“Soy ca­be­zo­ta, dis­ci­pli­na­da y fiel a muer­te a mi gen­te, mi tra­ba­jo y, por su­pues­to, mi ma­ri­do”

AR - - PERSONAJE -

Paula Eche­va­rría es ima­gen de mar­ca. Ad­mi­ra­da e imi­ta­da has­ta la sa­cie­dad, di­ce no ser cons­cien­te de ello: “Esos son los ojos con los que te mi­ran los de­más, por­que no me veo así”. Pe­ro lo cier­to es que nues­tra na­cio­nal pro­ta­go­ni­za una de las se­ries más vis­tas tie­ne su pro­pio blog en la re­vis­ta di­se­ña ga­fas de sol, tie­ne un per­fu­me con su nom­bre y va a sa­car otro, y aca­ba de ce­le­brar una dé­ca­da como ima­gen de Pan­te­ne.

7X YLGD SDUHFH SODQL¿FDGD

Nun­ca he pla­ni­fi­ca­do na­da, ni si­quie­ra la pro­fe­sión de ac­triz. Me eli­gió a mí, no yo a ella. Que­ría ser pre­sen­ta­do­ra, re­por­te­ra, pe­ro en los

a los que iba ter­mi­na­ban ofre­cién­do­me pa­pe­li­tos en se­ries, y así em­pe­cé. Al fi­nal, la vi­da, si te de­jas lle­var, te po­ne en tu si­tio, y a mí las co­sas me han ido lle­gan­do.

1R WRGR HV FDVXDOLGDG +D\ TXH VDEHU HOHJLU OD YLGD WH GD RSFLRQHV

Es­tá cla­ro: los tre­nes pasan y tú tie­nes que co­ger uno sin equi­vo­car­te, pe­ro es im­por­tan­te tam­bién de­jar­se lle­var y no te­ner mie­do a lo que pue­da pa­sar. Hay que arries­gar.

¿Te has arre­pen­ti­do de ha­ber de­ja­do pa­sar al­gún tren?

No. Si no lo co­gí en su mo­men­to fue por­que no me ape­te­cía. Sí ha ha­bi­do co­sas que he de­ja­do de ha­cer, es­pe­cial­men­te des­de que na­ció Da­nie­lla, pe­ro me com­pen­só en ese mo­men­to y me si­gue com­pen­san­do.

¿Es tan per­fec­to tu ma­tri­mo­nio con Da­vid como pa­re­ce?

Mi ma­tri­mo­nio es im­per­fec­to, pe­ro no cam­bia­ría na­da de lo vi­vi­do. Fui­mos muy rá­pi­do: nos co­no­ci­mos y a los tres me­ses nos compramos la ca­sa, a los sie­te me pi­dió que me ca­sa­ra con él, y al año lo hi­ci­mos. Y va a ha­cer una dé­ca­da...

¢+DV LQYHUWLGR HQ DOJ~Q QHJRFLR" ¢KD\ XQD 3DXOD HPSUHVDULD"

So­lo me fal­ta­ba. No doy pa­ra más.

8Q VXH­xR SRU FXPSOLU

No soy de­ma­sia­do so­ña­do­ra. Eso no sig­ni­fi­ca que no ten­ga ilu­sio­nes, pe­ro no me plan­teo me­tas. Las co­sas van lle­gan­do. Soy de vi­vir el mo­men­to. Mu­cho de lo que me ha pa­sa­do ni si­quie­ra lo ha­bía so­ña­do. No es­pe­ro na­da. Y eso es bueno, por­que to­do lo que lle­ga es un re­ga­lo.

3HUR DOJR SRQGUiV GH WX SDUWH

Soy trabajadora y cons­tan­te, pe­ro na­da fría ni cal­cu­la­do­ra. Me han pa­sa­do co­sas muy bue­nas y muy bo­ni­tas. Ja­más pu­de pen­sar en que se­ría tan afortunada. Es im­por­tan­te dis­fru­tar del ca­mino. Co­noz­co gen­te que se pierde en el tra­yec­to por­que po­ne de­ma­sia­das ilu­sio­nes en el fu­tu­ro y ol­vi­da el pre­sen­te.

