“La pri­ma­ve­ra vie­ne car­ga­da de ro­ji­zos, co­bres, gri­ses y rubio pla­tino”

AR - - BELLEZA -

Ex­per­to en co­lo­ra­ción, Jo­sué Mar­tí­nez co­no­ce lo que ve­re­mos y lle­va­re­mos en cues­tión de ca­be­llo con la lle­ga­da del ca­lor. Pe­ro, ade­más, nos des­cu­bre al­gu­nos tru­cos pa­ra sa­ber con qué tono de pelo nos en­con­tra­re­mos más gua­pas.

¿Qué co­lo­res trae la pri­ma­ve­ra?

Lle­gan muy fuer­tes los co­bri­zos y los pe­li­rro­jos in­ten­sos. Pe­ro nun­ca pla­nos ni co­lo­res uni­for­mes, sino con con­tras­tes y re­fle­jos pa­ra dar vo­lu­men y re­lie­ve. Y ha­brá va­ria­cio­nes, como mez­clar un co­bre con un ma­rrón pa­ra ate­nuar­lo o con un rubio pa­ra acen­tuar­lo. Tam­bién se si­guen lle­van­do los gri­ses y los ro­sas, pe­ro no in­ten­sos, sino em­pol­va­dos.

O sea, que se­re­mos pe­li­rro­jas.

Y ru­bias, por­que el rubio nun­ca mue­re. Pe­ro se acla­ra­rán mu­chí­si­mo los to­nos. Se lle­va lo que lla­ma­mos ‘rubio nór­di­co’.

¿Por qué es tan di­fí­cil dar con el rubio ideal? Mu­chas nos que­ja­mos de que los tin­tes ti­ran al na­ran­ja.

Lo que in­ten­táis trans­mi­tir al de­cir eso es que no os gus­tan los ru­bios cá­li­dos, que pre­fe­rís un rubio frío, que no ti­re a na­ran­ja ni a do­ra­do. Lo im­por­tan­te es que la clien­ta tie­ne que sa­ber trans­mi­tir lo que quie­re y el pe­lu­que­ro es­cu­char.

¿Per­vi­ven las me­chas?

Sí, pe­ro lle­ga el la nue­va pa­la­bra que todos apren­de­re­mos.

Que es...

Lo mis­mo que lla­má­ba­mos

o ‘me­cha ca­li­for­nia­na’, pa­ra que nos en­ten­da­mos. vie­ne de la mez­cla de de ‘mo­re­na’ y ‘ru­bia’. El efec­to es que el ca­be­llo es­tá acla­ra­do, pe­ro la raíz, al ser más os­cu­ra y na­tu­ral, no con­tras­ta con las ce­jas.

¿El co­lor de la ce­ja de­ter­mi­na el má­xi­mo de acla­ra­do que que­da bien?

Nos in­di­ca cuál es el pun­to pa­ra que el rubio que­de na­tu­ral. Pa­ra una mu­jer con ce­ja an­cha muy os­cu­ra y mar­ca­da, el pla­tino no se­ría su co­lor, sal­vo que quie­ra lo­grar ese efec­to.

¿Hay que te­ñir las ce­jas?

En el ca­so de ha­cer­lo se­ría sua­vi­zan­do me­dio tono, por­que no hay co­sa más fea que una ce­ja ar­ti­fi­cial. Soy par­ti­da­rio de di­si­mu­lar­lo con ma­qui­lla­je.

¿Hay al­gu­na for­ma de sa­ber con qué nos vamos a ver bien?

Hay va­rios tru­cos que nos ayu­dan a ima­gi­nar con qué nos ve­re­mos bien. Por ejem­plo, pa­ra ele­gir un rubio tie­nes que fi­jar­te en qué ti­po de ador­nos, pen­dien­tes o co­lla­res lle­vas: de pla­ta o de oro. La gen­te que uti­li­za pla­ta es por­que se ve me­jor con to­nos fríos. Quien pre­fie­re oro ti­ra por los cá­li­dos. Lue­go hay quien le da igual. En­ton­ces se verá bien en am­bos ca­sos.

¿Y sue­le acer­tar?

Sí, pe­ro aho­ra We­lla tie­ne otra tecnica, que es bus­car la sim­bio­sis en­tre la piel, los ojos y el ca­be­llo. Si tres de esas par­tes son cá­li­das: ojos ma­rro­nes con una piel tos­ta­da y el ca­be­llo ma­rrón, el tono que le pon­dre­mos al pelo no pue­de ser cá­li­do. Siem­pre hay que ju­gar con dos fríos y un cá­li­do, o al re­vés, pa­ra com­pen­sar.

ya­ge

bron­de,

ba­la-

Bron­de brunette y blonde,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.