Éxi­to a fue­go len­to

El chef mar­be­llí pre­pa­ra el equi­pa­je pa­ra des­em­bar­car en ju­nio en Ma­drid con Bibo, su apues­ta más ca­na­lla.

AR - - ( PERSONAJE) EN EL AIRE -

So­ñar, caer­se y le­van­tar­se”. Es­tos tres ver­bos re­su­men la fi­lo­so­fía de vi­da de es­te chef con dos estrellas Mi­che­lin y al­ma de tro­ta­mun­dos. Los in­gre­dien­tes de su par­ti­cu­lar re­ce­ta del éxi­to in­clu­yen, ade­más, gran­des do­sis de ilu­sión, una me­di­da ge­ne­ro­sa de pa­sión por su tra­ba­jo y per­se­ve­ran­cia al gus­to: “Y, ade­más, no te­ner mie­do al fra­ca­so y creer en ti. Al fi­nal to­do tie­ne su re­com­pen­sa”. A él, al me­nos, no le ha ido mal. De ni­ño so­ña­ba con ser fut­bo­lis­ta, pe­ro el amor que le in­cul­ca­ron su ma­dre y su abue­la por los fo­go­nes pu­do más. A mi­tad de los no­ven­ta en­to­nó aque­llo del “mamá, quie­ro ser co­ci­ne­ro”. En­ton­ces, “la pro­fe­sión no era lo que es aho­ra. Mi ma­dre de­cía: ‘¿No pue­des es­tu­diar de­re­cho o em­pre­sa­ria­les?’”. El ca­mino no ha si­do fá­cil, pe­ro dos dé­ca­das des­pués el tiem­po ha de­mos­tra­do que Da­ni Gar­cía no se equi­vo­ca­ba: dos estrellas Mi­che­lin, Pre­mio Na­cio­nal de Gas­tro­no­mía y gu­rú del ni­tró­geno lí­qui­do. Cuen­ta in­clu­so con una lí­nea de za­pa­tos cu­ya sue­la re­pro­du­ce sus pla­tos, aunque él tie­ne cla­ro de lo que se sien­te más or­gu­llo­so: “Ha­ber lle­va­do la co­ci­na an­da­lu­za al ni­vel ac­tual”. ¿Una razón pa­ra vi­si­tar Bibo? Él mis­mo nos da la pis­ta: “Es el res­tau­ran­te del que me gus­ta­ría ser clien­te ha­bi­tual”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.