Le­yen­das del pop-rock

Ma­don­na, Ja­nis Jo­plin, Jef Buc­kley y Mi­chael Jack­son vuel­ven a de­mos­trar por qué son mi­tos ado­ra­dos por mi­llo­nes de fans.

AR - - AGENDAAR -

Qué ha­ce que un can­tan­te se con­vier­ta en una leyenda? ¿Por qué hay ar­tis­tas que son se­gui­dos por una ge­ne­ra­ción tras otra? Qui­zás ha­lle­mos la res­pues­ta ana­li­zan­do las ca­rre­ras de cua­tro gran­des que de nue­vo sal­tan a la ac­tua­li­dad. Cua­tro ci­tas con el pa­sa­do que nos ha­rán dis­fru­tar, una vez más, de sus ori­gi­na­les universos.

Em­pe­ce­mos con la pri­me­ra Ma­don­na, aque­lla jo­ven rebelde que a prin­ci­pios de los ochen­ta lla­mó nues­tra aten­ción con sus tu­les, su ro­pa in­te­rior a la vis­ta y su des­ca­ro. Y, có­mo no, con te­mas que lle­na­ban las pis­tas de bai­le, como Lucky Star, Li­ke a Vir­gin o Ma­te­rial Girl. A ella es­tá de­di­ca­da la ex­po­si­ción de La Tér­mi­ca, en Má­la­ga, Ma­don­na. El na­ci­mien­to de un mi­to, don­de has­ta el 15 de ma­yo se ex­po­nen las imá­ge­nes de tres fo­tó­gra­fos que do­cu­men­ta­ron los co­mien­zos de la que si­gue sien­do la rei­na más lon­ge­va del pop: De­bo­rah Fein­gold, Pe­ter Cun­ning­ham, au­tor del re­tra­to de es­ta pá­gi­na, y Geor­ge DuBo­se. Imá­ge­nes que lla­ma­ban al es­cán­da­lo des­de todos sus pí­xe­les: ins­tan­tá­neas en las que apa­re­ce ba­ján­do­se la cre­ma­lle­ra de los pan­ta­lo­nes en los es­ca­lo­nes de una iglesia u otras en las que fin­ge es­tar cru­ci­fi­ca­da so­bre la ver­ja de un jar­dín. Y es que ade­más de bue­na mú­si­ca, Ma­don­na se ha con­ver­ti­do en su pro­pia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.