Aba­jo el re­co­gi­do

En­ros­ca­do, anu­da­do, ex­tra­li­so o des­pei­na­do, pe­ro siem­pre ba­jo, to­ma la ca­lle es­ta tem­po­ra­da.

AR - - ( BELLEZA) EN EL AIRE -

Triun­fan los re­co­gi­dos ba­jos, por de­ba­jo de la nu­ca, sien­tan bien a ca­si todos los ros­tros y re­suel­ven cual­quier look. Si tie­nes la ca­ra afi­la­da, “pue­des com­pen­sar el per­fil con una co­le­ta con vo­lu­men en la zo­na de la co­ro­ni­lla”, como ase­gu­ra Ja­vier Igle­sias, téc­ni­co de Red­ken. Si, por el con­tra­rio, la tie­nes re­don­da, lo re­co­men­da­ble es que suel­tes unos me­cho­nes en­mar­can­do la ca­ra pa­ra afi­lar­la. Se lle­van de for­mas va­ria­das, pe­ro, eso sí, siem­pre con el ca­be­llo bien pu­li­do, por lo que es in­dis­pen­sa­ble em­plear un pro­duc­to de fi­ja­ción.

Las co­le­tas y re­co­gi­dos ba­jos es me­jor ha­cer­los con el pelo re­cién la­va­do y pa­ra que se man­ten­ga se apli­ca una es­pu­ma, que da cuer­po y gro­sor al ca­be­llo.

Un aca­ba­do fron­tal pu­li­do re­quie­re el uso de plan­chas o te­na­ci­llas. Pa­ra un aca­ba­do ‘des­pei­na­do’ se car­dan las raí­ces, se pei­na ha­cia atrás y se co­lo­ca de­trás de las ore­jas.

Al ha­cer­lo hay que po­ner el pe­so de la mano por en­ci­ma, pa­ra evi­tar que que­de más al­to que la nu­ca.

Ro­sie Hun­ting­ton-Whi­te­ley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.