El po­der de las tres flo­res

AR - - AR Y LIERAC -

Es el ex­trac­to de tres flo­res úni­cas el que da lu­gar al prin­ci­pio ac­ti­vo de Pre­mium Ce­llu­lar. La or­quí­dea ne­gra, al cre­cer en sue­los po­bres, pue­de al­ma­ce­nar y ab­sor­ber nu­trien­tes. La rosa ne­gra es ri­ca en po­li­fe­no­les an­ti ra­di­ca­les li­bres, con po­de­res sua­vi­zan­tes. Por su par te, los áci­dos gra­sos de la ama­po­la ne­gra son los que res­tau­ran el equi­li­brio li­pí­di­co. es­ta dis­ci­pli­na in­ten­sa­men­te y de pri­me­ra mano: “Pa­sa­do ese tiem­po me abu­rrí, y aho­ra to­mo cla­ses de gim­na­sia en ca­sa con un en­tre­na­dor, so­bre to­do cuan­do pre­pa­ro una obra de tea­tro [lo que ocu­rre a me­nu­do], por­que es un tra­ba­jo que exi­ge fuer­za fí­si­ca y men­tal”, cuen­ta.

La ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble es el com­ple­men­to per­fec­to a la ru­ti­na de ejer­ci­cio. Aunque no si­gue una die­ta es­tric­ta y mu­cho me­nos las ten­den­cias, tam­po­co co­me­te ex­ce­sos: “Evi­to pa­sar­me con los lác­teos, ex­cep­to el que­so de ca­bra, que me apa­sio­na; con el tri­go y el azú­car. Me en­can­ta ir al mer­ca­do, co­ci­nar y co­mer. No cual­quier co­sa, nun­ca una o co­mi­da ba­su­ra. Es cues­tión de ali­men­tar­se con ca­be­za”, ha con­fe­sa­do re­cien­te­men­te. Se con­si­de­ra una per­so­na equi­li­bra­da y re­co­no­ce la im­por­tan­cia de se­guir una ru­ti­na cos­mé­ti­ca, que con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble pa­ra te­ner una piel bo­ni­ta. No ha­ce mu­cho tiem­po que des­cu­brió una lí­nea cos­mé­ti­ca ca­paz de sa­car lo me­jor de sí mis­ma y de su cu­tis. Ha­bla­mos de de Lierac, una mar­ca que ella ya usa­ba des­de ha­cía años por re­co­men­da­ción de su der­ma­tó­lo­go, y a la que aho­ra pres­ta su ima­gen: “Me en­can­tó que la fir­ma me man­da­ra los pro­duc­tos, esos en­va­ses ne­gros con la ta­pa do­ra­da, esas fór­mu­las ma­ra­vi­llo­sas...”. En­tu­sias­ma­da, se los dio a pro­bar a to­das sus ami­gas: “Des­pués me pre­gun­ta­ron si que­ría re­pre­sen­tar­los y me en­ca­jó per­fec­ta­men­te”, aña­de. No hay ma­ña­na o no­che que no ex­tien­da so­bre su piel el sé­rum, el acei­te y la cre­ma, su fa­vo­ri­ta en­tre todos. Tam­bién va­lo­ra un buen ba­ño re­la­jan­te al fi­nal del día, que aprovecha pa­ra ex­ten­der una ca­pa grue­sa de mas­ca­ri­lla y con­se­guir así que su cu­tis se rehi­dra­te.

¿Y qué tie­ne es­ta lí­nea an­ti­edad pa­ra ha­ber ena­mo­ra­do a la ac­triz? Así nos lo ex­pli­ca la mar­ca. Se tra­ta de una fór­mu­la ba­sa­da en la me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va a par­tir de las cé­lu­las ma­dre. Y es que es­te es uno de los ma­yo­res avan­ces hoy en día en cues­tión de piel. De he­cho, Lierac ha des­cu­bier­to re­cien­te­men­te que el po­ten­cial de re­ge­ne­ra­ción cu­tá­neo es­tá con­tro­la­do por una pro­teí­na lla­ma­da ‘fo­xo’ o ‘pro­teí­na de la in­mor­ta­li­dad’, que po­dría ex­pli­car la lon­ge­vi­dad de las per­so­nas cen­te­na­rias, por­que se en­cuen­tra en el nú­cleo de las cé­lu­las y fa­vo­re­ce la re­no­va­ción ce­lu­lar y re­ge­ne­ra los te­ji­dos.

Pa­ra que lo en­ten­da­mos, es­to se tra­du­ce en una dis­mi­nu­ción de las man­chas, las arru­gas, la pér­di­da de fir­me­za y los po­ros abier­tos. Por eso, la fór­mu­la de es­ta nue­va ga­ma con­tie­ne he­xa­pép­ti­do FX (un cal­co per­fec­to de la pro­teí­na fo­xo, que al con­tro­lar a las cé­lu­las ma­dre, las re­ge­ne­ra), un ter­pe­noi­de (com­pues­to or­gá­ni­co que ayu­da a la ci­ca­tri­za­ción), áci­do hia­lu­ró­ni­co hi­dra­tan­te (que por al­go lo lla­man ‘la mo­lé­cu­la es­pon­ja’) y ex­trac­tos de tres flo­res ne­gras úni­cas: or­quí­dea, rosa y ama­po­la. To­do ello es­tá co­nec­ta­do con el con­cep­to de neu­ro­be­lle­za o, lo que es lo mis­mo, los aro­mas y tex­tu­ras que nos ha­cen sen­tir bien al apli­car una cre­ma ayu­dan a que nos vea­mos me­jor, por­que es­té­ti­ca y emo­cio­nes van de la mano. Sí, Kris­tin es fe­liz. ¿Có­mo no iba a re­sul­tar des­lum­bran­te? Ya lo de­cía el no­ve­lis­ta fran­cés Émi­le Zo­la: “La be­lle­za es un es­ta­do de áni­mo”.

Mu­jer pré­mium

piz­za

Pre­mium,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.