le­gio y no­so­tros lle­ga­mos a ca­sa a las 11. Nos da tiem­po a tra­ba­jar, dor­mir un ra­to, re­se­tear­nos y es­tar con los ni­ños cuan­do lle­gan.

Tan­to en tu blog como en el pro­gra­ma tra­tas y de­nun­cias mu­chos te­mas de ac­tua­li­dad...

Sí, cuan­do es­tás al fren­te de un pro­yec­to don­de tú eres la voz can­tan­te tie­nes que mos­trar tu opi­nión, ha­cer­la va­ler y acep­tar la de los de­más. Es­to tam­bién tie­ne que ver con la edad: con 25 años hay te­mas que no quie­res to­car y con cua­ren­ta y tan­tos te pre­gun­tas por qué no ha­bías ha­bla­do de eso an­tes…

Ha­ble­mos de mo­da. ¿Si­gues las ten­den­cias, vas a las pa­sa­re­las?

Si­go la mo­da a tra­vés de las re­vis­tas. No ten­go tiem­po pa­ra ir a las pa­sa­re­las, sal­vo cuan­do se tra­ta de al­gún ami­go. Tam­bién es­toy al tan­to de las ten­den­cias, de lo que se lle­va, pa­ra lue­go ha­cer lo que me da la ga­na [ri­sas]. Lo que me sien­ta bien, pues me lo pongo y no me im­por­ta que sea de ha­ce tres tem­po­ra­das atrás. Lo que no me voy a po­ner es al­go que no va con­mi­go aunque se lle­ve.

Vamos, que eres de las que sa­ben qué es lo que hay que ta­par...

Cuan­do lle­vas mu­chos años con­vi­vien­do con­ti­go mis­ma sa­bes que tie­nes que po­ten­ciar aque­llo que te va bien y di­si­mu­lar lo me­nos bo­ni­to que ten­gas.

¢&yPR WH GH¿QHV D OD KRUD GH YHVWLU"

Me gus­ta mu­cho la ro­pa aunque a la ho­ra de po­nér­me­la no me atre­vo mu­cho, pe­ro me en­can­ta con­se­guir pie­zas es­pe­cia­les y lo guar­do to­do. Lo que ten­go en mi ar­ma­rio es un pe­que­ño te­so­ro que es­pe­ro que a mi hi­ja Oli­via le gus­te. En cuan­to a la for­ma de ves­tir, de­pen­de del es­ta­do de áni­mo: si un día me sien­to su­per­de­por­ti­va, ese día me fal­ta com­ple­tar el look con una ra­que­ta; el día que me sien­to lady, más lady que na­die... Yo creo que la mo­da es­tá pa­ra di­ver­tir­se y pa­ra ju­gar,

¿Tu me­jor com­pra de mer­ca­di­llo?

Una fal­da de los se­ten­ta ¡ma­ra­vi­llo­sa! Que no me va­le, pe­ro me val­drá... Me cos­tó sie­te li­bras en una tien­da de se­gun­da mano de Lon­dres.

¿Hay al­gu­na pren­da a la que ten­gas es­pe­cial ca­ri­ño?

Sí, una fal­da de Bal­main que me com­pré en Nue­va York de se­gun­da mano, di­vi­na... Y un Cha­nel de los se­ten­ta, muy gas­ta­do, que me re­ga­lé.

¿Qué ha­ces pa­ra es­tar tan gua­pa, aun ma­dru­gan­do?

Lo fun­da­men­tal es lim­piar bien la piel, co­sa que apren­des con los años, y lue­go es muy im­por­tan­te cui­dar­la con hi­dra­ta­ción y nu­tri­ción. A mí las arru­gas no me asus­tan. De he­cho, me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so ver a una mu­jer que tie­ne arru­gas con una piel cui­da­da.

“Me gus­ta mu­cho la ro­pa ‘vin­ta­ge’. Me en­can­ta

con­se­guir pie­zas es­pe­cia­les en mer­ca­di­llos”

de Oli­via,

Lo me­jor que te pue­de pa­sar,

Los ta­co­nes

vin­ta­ge,

“A mí me gus­ta es­tar gua­pa, me cui­do y me pongo mil cre­mas”, ex­pli­ca Nu­ria. Sus bá­si­cos de cui­da­do son la

y el pa­ra la higiene dia­ria,

la

¿Pa­sa­rías por el qui­ró­fano?

No. Yo prue­bo to­do ti­po de tra­ta­mien­tos, pe­ro siem­pre que no sean in­va­si­vos, por­que me dan mu­cho mie­do. La ca­ra es el re­fle­jo de tu ex­pre­sión, de tu for­ma de ser, y así como en el cuer­po me da­ría más igual, la ca­ra eres tú en esen­cia.

¿Qué cos­mé­ti­cos lle­vas en el bol­so?

De ma­qui­lla­je siem­pre lle­vo un ca­cao, una ba­rra de la­bios pa­ra cuan­do me en­tran las ga­nas de po­ner­me el rojo, co­lo­re­te y co­rrec­tor de oje­ras. Y cuan­do es­toy mu­chas ho­ras fue­ra de ca­sa, lle­vo has­ta una hi­dra­tan­te. Aho­ra aca­bo de des­cu­brir el sé­rum y no pue­do vi­vir sin él: si no me lo pongo me fal­ta al­go.

¿Có­mo te gus­ta maquillarte?

De­pen­de de la oca­sión. Pa­ra al­go más ‘fes­ti­va­le­ro’ me ma­qui­llo más, pe­ro pa­ra el día a día, más­ca­ra de pes­ta­ñas, por su­pues­to, co­rrec­tor de oje­ras, co­lo­re­te y la­bios.

Cre­ma lim­pia­do­ra fa­cial y el Sé­rum, Cre­ma de día 3 y la Cre­ma de no­che de la lí­nea 3 áreas de cui­da­do in­ten­si­vo, to­do de Olay.

Ce­pi­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.