Una pa­re­ja con mu­cha quí­mi­ca

AR - - AGENDAAR -

pen­sa­ba en arran­car­me la ro­pa”, afir­ma la ac­triz.

Es­te mes, y des­po­ja­da de se­das y bro­ca­dos, Mi­che­lle Jen­ner re­gre­sa al ci­ne con una co­me­dia ro­mán­ti­ca, Te­ne­mos que ha­blar, don­de en­car­na a Nu­ria, “una mu­jer a la que le re­sul­ta im­po­si­ble dar una ma­la no­ti­cia”, cuen­ta. El fil­me ha cau­sa­do mu­chí­si­ma ex­pec­ta­ción des­de el in­cio del ro­da­je, ya que su­po­ne el re­en­cuen­tro de la ac­triz con Hu­go Sil­va, su pri­me­ra pa­re­ja en la fic­ción en su de­but en te­le­vi­sión en Los hom­bres de Pa­co.

El amor, pa­ra la fic­ción

Es Mi­che­lle una mu­jer muy dis­cre­ta en lo to­can­te al amor y a sus romances: “No ha­blo de es­tas co­sas”, ha re­pe­ti­do en mu­chas oca­sio­nes cuan­do le han pre­gun­ta­do por ello. Qui­zás no le gus­tó de­ma­sia­do ver­se tan­to en los me­dios cuan­do rom­pió con el ex­can­tan­te de Pe­re­za, Lei­va, con quién lle­gó a gra­bar la can­ción ¿Dón­de es­tás?

Por cier to, que la ac­triz ha­ce ga­la de bue­na voz y gus­to al can­tar, aunque tie­ne cla­ro que no se de­di­ca­ría a ello pro­fe­sio­nal­men­te: “No creo que ten­ga el ta­len­to ne­ce­sa­rio”, se­ña­la mo­des­ta. Aunque re­co­no­ce que es “un cu­lo Se me­tie­ron en nues­tras ca­sas con Los hom­bres de Pa­co, des­pués los vi­mos en la mi­ni­se­rie La prin­ce­sa de Ébo­li, y aho­ra, seis años más tar­de, re­gre­san jun­tos en Te­ne­mos que ha­blar, la nue­va y di­ver­ti­dí­si­ma co­me­dia de Da­vid Serrano (Días de fút­bol). Y eso nos gus­ta por­que no po­de­mos ne­gar que, como pa­re­ja, Mi­che­lle Jen­ner y Hu­go Sil­va tie­nen quí­mi­ca.

Jun­to a gran­des como Ve­ró­ni­ca For­qué y Óscar La­doi­re –los pa­dres de ella en la fic­ción –, nos enamo­ran con la his­to­ria de Nu­ria, una chi­ca con éxi­to en to­das las par­ce­las de su vi­da que, pa­ra po­der ca­sar­se de nue­vo, de­be con­ven­cer a Jor­ge, su ex, de que le con­ce­da el di­vor­cio. Pe­ro es­ta ta­rea no le va a re­sul­tar na­da fá­cil, ya que Jor­ge pa­sa por el que pro­ba­ble­men­te es el peor mo­men­to de su vi­da. Afor­tu­na­da­men­te, una chi­ca siem­pre sa­be qué ha­cer... in­quie­to en to­da fa­ce­ta ar tís­ti­ca” y se lo pa­sa “muy bien” pro­ban­do un po­co de to­do, pre­fie­re vol­car­se en se­rio en su tra­ba­jo, y es­te es la in­ter­pre­ta­ción, en su do­ble ver tien­te como ac­triz y do­bla­do­ra. Sí, por­que Mi­che­lle ha de­mos­tra­do ser de lo más ver­sá­til en es­te te­rreno, en el que co­men­zó con seis años de la mano de su pa­dre, el tam­bién do­bla­dor Miguel Ángel Jen­ner (la voz de Sa­muel L. Jack­son). ¿Dón­de la has po­di­do es­cu­char? Ella es la Her­mio­ne Gran­ger de las pri­me­ras cua­tro en­tre­gas de Harr y Pot­ter, y el ni­ño de La vi­da es be­lla.

Su ta­len­to la ha lle­va­do a tra­ba­jar con gran­des como Montxo Ar­men­dá­riz (No ten­gas mie­do) o Pe­dro Al­mo­dó­var. De he­cho, ella for­ma par te del elen­co de su pró­xi­mo es­treno, Ju­lie­ta, que po­dre­mos ver en abril. Pe­ro como so­ña­do­ra que es, Mi­che­lle re­co­no­ce que le en­can­ta­ría ro­dar con Tim Bur ton (“Big Fish es una de mis pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas”) o via­jar en el tiem­po pa­ra ser Au­drey Hep­burn en cual­quie­ra de sus fil­mes. No es­tá mal.

Con las ideas cla­ras

Mo­des­ta y con unos ojos y una son­ri­sa que anun­cian su sin­ce­ri­dad, a Mi­che­lle le gus­ta con­si­de­rar­se una mu­jer “va­lien­te y lu­cha­do­ra”. Su úl­ti­ma ba­ta­lla es con­tra los es­te­reo­ti­pos de be­lle­za fe­me­ni­na: la ac­triz ha pu­bli­ca­do en su ins­ta­gram un ale­ga­to en el que reivin­di­ca la be­lle­za na­tu­ral de la mu­jer y ha­bla con­tra los es­te­reo­ti­pos de be­lle­za fe­me­ni­na. En con­cre­to, se cen­tra

Mi­che­lle ha pu­bli­ca­do en su ins­ta­gram un ale­ga­to en el que reivin­di­ca la be­lle­za na­tu­ral de la mu­jer y

ha­bla con­tra los es­te­reo­ti­pos de be­lle­za fe­me­ni­na

en las ‘tor tu­ras’ a las que nos ve­mos so­me­ti­das pa­ra es­tar bien: “Quiérete tal y como eres. Pe­ro no ten­gas oje­ras, ni arru­gas ni pe­los don­de no to­ca, ni gra­sa, ni te­tas pe­que­ñas, ni mu­chos años (si los tie­nes que no lo pa­rez­ca), ni un cu­lo muy gran­de ni muy pe­que­ño, ni uñas mor­di­das, ni, ya pues­tos, de­ma­sia­das ideas. Pe­ro quiérete”, iro­ni­za en su de­mo­le­do­ra crí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.