La be­lle­za, una ac­ti­tud

AR - - EDITORIAL -

Los pre­mios de Be­lle­za de AR han cum­pli­do ocho años, y como es cos­tum­bre de la ca­sa lo he­mos ce­le­bra­do ro­dea­dos de ami­gos y com­pa­ñe­ros de via­je im­pres­cin­di­bles. Mi do­ble en­ho­ra­bue­na a las mar­cas pre­mia­das, pues re­ci­bir un re­co­no­ci­mien­to es siem­pre un or­gu­llo, pe­ro en es­te ca­so más, por­que son las lec­to­ras quie­nes eli­gen, vo­tan y de­ci­den.

En es­tos años du­ros de cri­sis, la cos­mé­ti­ca ha si­do fun­da­men­tal pa­ra la su­per­vi­ven­cia de mu­chas ca­be­ce­ras. Todos nos he­mos rein­ven­ta­do, las mar­cas tam­bién, ha­cien­do un es­fuer­zo en con­te­ner los pre­cios e in­clu­so bus­car la for­ma de con­se­guir pro­duc­tos a cos­tes ra­zo­na­bles, y al mis­mo tiem­po apor­tar con in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción gran­des ha­llaz­gos que nues­tras lec­to­ras han sa­bi­do pre­miar.

Hoy es po­si­ble, con unos cui­da­dos ru­ti­na­rios y unos pro­duc­tos ca­da vez más efi­ca­ces, man­te­ner­nos es­tu­pen­das a cual­quier edad. Es­tar bien no es so­lo una cues­tión de arru­gas, pues ya sa­be­mos que el tiem­po pa­sa: el se­cre­to es que el pa­so de los años sea benevolente con no­so­tros. Una piel lozana y ju­go­sa, un pelo cui­da­do, un as­pec­to sa­lu­da­ble es­tá al al­can­ce de cual­quier hom­bre o mu­jer, y no es una cues­tión de di­ne­ro, sino de cons­tan­cia y res­pe­to por no­so­tros mis­mos. No sa­be­mos cuán­to tiem­po vamos a vi­vir, pe­ro lo que es se­gu­ro es que te­ne­mos es­te mis­mo cuer­po has­ta el fi­nal y es nues­tra obli­ga­ción cui­dar­lo y man­te­ner­lo en las me­jo­res con­di­cio­nes. Vamos al mé­di­co, al den­tis­ta, ha­ce­mos ejer­ci­cio, in­ten­ta­mos co­mer bien, no des­cui­dar nues­tro pe­so... pe­ro tam­bién es muy im­por­tan­te que le de­di­que­mos un po­co de mi­mo al en­vol­to­rio, por no­so­tros y tam­bién por los de­más.

La be­lle­za es un ter­mino abs­trac­to. En ca­da cul­tu­ra, ca­da per­so­na o ca­da épo­ca hay un con­cep­to di­fe­ren­te de lo que es be­llo. Pe­ro de lo que no hay du­da es de que to­do lo be­llo tie­ne de­trás una de­di­ca­ción, un cui­da­do, una ac­ti­tud. A los 20, ten­gas el fí­si­co que ten­gas, re­zu­mas sen­sua­li­dad y fres­cu­ra. A par­tir de los 40, re­sul­tar atrac­ti­vo es tu res­pon­sa­bi­li­dad.

La be­lle­za es sub­je­ti­va, pe­ro todos sa­be­mos apre­ciar cuán­do hay al­go, ese al­go que te re­sul­ta agra­da­ble y que en­tra por los sen­ti­dos. Por todos los sen­ti­dos.

Fe­liz y be­llo mes de abril.

“To­do lo be­llo tie­ne de­trás una de­di­ca­ción, un cui­da­do, una ac­ti­tud. A los 20, re­zu­mas sen­sua­li­dad y fres­cu­ra. A par­tir de los 40, re­sul­tar atrac­ti­vo es tu res­pon­sa­bi­li­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.