En el te­cho de Eus­ka­di

AR - - VIAJES -

En es­ta sierra que al­ber­ga las cum­bres más al­tas de Eus­ka­di es po­si­ble co­no­cer de cer­ca la na­tu­ra­le­za y la cul­tu­ra mi­le­na­ria del País Vasco. La ru­ta se ini­cia en el im­pre­sio­nan­te san­tua­rio de Aran­tza­zu, vir­gen pa­tro­na de Gui­púz­coa. De allí par­te un ca­mino que su­be has­ta las cam­pas de Ur­bia, con un iti­ne­ra­rio que no tie­ne pér­di­da. De­bi­do a su po­pu­la­ri­dad, lo que an­tes fue una pe­que­ña sen­da, hoy es to­da una ave­ni­da de mon­ta­ña. La am­pli­tud in­vi­ta a dis­fru­tar de un pa­seo mon­ta­ñés en­tre ha­yas y robles. Tras pa­sar un ha­ye­do, sur­gen ár­bo­les que ha­cen sen­tir­se como en un bos­que má­gi­co, y en pri­ma­ve­ra pue­de que que­den las úl­ti­mas nie­ves sin de­rre­tir. La fon­da Ur­bia es­pe­ra con sus me­sas a pun­to pa­ra aco­ger a los ex­cur­sio­nis­tas. Lo re­co­men­da­ble es re­po­ner fuer­zas con unos bue­nos hue­vos con chis­to­rra o, pa­ra los que ven­gan con más fuer­za (y en tem­po­ra­da), me­re­ce la pe­na pro­bar unas bue­nas alu­bias. Por su­pues­to, es ne­ce­sa­rio pro­bar el txa­co­li y el que­so de los pastores de Ur­bia, don­de pas­tan las ove­jas de cu­ya le­che se ha­ce el tan fa­mo­so que­so de Idia­za­bal. Al atar­de­cer, la fon­da se con­vier­te en pun­to de reunión de los pastores, y el re­fu­gio aco­ge a cen­te­na­res de mon­ta­ñe­ros los fi­nes de semana. Des­de allí hay que ca­mi­nar en­tre los pas­tos de mon­ta­ña has­ta Es­kis­ta y des­cen­der pa­san­do por las Txa­bo­las de Du­ru has­ta lle­gar de vuel­ta al san­tua­rio. Si se en­cuen­tra una bor­da de pastores hay que acer­car­se a char­lar. Son re­fu­gios tran­qui­los don­de rei­na la paz y don­de los aman­tes de la na­tu­ra­le­za son bien­ve­ni­dos.

Edur­ne de ex­cur­sión en la sierra de Aiz­ko­rri.

El san­tua­rio de Aran­tza­zu.

El fa­mo­so que­so de Idia­za­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.