Carmen Na­va­rro

AR - - BELLEZA -

“No ha­ce­mos mi­la­gros. El 50 % del éxi­to de un tra­ta­mien­to de­pen­de de la pa­cien­te”

Carmen Na­va­rro es una de las pio­ne­ras en el mundo de la es­té­ti­ca en Es­pa­ña. Ha de­di­ca­do su vi­da a una pro­fe­sión en la que co­men­zó en 1973, “cuan­do ser es­te­ti­cis­ta no es­ta­ba bien vis­to”. Por sus cen­tros ha pa­sa­do has­ta la mis­ma la rei­na Letizia pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra su bo­da. Pe­ro le­jos de aco­mo­dar­se en su ya re­co­no­ci­da fa­ma, Carmen si­gue ges­tio­nan­do sus cen­tros, ha­ce los diag­nós­ti­cos per­so­na­li­za­dos y via­ja bus­can­do los úl­ti­mos avan­ces cos­mé­ti­cos o tec­no­ló­gi­cos. No es una. Son va­rias, co­men­zan­do por có­mo ha evo­lu­cio­na­do el diag­nós­ti­co, que al fi­nal es pri­mor­dial pa­ra el re­sul­ta­do fi­nal. Hay, por ejem­plo, me­di­do­res de la gra­sa pa­ra sa­ber cuán­ta hay y dón­de es­tá si­tua­da, y así sa­ber có­mo tra­tar­la. Tam­bién ha sur­gi­do una nue­va ge­ne­ra­ción de apa­ra­tos mu­cho más efec­ti­vos que ofre­cen re­sul­ta­dos ma­yo­res en me­nor es­pa­cio de tiem­po. Y tam­bién se ha evo­lu­cio­na­do en cos­mé­ti­ca, el ter­cer pi­lar im­por­tan­te de un tra­ta­mien­to. Sí, por­que la ba­se si­gue sien­do la mis­ma. Nues­tro or­ga­nis­mo no ha va­ria­do. ¿Có­mo adel­ga­za­mos? Que­man­do gra­sas. ¿Có­mo que­ma­mos gra­sas? Au­men­tan­do el me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar. Lo que hay que con­se­guir por tan­to es au­men­tar el me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar y se ha des­cu­bier­to que se ha­ce con ca­lor. Lo más di­fí­cil es re­afir­mar y, en con­se­cuen­cia, las zo­nas más com­pli­ca­das son aque­llas que re­quie­ren esa so­lu­ción. Se ven chi­cas muy del­ga­das que ha­cen mu­cho ejer­ci­cio y, sin em­bar­go, tie­nen fla­ci­dez, por­que tra­ba­jan tan­to el múscu­lo que es­te blo­quea el sis­te­ma lin­fá­ti­co. Un mal fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma lin­fá­ti­co pro­du­ce fla­ci­dez. Se no­ta mu­cho en el mus­lo, la zo­na por en­ci­ma de la ro­di­lla y los bra­zos. No hay na­da fá­cil, pe­ro es más sen­ci­llo ha­cer per­der pe­so y mol­dear a una per­so­na a la que le so­bra mu­cho que a al­guien a quien le so­bra po­co. Un ab­do­men pro­mi­nen­te me es­tá in­di­can­do que ten­go una ma­la ali­men­ta­ción y ten­go que ade­cuar­la, to­mar nu­tri­cos­mé­ti­cos, ha­cer ejer­ci­cio y, por ejem­plo, com­bi­nar­lo con lá­ser de ba­ja in­ten­si­dad, ca­vi­ta­ción o bio­es­ti­mu­la­ción, que es la nue­va ge­ne­ra­ción de la elec­tro­es­ti­mu­la­ción. Pe­ro si no va­rías la ali­men­ta­ción, no ob­ten­drás los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. Unas pier­nas con celulitis son con­se­cuen­cia de una ma­la cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca, pe­ro no to­das las celulitis son igua­les. Por eso lo más im­por­tan­te es el co­no­ci­mien­to de la es­te­ti­cis­ta que es­té ha­cien­do el tra­ta­mien­to, que va­ya ade­cuan­do el pro­to­co­lo se­gún se avan­za, por­que a lo me­jor hay que em­pe­zar dre­nan­do pe­ro lue­go tie­nes que re­afir­mar o to­ni­fi­car... No hay pa­tro­nes ni fór­mu­las má­gi­cas, ca­da per­so­na y ca­da cuer­po son di­fe­ren­tes. En ge­ne­ral, lo que se ha de­mos­tra­do que fun­cio­na muy bien son los ven­da­jes de Bios­lim­ming. Sí, por­que sa­be­mos lo que en­gor­da y lo que no, que te­ne­mos que be­ber agua, an­dar me­dia ho­ra dia­ria... pe­ro no siem­pre lo prac­ti­ca­mos. Y, al fi­nal, de lo que hay que to­mar con­cien­cia es de que no hay que per­der el tiem­po ni el di­ne­ro ha­cien­do tra­ta­mien­tos sin acom­pa­ñar­los de esas ru­ti­nas. No ha­ce­mos mi­la­gros. El éxi­to de un tra­ta­mien­to de­pen­de de la es­te­ti­cis­ta en un 50 %, y el otro 50 % de la pa­cien­te. Yo siem­pre di­go un mí­ni­mo de 15 se­sio­nes. El mi­la­gro de Fá­ti­ma, ese de que tú vas a un cen­tro y en diez se­sio­nes eres otra per­so­na, es men­ti­ra. Por ejem­plo, una per­so­na con ma­la cir­cu­la­ción tie­ne que se­guir tra­tán­do­se­la, pa­ra que no se pier­da ese tra­ba­jo con el tiem­po. Ha cam­bia­do la so­cie­dad, y el cul­to al cuer­po. Y lo que hay que ha­cer es edu­car a la pa­cien­te, de­cir­le que con 40 años no pue­des te­ner el mis­mo cuer­po que con 20, ni pe­sar lo mis­mo. So­lo lo con­si­guen esas per­so­nas ma­yo­res que es­tán tan del­ga­das que al no te­ner gra­sa ba­jo los te­ji­dos es­tán flá­ci­das. Hay que ele­gir, y me­jor un ki­lo más que uno me­nos. Cuan­do al­guien me di­ce que quie­re vol­ver a pe­sar lo que pe­sa­ba ha­ce diez años, no se lo acon­se­jo por­que se va a em­peo­rar la ca­ra. Hay que asu­mir los años y dar gra­cias por ha­ber lle­ga­do, po­ner to­do de nues­tra par­te, ha­cer de­por­te, ali­men­tar­se bien, ha­cer­se tra­ta­mien­tos y asu­mir­se. Yo sí y la to­mo. Hay que dar al cuer­po su­ple­men­tos de co­lá­geno, mag­ne­sio, o ayu­dar­lo a des­hin­char­se con pro­duc­tos dre­nan­tes. Es­te es un ata­que en mu­chos fren­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.