3DUHFHV OD PXMHU LGHDO 6L PH GLFHV TXH WDPEL­pQ FDQWDV ELHQ

Canto fa­tal. Ten­go muy buen oí­do, por­que es ver­dad que el tono lo doy, pe­ro la voz no me acom­pa­ña.

¢&XiO HV WX VHFUHWR 3DXOD"

Qui­zá no te­ner­lo, el ser na­tu­ral. Me pongo lo que me gus­ta, tra­ba­jo en lo que me gus­ta y vi­vo el día a día.

Tu me­le­na es tu se­ña de iden­tiGDG ¢&DPELDU­tDV GH ORRN"

No pue­do. Es­te año cum­plo diez años como ima­gen de Pan­te­ne y gra­cias a ello me he li­bra­do de que me hi­cie­ran mu­chas pe­rre­rías en mi pro­fe­sión: no me de­jan que me cor­te el pelo, ni que me lo ti­ña de rubio pla­tino... por suer­te, que yo no ten­go ca­ra de ru­bia. Es más que un tra­ba­jo: uso sus pro­duc­tos y es una re­la­ción de ca­ri­ño.

¿Có­mo te cui­das el ca­be­llo?

Lo la­vo ca­da dos días, más o me­nos, de­pen­dien­do del mo­men­to del mes en que es­té, y me lo arre­glo yo por­que es muy agra­de­ci­do. Si lo peino con las ma­nos po­ten­cio el ri­zo y si lo quie­ro li­so ti­ro de se­ca­dor. Si lo de­jo al ai­re, ni pa­ra ti ni pa­ra mí, así que ten­go que pres­tar­le una mí­ni­ma aten­ción.

'LFHV TXH QXQFD KDV KHFKR GLHWD \ KR\ WH KH YLVWR μFRQWURODUWH¶

Hoy me he traí­do mi que­so fres­co 0% con nue­ces pa­ra evi­tar ese mo­men­to del me­dio­día en que me como lo que pi­llo como si no hu­bie­ra un ma­ña­na. A par­tir de los 35 he no­ta­do cam­bios en el cuer­po: las co­sas vie­nen y no se van como an­tes. En­ton­ces, lo que ha­go es com­pen­sar. Si un día te pe­gas un atra­cón, in­ten­to to­mar po­llo a la plan­cha pa­ra ce­nar. Los pos­tres no me ma­tan, pe­ro hay uno que me en­can­ta, que es el de cho­co­la­te, y no lo per­dono cuan­do sal­go a co­mer fue­ra.

3HUR W~ HUDV GH SDWDWDV IULWDV pa­ra ce­nar, ¿ver­dad?

Y lo si­go sien­do, por­que a mí la ver­du­ra de no­che me en­gor­da. Me le­van­to hin­cha­da, con una re­ten­ción de lí­qui­dos bru­tal. Ca­da cuer­po es dis­tin­to y hay que co­no­cer el pro­pio.

¿Con­ti­núas ha­cien­do de­por­te?

No. Du­ran­te años hice ma­sa­jes, tra­ta­mien­tos, elec­tro­es­ti­mu­la­ción y me da­ba to­das las cre­mas. Lle­gó un mo­men­to en que no­té que el cuer­po no me res­pon­día, y de­ci­dí pa­rar, co­mer y dis­fru­tar. Aho­ra he vuel­to a mis ma­sa­jes dre­nan­tes, que son lo que me va bien pa­ra la celulitis, y a entrenar, pe­ro no a la elec­tro­es­ti­mu­la­ción por­que ¡me es­ta­ba sa­lien­do un cu­lo...! Como soy de na­tu­ra­le­za muscu­losa lo desa­rro­lla­ba.

cas­tings

it girl (Vel­vet),

Elle (Tras la pis­ta de...),

coulant “Co­noz­co gen­te que se pierde en el tra­yec­to. Po­ne mu­chas ilu­sio­nes en el fu­tu­ro y ol­vi­da el pre­sen­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.